Cubanálisis  El Think-Tank

        RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                  SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

Cuba: doce preguntas a los redactores

del llamamiento de la Conferencia del PCC

 

No es Socialismo, ni la intención de nueva mentalidad, ni los procedimientos pocos relevantes, ni los claros errores no reconocidos, ni las indefiniciones de conceptos esenciales

 

Desde Cuba: Grupo de 12 (abajo firmantes), para Kaos en la Red

 

No es Socialismo, ni la intención de nueva mentalidad, ni los procedimientos organizacionales pocos relevantes, ni los claros errores no reconocidos, ni la parcialización de análisis, ni las  indefiniciones sistemáticas de   conceptos esenciales ni tampoco, las licencias con el tiempo.

 

No hay dudas que  el llamamiento a la Conferencia requerirá análisis más amplios   y meticulosos, pero una primera ojeada establece mucha incertidumbre.

 

Suenan positivas cosas como estas:

 

… Lo primero que estamos obligados a modificar en la vida partidista es la mentalidad que, como barrera psicológica, es la que más trabajo nos llevará superar, al estar atada a dogmas y criterios obsoletos.

 

…Propiciar en el Partido y demás instituciones un adecuado ambiente de trabajo que facilite y promueva el respeto y la confianza como premisas para dialogar, debatir, criticar y asegurar un estilo cada vez más participativo y democrático en la toma de decisiones.

 

…Debe estimularse un clima de máxima confianza y crearse las condiciones necesarias a todos los niveles para el más amplio y sincero intercambio de opiniones, tanto en el seno del Partido como en su relación con los trabajadores y el pueblo. Esto permitiría en un marco de respeto y compromiso, la expresión de ideas y conceptos diversos, de modo que las discrepancias se asuman como algo natural.

 

Sin embargo, quedan muy por debajo de esas intenciones los nuevos procedimientos que se proponen y es mucho más significativa la ausencia de temas de vital importancia, reclamados ampliamente por la militancia en los procesos anteriores e ignorados completamente en este texto. Es por ellos que deseamos realizar algunas preguntas de precisión.

 

1.-¿ Por qué solo se nos propone trabajar especialmente en la conceptualización de los fundamentos teóricos del modelo económico cubano y se ignora la necesidad de trabajar en la fundamentación de un nuevo modelo político ideológico acorde a los nuevos tiempos y las enseñanzas de las derrotas recibidas. ¿Por qué no se define a que Socialismo nos está convocando el PCC?

 

2.-¿Cuál es la política real respecto a la necesaria separación del PCC y el Estado, si incluso como estrategia, se proyecta pasar a los cuadros  por ambas instituciones?

 

3.-¿Cuál es la política a seguir con los medios propios de difusión del partido: el Granma y Cuba Socialista?

 

4.- ¿Por qué no definir ¿que otras situaciones excepcionales?, pueden producir la no celebración del Congreso. ¿Y por qué no proponer nuevas normas con democracia más directa para elegir a los asistentes a un Congreso sin duplicar a los dirigentes estatales?

 

5.-¿Cuáles sanciones se proveen con los que violen el principio de  la expresión de ideas y conceptos diversos?

 

6.-¿Por qué no se aborda el problema del peligro del nepotismo?

 

7.- ¿Cuál es el contenido real de  la frase sobre las autonomía y democracia de las organizaciones de masas? ¿Continuará el PCC tras bambalina y sin tras, imponiendo a sus dirigentes?

 

8.-¿Por qué promover solo la participación de las masas en los problemas locales?

 

9.-¿Por qué solo se promueve la crítica artística y literaria y no la política?

 

10.-¿Cómo se va a estimular que los medios de comunicación masiva sean una plataforma eficaz de expresión para la cultura y el debate?

 

11.-¿Bajo qué nuevos conceptos se proponen… Adecuar la enseñanza del marxismo leninismo al momento actual y se perfeccionara la enseñanza y divulgación de la Historia  Cuba, en el interés estratégico de fortalecer la unidad nacional ? y ¿por qué la fórmula reduccionista de solo guiado por la justicia, ignorando la libertad y la fraternidad nacional,  por la que nos levantamos desde el 10 de octubre de 1868?

 

12.-¿ Por qué solo a los miembros de los Comité,…se les debe asegurar el conocimiento previo y la participación activa en los temas a analizar en el organismo y deban contar con la información que les permita ejercer acertadamente sus deberes y responsabilidades? ¿Y los núcleos qué? ¿Por qué continúa la política de subestimación y paternalismo constante de los núcleos del partido y supervisión considerándoles no aptos sin la vigilancia del instructor o los comités?

 

La repetición de los mismos propósitos que en congresos anteriores si acaso mejorando levemente el lenguaje, la ambigüedad, las indefiniciones, la falta de propuestas especificas para el cumplimiento y control  de lo propuesto, no ayudan ni a los objetivos que el documento señala como básicos, ni a la credibilidad sobre la necesidad de cambiar la mentalidad.

 

La manera de preservar las ideas básicas que dieron lugar a la Revolución —de justicia social y de desarrollo del socialismo que tiene que ver con las colectividades— ¿es que todos los revolucionarios y en especial las generaciones más jóvenes sientan, propongan, quieran hacer sus propias propuestas, que no significa negar las anteriores en el sentido de abolirlas,  significa la negación marxista, el desarrollo de nuevas propuestas que vayan y propendan al mismo objetivo: el de perfeccionar y renovar el proyecto social socialista cubano? Entonces tenemos que preguntarnos, en primer lugar ¿los militantes comunistas en qué país queremos vivir? ¿Qué es la Revolución Cubana? ¿Qué es el socialismo? ¿Qué Partido necesitamos?

 

No es con reuniones mas ágiles, fuera del horario de trabajo o agendas mejores que se resolverán los problemas en un Partido que dice ser el de la nación cubana toda. No es con declaraciones de buenas intenciones para escuchar a todos que se logrará la real democracia de opinión, discusión y decisión efectiva. Escuchar no significa participación del pueblo.

 

Reiteramos.  Hay que separar Estado y Partido. Ningún miembro designado en el partido puede tener más legitimidad y autoridad que uno electo. El aparato del Comité Central es solo eso, un aparato auxiliar. Hay que evitar la duplicación de cargos. De igual manera hay que revisar la política de designación de instructores. No puede ser requisito para formar parte de los órganos superiores del PCC tener algún cargo estatal.

 

Los Congresos tienen que modificar las normas para su conformación. No menos del 50 por ciento de los candidatos deben ser electos directamente desde los centros de producción y servicios. Candidatos que no pueden duplicar cargos administrativos con los políticos. Un altísimo porcentaje de miembros del PCC son actualmente jubilados. Hay que tenerlos en cuenta en las candidaturas.

 

Los congresos deben eligir también por voto directo y secreto los miembros del Comité de revisión y control y los directores de la revista y el órgano del partido.

 

Sí es importante poner término fijo a los mandatos principales, más importante son los procedimientos democráticos para elegir a los que mandarán. Procedimientos ausentes en el material base de la conferencia.

 

Se ha  afirmados que todo futuro estará abierto una vez renovemos nuestro sistema político y nuestra sociedad, entonces enmendemos nuestros errores, socialicemos y democraticemos.

 

Sin ello como premisa, no hay futuro revolucionario ni progresista, ni país con todos y para el bien de todos. Menos si la soberanía popular es menoscabada, el partido  seudo democrático y los electos por los de arriba tengan más o menos experiencias y sean más o menos maduros.

 

El asignarle el papel de culpables universales de los problemas a la burocracia y la corrupción de un grupito no es una concepción ingenua, ni desinteresada. Con ella  se evaden los profundos conceptos que nos llevaron a cometer estos errores. ¿Pretende, tanto la alta dirección  vitalicia y el nuevo  estamento dirigente militar quedar enteramente ajena a los errores cometidos?  Así visto, solo  serían víctimas de esta casta desobediente, que desafortunadamente no siguió su ejemplo.

 

Afirmamos que NO es Socialismo ni muestra de la nueva mentalidad las  indefiniciones sistemáticas de algunos conceptos, las licencias con el tiempo, ni la parcialización del análisis.

 

Si la propuesta económica de la dirección discutida en el VI Congreso adoleció de insuficiencias, esta Conferencia –menospreciada hasta en el papel que se ha impreso- es una peligrosa señal de lo enajenado que están algunos en la Dirección del Partido de los deseos y propuestas de la militancia de base.

 

Con propuestas como estas no hace falta que el enemigo trabaje para rebajar la confianza en el Socialismo y la Dirección. Ellas son suficientes.

 

Esto  nos alerta sobre la necesidad de neutralizar tendencias a mantener un inviable e indeseado modelo estatista, burocrático y autoritario de “socialismo” bajo el disfraz de cierto nuevo lenguaje y normas irrelevantes. Para nosotros el llamamiento a la Conferencia adolece de impostergables definiciones, normas y conceptos de principio, claramente demandados por las bases comunistas. Si no es completado, nos veremos en la inevitable situación de reconsiderar nuestras posiciones, en muchos aspectos.

 

Esperamos que la mayoría del partido no se suicide como destacamento de vanguardia aprobando tanto reduccionismo y falta de sentido democrático e innovación  en el Partido.

 

Viva la revolución y El Socialismo verdadero.

 

COLECTIVO DE 12.

 

Orlando Ocaña, Carlos C. Díaz, Daniel O. Clavero, L. González, Manuel Ángel Gracia, Daniel Rodríguez, Rafael P. Crespo, J. Pérez, Gabriel J. Pupo, Esperanza Pérez, Randy E. Valdés, T. Rojas Céspedes.

 

 

Artículos anteriores del Grupo de 12.

 

No tenemos nada que perder como no sea que la revolución se pierda.

 

Cuba. La esperanza puede resurgir, la unidad debe mantenerse, y el Sueño debe continuar vivo.

 

Cuba: la Conferencia. Para rescatar el paraíso extraviado.

 

Cuba: esperamos no se olvide que los sufrimientos mayores son un derecho preeminente a la justicia.