Cubanálisis El Think-Tank

                                          RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                                                SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

Cuba. 51 Razones para Defenderla.

 

Atendiendo a los amigos lectores que me lo piden, quiero compartir con ustedes aspectos de la Historia de Cuba y de la mía propia que me dan fuerzas para defender lo que pienso.

 

Jorge E. Jerez Belisario.

 

Atendiendo a los amigos lectores que me  lo piden, quiero compartir con ustedes aspectos de  la Historia de Cuba y de la mía propia que me dan fuerzas para defender lo que pienso.

 

El primero de Enero de 1959 en Cuba nacía la obra más humana y justa del planeta tierra. Era de esperar la reacción del imperio yankee, pues  a lo largo de nuestra historia,  el poderoso vecino del norte siempre había tenido interés en esta isla del Caribe.

 

En 1769 Benjamín Franklin, uno de los padres fundadores, expresó la necesidad de colonizar el valle del  Mississipi para usarlo contra Cuba o México, desde entonces, nueve años antes de la independencia de las trece colonias, ya el naciente imperio tenía sus ojos en Cuba. El que tenga dudas que estudie la Enmienda Platt.

 

Por eso al triunfar la revolución el imperio no iba a quedar de brazos cruzados viendo como el pueblo cubano construía una sociedad mucho más justa y equitativa. Cuando el gobierno revolucionario empezó a tomar medidas que favorecían al pueblo, empezaron una serie de actos terroristas perpetrados y financiados desde Miami.

 

La revolución cubana le garantizó al pueblo cubano salud y educación gratuita, esto no lo digo por que lo haya leído o me lo contaran, pues yo me considero un ejemplo  vivo de la salud y la educación en Cuba, porque desde los primeros días de mi nacimiento recibí cuidados que permitieron que conservara la vida, luego cuando lo necesité, por no caminar, recibí tratamientos especiales, que incluyeron  3 años ingresado en el Hospital Julito Díaz, de la capital, sin que le costara a mi familia un centavo, luego ya caminando, retorné a mi provincia y fui operado de mis dos piernas, y una mano y por tiempo el país me suministró Botox,  que es un medicamento  sumamente costoso por su uso estético y se duplica su costo por el bloqueo. A mi me lo inyectaban gratis,  y nunca le preguntaron a mis padres su militancia, raza, profesión, ni oficio.

 

La Educación también tiene un espacio privilegiado en mi vida,  ingresé con sólo 5 años en la enseñanza especial del lenguaje pues mi patología afectó el habla, allí comencé a apreciar la música y la computación,  en segundo grado transité a la enseñanza regular, siendo un PCI y para que pudiera obtener resultados iguales a los demás,  el estado  puso en mis manos una computadora, desde la cual hoy defiendo las bondades de la revolución. En este período me vinculé a los Joven Club de Computación, que es un proyecto, gratuito al cual todos los cubanos tenemos acceso, allí pasé todos los cursos que se ofrecen.

 

Hoy curso mis estudios preuniversitarios en la ESPA Inés Luaces Sánchez en el deporte de Ajedrez, con el propósito de estudiar periodismo y hacerme un profesional útil a mi Patria.

 

Sin embargo, para preservar todas estas  conquistas , Cuba se ve obligada a mandar hijos valiosos, a la fauna enfermiza del condado sur de la Florida: Miami para evitar actos terroristas planificados desde allí por los que a lo largo de estos 50 años se han ensañado contra nuestro proceso y han cobrado más de 3000 victimas inocentes.

 

Cinco hombres de pueblo,  por defender a su patria  sufren injusta prisión, siendo victimas de todo el odio y el ensañamiento hacia Cuba, por estas razones, desde aquí le digo a Obama: YES YOU CAN FREE THE CUBAN FIVE acábese de ganar el premio Nóbel de la paz que le dieron, sea consecuente con el humilde pueblo norteamericano y no se deje engañar más por la mafia anticubana que radica en Miami.

 

Nosotros en Cuba continuaremos cada día construyendo una sociedad mucho más perfecta,  mejorando nuestro modelo socialista y ratifico que si fuera necesario estoy dispuesto a dar  mi vida por la revolución al igual que lo hicieron tantos jóvenes en la historia de Cuba, seguiré defendiendo las bondades de esta gran obra de amor al precio de cualquier sacrificio

 

Viva por siempre la Revolución Cubana.

 

Patria o Muerte Venceremos

 

Jorgito el Camagüeyano