Cubanálisis  El Think-Tank

        RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                  SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

Cuba: ¡ladran, es señal de que cabalgamos!

 

Francotirador del Cauto, en Kaos en la Red

 

No se puede ser comunista sin ser humanista y revolucionario, y el camino que escoge un hombre es su propia decisión.

Riflexión personal solo para los amigos de Elpidio.

 

Elpidio:

 

No creas que tus ditirambos o de otros compinches en Kaos de la red es lo que motiva esta respuesta, escribo precisamente para los que están detrás de ustedes.

 

Con tal meta trataré de enmendarles a ellos los gazapos cometidos en el debate, porque, hablando en plata, realmente ustedes no tienen armas para debatir contra la verdad que expone la izquierda socialista cubana o la de cualquier cubano decente en donde quiera que esté.

 

Siempre te he aconsejado, que en lugar de estar de Cutusa busca problemas en las páginas de comentarios de Kaos en la Red, te dedicaras a escribir tus apologías para que los asiduos de Kaos pudieran medir la validez de sus argumentos. Pero OJO si lo vas a hacer no escribas algo tan antimarxista como esto que hace rato ubicaste en los comentarios a uno de mis artículos y cito: “los que nos dedicamos a observar a los hombres y sus comportamientos y actitudes a través del tiempo, nos percatamos como los intereses personales y no los sociales, son los que determinan, en muchos casos, los perfiles que van definiendo a esos hombres”.

 

En primer lugar, te aconsejo como cubano que comiences a mirar a las mujeres, y por otra, que nadie dentro de la corriente marxista ha dicho tal estupidez y si encuentras a algún marciano marxista, que no tenga intereses personales en su actividad política, captúralo para llevarlo a un museo. Eres de esos burócratas que creen que el socialismo debe estar por encima de los intereses personales de los integrantes del pueblo.

 

No, Elpidio, así un verdadero marxista no puede enfilar la discusión, lo que el socialismo pretende es que los intereses personales de las personas y de la sociedad coincidan y para ello se hace necesario, que el socialismo, como lo pretendían los clásicos, sea verdaderamente democrático y humano. No olvides nunca que Patria es humanidad.

 

Pero fíjate Elpidio, humanismo no quiere decir que me den dos huevos más por la libreta, ni que parte del plus producto que me han sacado toda la vida, así llama el socialismo estatista a la plusvalía, sea usado para decir que el estado brinda educación y salud gratis a su pueblo, cuando es en realidad el pueblo quien aporta los recursos para ello.

 

Humanismo, Elpidio, no es creer que por decreto eliminamos el racismo en Cuba y permitimos que la burocracia, dueña del mercado de divisa cubano, no encuentre negritas lindas para que trabajen en la atención al turista, porque el concepto de la belleza que tienen esos burócratas nada tiene que ver con ese humanismo que pretende un socialismo verdadero.

 

Humanismo, Elpidio, concepto ausente en tus diatribas contra la izquierda, es, entre otras cosas, que los medios de comunicación masiva estén al alcance de cualquier ciudadano decente que quiera expresar sus ideas. Humanismo. Elpidio, es no excluir a nadie en la construcción de su patria.

 

Y humanismo y democracia socialista, Elpidio, es al decir de Rosa Luxemburgo, a quien asesinaron por revolucionaria, que la libertad sea para todos y no solo para quienes están en el poder y para sus seguidores.

 

Lo otro, es que si nos vas a citar, no mientas. No sé quién te ha dado esa instrucción de empezar a insertar en tus comentarios en Kaos que la izquierda democrática socialista cubana no está diciendo ahora lo que decía al principio. Para evitarte futuras confusiones, Elpidio, lo que sucedió fue otra cosa.

 

Hace cinco años creíamos que los comunistas cubanos podían en su Congreso enmendar el rumbo y fuimos respetuosos, hay hasta algún guasón entre nosotros que dijo que les dimos una oportunidad. La realidad es que no la aprovecharon y para nosotros los lineamientos aprobados no edificarán el socialismo en Cuba y es sobre ese tema sobre el que estamos interesados. Y esa no es solo nuestra opinión. Lee las cartas en Granma los viernes y saca tus propias conclusiones.

 

Si tú crees que esos lineamientos son la expresión de la mayoría de nuestro pueblo olvidas algo aportado en el propio conclave y fue la decisión de no discutir aquellas propuestas que no respondían a lo que el partido entendió “no representaban los intereses de nuestra sociedad”. ¿Sobre qué elementos basaron esa decisión? ¿Por qué no se dieron a conocer esas propuestas a través de los medios de prensa? ¿Qué fue lo que planteó parte de nuestra sociedad que se ha mantenido hasta hoy en secreto?  Ese Congreso que se pronunció contra el secretismo de hecho lo practicaba.

 

Además, Elpidio, erras con tus propias herraduras, dices que el Congreso aprobó lo propuesto por el pueblo, dices y cito: “los cambios fueron propuestos por el pueblo aunque ahora dicen que no hubo tal cosa, o al menos yo interpreto al Tirador del Cauto, que ha dejado sentado de una forma u otra que lo planteado por el pueblo no es lo que se está haciendo y lo que se acordó por el Congreso del Partido y la Conferencia de dicho Órgano, no se ajusta a las propuestas discutidas y analizadas”.

 

No manipules los hechos, las propuestas fueron hechas al pueblo por el partido y este las sometió a un escrutinio popular para después filtrar las propuestas, desechando todo aquello que no le convenía.

 

Ya te dije que no todo lo que propuso el pueblo se aprobó, porque el partido creyó que  los comunistas, que constituyen el 7.1% de la población total cubana, tenían la “representatividad nacional” sobre una población de 11 millones, y asumió ese “derecho” para eliminar lo que  entendía “justo” o contrario a sus “intereses”, sin dar a conocer sobre qué bases realizó ese análisis;  pero tu deficiencia marxista, “camarada” Elpidio, es creer que democracia es que el pueblo proponga y que el partido apruebe y con semejante concepción para ti toda la izquierda democrática cubana es traidora, simplemente por preconizar  que democracia es que el pueblo proponga y apruebe y que nadie sea el decisor de las aspiraciones de otros, y menos cuando después de cinco décadas se desayunan con que están al borde del precipicio.

 

Si a usted, Elpidio, no le interesa nuestra llamada de atención y le gusta además despeñarse a pesar de los avisos de la izquierda, es una decisión suya, pero no venga a imponernos ahora que su verdad es la verdad de todos y que lo acompañemos en ese suicidio imbécil. ¿Te faltarán neuronas, Elpidio?

 

Su servilismo Elpidio no tiene parangón, y si entro en su terreno a descalificarlo, lo hago como respuesta a sus intentos de desautorizar a la izquierda, resulta ser que la izquierda, según usted, está defraudada porque no fueron tenidas en cuenta sus propuestas o no han sido llamados a dirigir el país. En ocasiones llego a dudar si son ustedes ancianos seniles o niñitos hijos de papá con acceso a internet. El ladrón cree que todo el mundo roba y usted nos cree burócratas y con aspiraciones de poder. ¡Qué infantil!

 

Pero eso sí, Elpidito, somos seres humanos y por eso nos defraudamos cuando vemos que no se tienen en cuenta nuestras opiniones, porque entre otras razones, somos también parte de este pueblo y tenemos, según la Constitución, el derecho a estar interesados en que el cubano tenga un mejor modo de vida…y nosotros los socialistas también.

 

Pero en tus diatribas no ocultas el origen de las instrucciones que recibes y llegas incluso a faltar el respeto a las propias instituciones estatales. Dices: “Mientras… fue diplomático del gobierno de la Isla, todo para él era una panacea, todo estaba bien hecho,… (claro el estaba fuera de Cuba y por supuesto fuera de los que luchábamos contra los enemigos encubiertos, no tan encubiertos y los que se lanzaban, en forma encubierta o no, a tratar de destruir el prestigio, la autoridad y la moral del país, el pueblo y los dirigentes históricos)”. Ese pensamiento destila frustración institucional. Les aconsejo hacer un tour por nuestra Cancillería para que conozcan los mártires cubanos asesinados por el enemigo en sus labores diplomáticas.

 

Luego nos acusas de estar utilizando “los mismos argumentos de la corrupta Iglesia Católica”. Ven acá, ¿quién dialoga con la Iglesia, la izquierda socialista o el gobierno cubano? ¿Si para ti es corrupta que hace nuestro partido negociando con ella?

 

En otra ocasión argumentas: “quien ha sido el máximo responsable de la situación que hoy padecemos todos los cubanos –el Gobierno de los Estados Unidos de América - , claro sin quitarle responsabilidades a los que cometieron errores en la dirección del país, pero que, esos errores, no sirvieron para que los dirigentes históricos se hiciesen ricos, robasen el dinero del país”. Una verdad atáxica, así que las equivocaciones son aceptables si no son para enriquecer a alguien, no importa que hayan llevado al país al borde del abismo. ¿Serán ustedes personas serias?

 

Elpidio y cumbancha, tanto tiempo enfrentando a la CIA y terminan como ella, haciendo una guerra sucia contra la izquierda marxista cubana.

 

Por ello no tienen reparos para calificarnos de socialdemócratas (1) y censurarnos por “el ataque directo y personal contra el Presidente de la Asamblea Nacional y al mismo tiempo en forma indirecta contra Salim Lamramani”; señor, no hay ataque personal cuando decimos la verdad, o nuestra verdad, si es un burócrata o defiende a la burocracia así lo llamaremos y debatiremos con ellos. ¿Por qué, Elpidio, sales en defensa de quienes no se han defendido? ¿Son mancos, mudos, ciegos o sordos los mencionados? Además con esa defensa que les hacen, es mejor y se los pido, que nunca me defiendan.

 

Luego, para que no te saquen del juego, pensando ingenuamente que llevas bate y pelota al juego, y para apuntarte buenos puntos con la burocracia o por ser parte de ella, cometes perjurio cuando nos acusa que trabajamos para los terroristas de Miami y del Imperio. Irremediablemente que nos escribes desde un salón de orates o de personas desesperadas, y para más locura te despides,  asegurando que no quieres juzgarme, cuando  a todas luces nos juzgas y quieres que  toda la izquierda  cubana desaparezca del mapa.

 

Y como ese falso samaritano que pretendes ser, te despides, como siempre, citando al hombre de Galilea, el personaje de la historia más maltratado y manipulado por la Iglesia Católica y que sin ton ni son tú manipulas todos los días.

 

¿Te imaginas al hombre de Galilea como Elpidio o como miembro de la izquierda socialista democrática cubana? Creo, que estaría aquí a mi lado respondiéndote.

 

¿Elpidio, recuerdas a Orwell? Es el inglés al que nunca Stalin pudo engañar y a quien 60 años después tenemos que darle la razón sobre lo que se construía en la URSS. Pues bien, Orwell advertía: “re­cuerden que la deshonestidad y la cobardía siempre se pagan. No vayan a creerse que por años y años pueden estar haciendo de serviles propagandistas del régimen soviético o de otro cualquiera y después pueden volver repentina­mente a la honestidad intelectual. Eso es prostitución y nada más que prostitución”.

 

Un último consejo, recuerda que siempre, antes de que pueda ser edificado algo nuevo, es preciso que sea atacado y removido primeramente, en su autoridad, lo existente.

 

Hasta más ver.

 

  1. Cada persona tiene el derecho a afiliarse al partido de su apetencia. Nosotros, Elpidio, somos comunistas. ¿Elpidio, a qué partido perteneces tú? 

 

Post Data.- Se escribe denario y no drenario, por poco pones dromedario en tu censura al artículo de Campos en Cubadebate, por cierto, censura poco enjundiosa, como siempre.