Cubanálisis  El Think-Tank

        RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                  SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

Cuba 2012: ¿Año de cambios?

 

Cuba vivió un 2012 intenso en el ámbito social, sobre todo por la puesta en vigor, en algunos casos y presentación, en otros, de nuevos decretos, legislaciones y normas jurídicas que conducen al país a nuevos horizontes mientras se logran satisfacer, paulatinamente, los sueños de sus habitantes...

 

Ana María Domínguez Cruz, Cubahora

 

Escuché a mi vecino decirle a un amigo que el 2012 había sido un “súper año” para los cubanos. Un año de cambios, de esos que no pasan desapercibidos porque nos “tocan” a todos, entre los que se esperaban algunos, mientras sorprendieron otros.

 

Por ello, antes de rebobinar el cassette de la memoria para revivir el año que casi termina, no puedo menos que darle la razón, porque en este 2012 —en el que no se acaba el mundo, como se creyó durante un tiempo— muchas han sido las transformaciones desde el punto de vista económico, sobre todo, con su consiguiente impacto social, que se han desarrollado o se han anunciado, como parte del proceso de actualización de nuestro modelo económico que se inició desde el 2011.

 

Comenzamos a vivir este 2012 con la buena nueva de que los mensajes por celular en Cuba serían más baratos, solo 9 centavos de pesos convertibles, y que además, no gastaríamos crédito en caso de recibir las llamadas. Alegrías a las que se sumaron tiempo después la rebaja en el costo de las llamadas a Estados Unidos, y más recientemente, el establecimiento de nuevos plazos de vigencia del uso de la línea celular en correspondencia con el monto de la recarga.

 

Estas modificaciones fueron recibidas con agrado, principalmente, por los más de 1,3 millones de usuarios de telefonía móvil que existen en el país. Sin embargo, no sucedió igual con las leyes aduanales dadas a conocer a partir de junio de este año. Estas se amparan en la necesidad de garantizar la estabilidad, agilidad y seguridad del tránsito de pasajeros por los aeropuertos cubanos, y por ello, se retoma el cobro arancelario de los alimentos —suspendido temporalmente debido a las pérdidas económicas derivadas del paso de los huracanes en el 2008— y se determinan precios, según su peso, de los productos que clasifican como miscelánea, (entiéndase ropa, calzado y similares), y que se envían al país  por vía aérea, marítima, postal y de mensajería.

 

El pago en pesos cubanos para las personas naturales y extranjeros residentes en el país en su primer viaje luego de la puesta en vigor de las resoluciones correspondientes y después del segundo, en CUC —o en pesos cubanos, según la tasa de cambio vigente— fueron otras de las modificaciones que, como parte de las leyes aduanales, no causaron muchos vítores entre la población.

 

No obstante, otras sí fueron bienvenidas, como la posibilidad de llevar fuera del país, al viajar, hasta 5 000 dólares americanos o su equivalente en cualquier moneda libremente convertible, y hasta 2 000 pesos en moneda nacional, cifras muy superiores a lo permitido hasta la fecha.

 

Y si de viajes se trata, ya los cubanos de esta Isla podremos hacerlo, sin necesidad de solicitar Permiso de Salida ni esperar carta de invitación. Tan solo con el pasaporte y la visa del país de destino e incluso con la posibilidad de permanecer en el exterior por un período de hasta 24 meses, a partir del próximo 14 de enero, aplaudiremos —como ya lo hemos hecho— la actualización de nuestra política migratoria, con la nueva Ley de Migración.

 

También es loable que quienes trabajen tierras en usufructo puedan también construir viviendas y otros inmuebles en ellas, según lo estipula el Decreto 330, que derogó al 259 existente. Se abren nuevos horizontes para el despertar de la agricultura en el país y de esta manera, se satisfacen además, sueños de muchos.

 

Cuba se hizo sentir mucho más en el plano internacional en marzo de este año, cuando la bienaventuranza llegó a esta tierra con la visita de Su Santidad Benedicto XVI, quien ofició una misa en la capital y en Santiago de Cuba —donde además visitó el Santuario del Cobre— ante miles de creyentes y no creyentes que lo acompañaron. La fe se extendió y el llamado masivo a la paz nos contagió.

 

Y aunque luego, en octubre, el huracán Sandy —el más mortífero de la temporada que dejó 44 muertos tras su paso por el Caribe—, afectó enormemente a las provincias orientales de Granma, Santiago de Cuba, Guantánamo y Holguín, una vez más se puso a prueba la entereza de los cubanos y la sincera solidaridad que nos profesan otras naciones. El fenómeno meteorológico trajo consigo el fatal registro de 11 fallecidos, cuantiosos daños en las viviendas, la energía eléctrica y las comunicaciones, e inundaciones. Debido a esto, se sumaron otras modificaciones a la política del otorgamiento de subsidios para la población en cuestiones constructivas y de pago de mano de obra (ya registradas aquellas referidas al subsidio del transporte y la documentación técnica), entre las que se incluye el subsidio total para las familias más pobres afectadas por el huracán y la reducción del 50 por ciento en lo concerniente a los materiales de la construcción en estos territorios. A pesar de todo, en el oriente cubano se respiran aires de apoyo, esperanza y prosperidad.

 

Y esta última es la premisa que se mantiene en la actualización de nuestro modelo económico y social —el que ya está siendo estudiado en pos de una conceptualización teórica que lo defina— y en el  cumplimiento de los Lineamientos aprobados en el Sexto Congreso del Partido. Por tal motivo, nuevas resoluciones, decretos y normas jurídicas autorizan la creación de cooperativas en actividades no agropecuarias. Son estas una nueva forma de gestión no estatal, a la que pueden sumarse también los profesionales en las actividades de traducción, informática y contabilidad.

 

La posibilidad de arrendamiento de locales para el trabajo por cuenta propia en los servicios gastronómicos, otra de las modificaciones dadas a conocer en este año y ya puesta en vigor desde este diciembre, también trajo nuevas luces a quienes se desempeñan en este sector.

 

Y aunque no esperada del todo, pero sí presentada para su futura vigencia en enero del 2013, la ley tributaria se suma a la lista de los acontecimientos de este año, con la que serán favorecidos sectores productivos como la agricultura y los jóvenes graduados. Serán aplicados 18 tipos de tributos, entre ellos, los impuestos sobre los ingresos personales, las utilidades, las ventas, los servicios, el transporte terrestre, la propiedad, la transmisión de bienes y herencias, la utilización de fuerza de trabajo, entre otros que se adicionarán próximamente.

 

Sí, 2012 ha sido un año de muchos cambios, y como ya se ha expuesto, años venideros traerán nuevos aires en el ámbito económico y por supuesto, social de este país, en el que cada día la luz del sol nos sorprende viviendo con optimismo.