Cubanálisis  El Think-Tank

        RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                  SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

Cuba: ¿Derechos Humanos Made in USA?

 

Noel Manzanares Blanco, Kaosenlared

 

 

Justo desde este 20 de Mayo, aniversario 113 de la inauguración en el Verde Caimán de la república sometida al Águila Imperial, circula una información en El Nuevo Herald que dice que varios senadores insistieron en que Estados Unidos debe esforzarse más para obtener resultados concretos en el tema de los derechos humanos en su relación con Cuba, durante una audiencia este miércoles en el Comité de Relaciones Exteriores, en la que testificó la subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson.

 

En esa edición del periódico de la Florida, se da cuenta de que el senador demócrata Ben Cardin -que apoya el cambio de política propuesto por la administración del presidente Barack Obama y copatrocina un proyecto de ley para eliminar las restricciones de viajes a la isla- afirmó que “debemos tener una visión clara sobre muchos temas y hablar de ellos”; al paso que los senadores representantes de la extrema derecha anticubana Bob Menéndez y Marco Rubio continuaron en el empeño de colocarle zancadillas a la política de la Casa Blanca en el asunto, sobre todo el último de ellos.

 

Según El Herald, Rubio señaló que no se trataba solo de visiones “diferentes” sobre los derechos humanos sino que las ideas sobre derechos humanos del gobierno cubano “no son legítimas” y son “inmorales”. Además, el también candidato presidencial argumentó que la política de promover más viajes a Cuba beneficiará principalmente al Estado cubano y a compañías militares, que son dueñas de los hoteles y añadió que muchos de estas propiedades fueron confiscadas.

 

Sin embargo, el mismo Rubio que está envuelto en otros relatos recibió las respuestas que continúan:

 

Roberta Jacobson dijo que “Es posible que muchas de esas propiedades sean confiscadas [una alusión imprecisa]. Muchas de las propiedades son propiedad del gobierno, pero hay muchas casas privadas que rentan y los beneficios del acercamiento y de los viajes son muy grandes para el pueblo cubano”; al tiempo que la senadora demócrata Bárbara Boxer cuestionó la dirección de sus preguntas al interrogar y acotar que “¿Vamos a comenzar a decirle en qué hotel debe quedarse la gente en Rusia, China, Viet Nam, Cuba? Nosotros no hacemos eso, no somos un país autoritario”.

 

Por mi parte, además de recordarles a mis lectores/as que estamos hablando del mismo personaje compinche del TERRORISTA Posada Carriles y cuestionado en las páginas de The Washington Post, deseo subrayar, por un lado, que en el tema de los Derechos Humanos, Cuba tiene mucho que decir ante EEUU, todavía más si tenemos presente pinceladas de la ‘justicia’ que libera a asesinos de negros.

 

A la idea anterior le incorporo apenas una cara de la visión de la “moralidad” de tal personaje, a juzgar por la catadura ética de los protagonistas en la Mayor de las Antillas de la democracia y los derechos humanos que él propugna, particularmente del señor Guillermo (des) ‘Coco’ Fariñas? —admirador del ya citado Posada Carriles— y de la señora Berta Solar, cabeza de las Damas de Blanco que invirtió un segmento de sus ganancias en el negocio de la contrarrevolución en la compra de una casa por 80.000 dólares.

 

Entonces, si el asunto es al estilo de mercenarios/as, vividores/as y/o simplemente de aspirantes al dinero del contribuyente norteamericano/a, en el tema de Cuba y los Derechos Humanos Made in USA, apenas exclamo: “¡Solavaya!” —al decir del refranero popular.