Cubanálisis  El Think-Tank

        RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                  SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

Cuba: lo inequívoco

 

El Francotirador del Cauto, en Kaos en la Red

 

Pero lo más negativo que le veo a tales expresiones es que esta señora intenta inculcar a los hijos que su frustración es culpabilidad de los padres y no del sistema que sucumbe

 

Me visita un joven que me trae un cuento y una entrevista concedida hace tres años por la Directora del Cenesex, Mariela Castro, a una periodista llamada Nydia Egremy, me disculpan, pero ni se a que órgano de prensa pertenece la susodicha periodista.

 

Leo el artículo y algunas de las expresiones de Mariela pueden calificarse de cualquier cosa, menos de atinadas. Veamos:

 

- Cuando se suprimieron los programas sociales, y las dificultades del país aumentaron, los adultos -aunque comprometidos- transmitieron su frustración a sus hijos.

 

- Comenzaron a dudar si lo que habían hecho hasta entonces valía la pena, y ese sentimiento ambivalente y de frustración lo transmitieron a sus hijos.

 

-… esos adultos no supieron interpretar con profundidad el momento que vivían y no se sintieron con fuerza para seguir en un proceso revolucionario sacrificado y difícil.

 

A mí, así de pasada, me da la impresión que esta muchacha no sufrió el período especial y que desconoce la frustración de no tener nada que darle de comer a los hijos, o nunca sintió la vergüenza de no enviar a su hijo a la escuela por no tener zapatos que ponerse.

 

Luego puedo pensar, que los hijos no solo dependen en Cuba de la formación que se les da en sus casas, sino también en la que les impone el sistema de educación nacional, bastante deteriorado desde la caída del campo socialista.

 

Puedo pensar también que dentro de la miseria no hay muchos valores espirituales que mostrar, y si somos marxistas debemos aceptar aquella expresión de Marx, relativa a que el hombre piensa de acuerdo a como vive, y si en la miseria andas, hija, con ripios has de cubrirte.

 

Pero lo más negativo que le veo a tales expresiones es que esta señora intenta inculcar a los hijos que su frustración es culpabilidad de los padres y no del sistema que sucumbe, ¿quieren algo más inhumano que esa intención? ¿Intenta achacarles a los padres cubanos las culpas que pertenecen a un sistema?

 

De todas formas ya que les hable de la entrevista y les di mis impresiones, los hago participes del cuento:

 

Lo inequívoco

 

-Cuando la vida te sorprende es que te das cuenta que estás vivo; lo demás es rutina, como la de los perros con la letanía de Pavlov-, pensaba para sí un joven, que regresaba de haber tenido una desilusión amorosa.

 

No es lo mismo sufrir la vida que disfrutarla, pero ambas son parte de ella, la primera les toca a una parte, a la mayoría; lo de la gozadera, a una minoría-, seguía rumiando su mente, mientras caminaba despacio hasta su morada.

 

Había nacido, Esteban, que es el nombre del joven, tres años antes de terminar el Siglo XX, cargaba sobre sus hombros la bicoca de 16 años, edad no apropiada para pensamientos tan pesimistas, pero esta isla al quedar desamparada tras la caída del campo socialista, obligó a los jóvenes a madurar a destiempo, cuando de una día para otro desparecieron las bondades del sistema.

 

Llevaba varios días malhumorado, desde que leyó que desde las más altas esferas del gobierno responsabilizaban a los padres por la frustración endémica de la juventud formaba en esos tiempos de miseria.

 

-Tiene que tener gandinga el gobierno, que por las razones que fueren, te empuja al borde de la miseria, y luego acusa a los padres de haber dudado sobre si lo que se había hecho entonces valía la pena y transmitieran a sus hijos ese sentimiento ambivalente y de frustración-, martillaba el pensamiento de Esteban.

 

-Y la cabronada más grande, era que los responsables de todos los errores en el sistema, nos quieran hacer creer que nuestros padres no supieron interpretar con profundidad el momento en que vivían y no se sintieron con fuerzas para seguir el proceso revolucionario cubano-, pensaba con irritación Esteban.

 

-.Lo inequívoco, concluyó Esteban, es que el socialismo en Cuba fracasó.

 

-Lo inequívoco, pensó, es que los mandamases no quieren abandonar el poder y sacrifican al cubano.

 

Lo inequívoco, pensó Esteban, es que por mucho que lo pretendan esa camada de viejos que no quiere abandonar el poder, amaré a mis padres por encima de todas esas boludeces.

 

Y fue así, en esa furia intelectual que carcomía a Esteban, que se dio cuenta que la mayoría es la que disfruta la existencia, porque todo ser humano tiene padres que amar para toda la vida… y la letanía de Pavlov…esa… para los que viven rutinariamente la vida, para los que creen, a pie juntillas, en todas las justificaciones de un gobierno en crisis, que quiere que odies a tus padres.