Cubanálisis  El Think-Tank

        RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                  SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

La carta que sí se envió. Fidel a Nikita en el clímax de la Crisis de Octubre

 

Antolín Bárcena Luis, en Revista Temas

 

Cincuenta y cinco años después, en torno a la Crisis de Octubre se siguen acumulando libros, artículos, novelas, películas, tiras cómicas y hasta juegos de video. Casi todos, sin embargo, se centran en lo ocurrido en los Estados Unidos y la Unión Soviética, como si la Isla hubiera sido apenas un terreno de beisbol donde chocaron las superpotencias. Aunque algunos profesores le achacan ese desbalance a que “los cubanos no han desclasificado sus documentos”, no existen documentos desclasificados de la Crisis más dramáticos (y tergiversados) que las cartas intercambiadas entre Fidel y Jruschov, publicadas por decisión unilateral de Cuba en 1990. Catalejo entrega el análisis de uno de esos mensajes, y la fidelidad de su traducción al ruso, como modesta contribución a establecer su significado, en un aniversario más de aquel acontecimiento.

 

Singular dimensión en la cadena de sucesos que pusieron al mundo al borde de una guerra nuclear alcanzaron los mensajes intercambiados entre el comandante Fidel Castro Ruz y el primer ministro de la URSS Nikita Jruschov, entre el viernes 26 y el miércoles 31 de octubre de 1962. Esta correspondencia de carácter clasificado se mantuvo inédita en Cuba hasta que Granma publicara,[1] veintiocho años y treinta días después, los siguientes textos:

 

Mensajes del líder cubano al gobernante soviético, con fechas 26, 28 y 30 de octubre (originales en español).

Mensajes del gobernante soviético al líder cubano, con fechas 28 y 30 de octubre (traducción al español de los originales en ruso).

 

Actualmente se dispone, en fuentes de la Federación de Rusia,[2] de los textos de los mensajes originales de N. S. Jruschov, en ruso, así como de la traducción a esa lengua de las cartas remitidas por Fidel a Nikita, a través de la misión diplomática de la URSS en La Habana.

 

El presente artículo se aproxima a esos mensajes desde una perspectiva lingüística: se analiza, desde la teoría y práctica de la traducción, en qué medida el texto de llegada refleja con fidelidad el sentido expresado por los respectivos autores de los textos de partida; se enjuicia en qué grado los traductores lograron trasladar a la otra lengua la sustancia del contenido, con todas sus implicaciones comunicativas.

 

En declaraciones formuladas por las dos partes en diferentes momentos, se han emitido diversas apreciaciones de muy variado corte con referencia a la traducción de estos textos:

 

…tal vez por la traducción...[3]

 

¿Hubo acaso algún error en la traducción del texto al ruso que realizó la Embajada soviética? Todo es posible.[4]

 

…el personal técnico, incluido traductores, se encontraban en un nivel incipiente…[5]

 

La traducción […] fue hecha por funcionarios de la embajada que conocían bien el español.[6]

 

La lectura analítica de las traducciones de los mensajes intercambiados en ambas direcciones, todas hechas en la embajada soviética, o en la URSS, permite advertir -como suele ocurrir en casi todas las traducciones que se hacen “a la carrera”- desaciertos de mayor o menor envergadura.

 

En las traslaciones del ruso al español en particular, los despropósitos hacen pensar que fueron llevadas a cabo por personas que se valían profesionalmente del español como lengua extranjera, pero que los textos resultantes no fueron sometidos a una revisión/corrección por nativos de este idioma. El excesivo apego a las estructuras sintácticas rusas, a veces calco, errores en el empleo de modos y tiempos verbales, preposiciones y artículos, unidos al uso de léxico inusual, conducen a que la forma del original se imponga sobre el contenido, haciendo que el mensaje en ocasiones se oscurezca, como quedándose en la misma lengua en que estaba.

 

En los mensajes llevados del español al ruso también se advierte innecesaria adherencia a las formas del español, lo que conduce, al margen de otras observaciones estilísticas, a que la traslación se quede, a veces, en la superficie lingüística y no transmita la sustancia del contenido: aparentemente se dice lo que dice el original, pero se pierden matices y sentidos que no llegan, o pueden no entenderse adecuadamente por el destinatario.

 

Titular del periódico Revolución durante la Crisis de Octubre (octubre de 1962)

 

La carta de Fidel del 26 de octubre de 1962

 

Objeto de particular discrepancia en el intercambio epistolar y de singular contrapunteo más tarde, cuando se hicieron públicas las cartas y otras fuentes vinculadas al tema, fue el contenido del primer mensaje cursado por Fidel a la dirección de la URSS, la noche-madrugada del viernes-sábado 26-27 de octubre, en el que se dice:

 

Deseo en estos instantes expresarle en palabras muy breves una opinión personal.

 

Si tiene lugar la segunda variante y los imperialistas invaden a Cuba con el fin de ocuparla, el peligro que tal política agresiva entraña para la humanidad es tan grande que después de ese hecho la Unión Soviética no debe permitir jamás las circunstancias en las cuales los imperialistas pudieran descargar contra ella el primer golpe nuclear.

 

Le digo esto, porque creo que la agresividad de los imperialistas se hace sumamente peligrosa y si ellos llegan a realizar un hecho tan brutal y violador de la Ley y la moral universal, como invadir a Cuba, ese sería el momento de eliminar para siempre semejante peligro, en acto de la más legítima defensa, por dura y terrible que fuese la solución, porque no habría otra.[7]

 

Jruschov, quien no conocía el español, a partir de la interpretación que hizo de la información en ruso que recibió, le responde a Fidel en su misiva del martes 30 de octubre:

 

En su cable del 27 de octubre Ud. nos propuso que fuéramos primeros en asestar el golpe nuclear contra el territorio del enemigo. Ud., desde luego, comprende a que llevaría esto. Esto no sería un simple golpe, sino que el inicio de la guerra mundial termonuclear.

 

A su vez, en su mensaje del miércoles 31 de octubre el Comandante en Jefe precisa:

 

No ignoraba cuando las escribí que las palabras contenidas en mi carta podían ser mal interpretadas por usted y así ha ocurrido, tal vez porque no las leyó detenidamente; tal vez por la traducción, tal vez porque quise decir mucho en demasiadas pocas líneas.

 

Especial resonancia alcanzó el polémico tema de la “sugerencia de un ataque nuclear preventivo” en diversos medios y foros después que se hiciera pública la tercera parte de las memorias de Jruschov, en las que supuestamente habría aseverado que:

 

Entonces recibimos un telegrama de nuestra embajada en Cuba. Decía que Castro aseguraba tener información fidedigna de que los norteamericanos se estaban preparando para atacar a Cuba dentro de unas pocas horas. Nuestros propios órganos de inteligencia nos informaron que probablemente la invasión fuera inevitable, a no ser que llegáramos a un rápido acuerdo con el Presidente. [8]

 

Se le atribuye además haber agregado: “Castro sugirió que, con el fin de evitar que nuestros misiles nucleares fueran destruidos, debíamos lanzar un golpe preventivo contra Estados Unidos”.

 

Antes de analizar los textos español y ruso de la primera carta resulta de especial interés conocer el testimonio de Alexander Ivánovich Alexéiev, embajador extraordinario y plenipotenciario de Moscú en La Habana, protagonista de primera línea en aquellos acontecimientos: fue a él a quien Fidel le dictara personalmente el controvertido mensaje del 26 de octubre.

 

Según Alexéiev:

 

[L]a noche del 26 para el 27 de octubre Fidel Castro visitó nuestra embajada y dictó el texto de una carta para que se le hiciera llegar a N. S. Jrushov. En la misma se abordaba cuán tensa se había tornado la situación y la posibilidad de un ataque [нападение] estadounidense (invasión [вторжение] o bombardeos [бомбёжки]) a Cuba en las próximas 24-72 horas. Fidel alertaba a Jruschov sobre la perversidad de los americanos y lo convocaba a tomar todas las contramedidas imprescindibles, aunque en honor a la verdad, sin llegar a concretarlas. Estando todavía Fidel en la embajada, envié un breve cifrado en el que informaba sobre la posibilidad del ataque [нападение] a Cuba. Unas horas antes nuestros militares habían cursado un telegrama a Moscú en los mismos términos preocupantes. La carta de Fidel salió para Moscú más tarde, una vez que se tradujo al ruso, y no fue hasta la mañana del 28 que llegó a manos de la dirección soviética, cuando ya había sido adoptada la decisión sobre la retirada de los proyectiles. (Se sabe también, que lo que llegó por vía telefónica del Ministerio de Asuntos Exteriores de la URSS a la secretaría de Jruschov no fue el texto íntegro del mensaje sino un resumen, motivo por el cual se pudieron producir imprecisiones).

 

Este mensaje generó serias incomprensiones ya que N. S. Jruschov en una de sus cartas reconvino a Fidel por haberle supuestamente sugerido que asestara un golpe nuclear preventivo contra el enemigo. La carta de Fidel fue dada a conocer por la prensa cubana y de ella no se infiere semejante conclusión.

 

Fidel admite que el malentendido se deba a inexactitud de la traducción o a que yo no lo haya interpretado a él correctamente. Quisiera hacer constar con absoluta responsabilidad que la culpa no es nuestra. La traducción de la carta que dictó fue hecha por otros funcionarios de la embajada que conocían bien el español, y el texto publicado por Granma es idéntico al de nuestra traducción. Por lo que se puede concluir que los reproches de Jruschov carecen de fundamento. En el mensaje no se hacen semejantes afirmaciones. Todo puede haberse debido al extraordinario estrés al que estaba sometida la dirección soviética y al involuntario deseo de justificar la peliaguda decisión de retirar los proyectiles sin el consentimiento de la dirección cubana…

 

Reitero que Fidel entonces no instó a que asestáramos un golpe nuclear preventivo, sino que se limitó a alertar que los estadounidenses, conocedores de nuestro principio de no ser los primeros en usar las armas nucleares, podían emprender cualquier aventura, incluido un golpe nuclear. Por lo demás, el bombardeo /бомбардировка/ de los objetivos nucleares soviéticos hubiese sido de por sí equivalente a un golpe nuclear. A mi juicio, Fidel no estaba pensando en un golpe nuclear preventivo, sino en la necesidad de advertirles a los americanos que nuestro apego al principio de no ser los primeros en utilizar las armas nucleares no debía ser tomado como una garantía que los preservara de la represalia. El reproche de Jruschov a Fidel es además improcedente porque la operación que habíamos emprendido al trasladar los proyectiles a Cuba perseguía el objetivo de intimidar a los americanos, disuadirlos de emprender acciones militares, no de emplear los cohetes. [9]

 

En el editorial del diario Granma se señala que, supuestamente, al abordarse el asunto durante la visita de Fidel a la URSS en 1963

 

Jruschov […] argumenta para sostener su tesis, que en ese texto aparecen las palabras “guerra” y “golpe”.

 

La palabra “guerra” no aparece por cierto en el mensaje cubano, aunque sí la palabra “golpe”.[10]

 

Se puede comprobar que en la versión rusa del mensaje tampoco aparece la palabra “guerra” («война»), aunque sí la palabra “golpe” («удар») en una sola ocasión, al igual que en el original.

 

Detengámonos en el texto de ambos documentos en paralelo con el objetivo de verificar la fidelidad en la reexpresión del sentido: el equilibrio que se logra entre lo que dice el original y lo que efectivamente llega y entiende el destinatario de la traducción. A continuación, examinemos cada uno de los párrafos de la carta de Fidel y de la versión en ruso que llegó al Kremlin.

 

I

 

Del análisis de la situación y de los informes que obran en nuestro poder considero que la agresión es casi inminente dentro de las próximas 24 o 72 horas

Анализируя создавшуюся обстановку и имеющуюся в нашем распоряжении информацию, считаю, что почти неминуема агрессия в ближайшие 24 – 72 часа

Se trasmite adecuadamente el sentido del original. Como equivalente del término “agresión” se eligió la opción “агрессия”.

 

II

 

Hay dos variantes posibles: la primera y más probable es el ataque aéreo contra determinados objetivos con el fin limitado de destruirlos; la segunda, menos probable, aunque posible, es la invasión. Entiendo que la realización de esta variante exigiría gran cantidad de fuerzas y es además la forma más repulsiva de agresión, lo que puede inhibirlos.

 

1. Наиболее вероятным является атака с воздуха пo определённым объектам, имея целью только их разрушение.

 

2. Менее вероятными, хотя и возможным является прямое вторжение в странy. Думаю, что осуществление этого варианта потребует большого количества сил и это может сдержать агрессора и, кроме того, такая агрессия была бы встречена мировым общественным мнением c негодованием.

 

(En español: “Entiendo que la realización de esta variante exigiría gran cantidad de fuerzas, lo que puede inhibirlos, y además, esta agresión sería recibida con gran indignación por parte de la opinión pública mundial”).

 

Se modifica la estructura composicional del original: se elimina la primera oración y se pasa directamente a la enumeración de las posibles variantes de agresión.

Como equivalente de los términos “ataque aéreo” e “invasión” se eligen las opciones “атака с воздуха” y “прямое вторжение в странy” (“invasión directa del país”), innecesariamente especificativo esto último.

 

Hasta aquí se trasmite adecuadamente el sentido del original. No ocurre así a partir de “Entiendo que la realización de esta variante exigiría gran cantidad de fuerzas…”, ya que en el original se califican de inhibitorios los dos factores, no uno solamente.

 

Por otra parte, la imagen de indignación con que la opinión pública recibiría la agresión no está presente en el original, el cual es mucho más categórico al calificar la invasión como la forma más repulsiva de agresión. “Hегодование” (“indignación”) se queda expresivamente muy por debajo de “repulsivo” (“мерзкий, отвратительный”). La “repulsa” implica la condena enérgica a una conducta o una acción.

 

III

 

Puede estar seguro que resistiremos firme y decididamente el ataque sea cual fuere.

Может быть, вы уверены в том, что мы твёрдо и решительно будем сопротивляться, какой бы ни была агрессия.

 

(En español: “Tal vez / Quizás / Usted esté seguro que resistiremos firme y decididamente la agresión sea cual fuere”).

 

Se traicionó por completo el sentido del original: la traducción no dice lo que dice el original. Una afirmación categórica en español perdió toda su seguridad o certeza manifiesta, quedando convertida en ruso en una expresión débil, pálida y dubitativa.

La equivalencia establecida hasta este momento del mensaje entre “agresión” y “агрессия” se modifica. Como equivalente para el término “ataque”, se eligió también la opción “агрессия”.

 

IV

 

El estado moral del pueblo cubano es sumamente alto y se enfrentará al agresor heroicamente.

 

Моральный дух кубинского народа исключительно высокий и он героически встретит агрессора.

 

Aunque en términos generales se trasmite el sentido del original, la elección de «встретит» сomo equivalente de “enfrentará”, no parece ser la opción más adecuada por cuanto no refleja de manera expresa el sentido de “hacer frente al enemigo”, “hacer cara a un peligro” inherentes al verbo español. Tal vez el enunciado ruso hubiese estado más cerca del original de haber utilizado «дать отпор/ оказать сопротивление / агрессору». Como equivalente del término “agresor” se elige la opción “агрессор”.

 

V

 

Deseo en estos instantes expresarle en palabras muy breves una opinión personal.

Теперь я хотел бы в нескольких словах выразить моё сугубо личное мнение по поводу происходящих событий.

 

Aquí se trasmite adecuadamente el sentido del original.

 

VI

 

Si tiene lugar la segunda variante y los imperialistas invaden a Cuba con el fin de ocuparla, el peligro que tal política agresiva entraña para la humanidad es tan grande que después de ese hecho la Unión Soviética no debe permitir jamás las circunstancias en las cuales los imperialistas pudieran descargar contra ella el primer golpe nuclear.

 

Если произойдёт агрессия по второму варианту и империалисты нападут на Кубу [atacan a Cuba] с целью её оккупации, то опасность, таящаяся в такой агрессивной политике, будет настолько велика для всего человечества, что Советский Союз после этого ни при каких обстоятельствах не должен будет допустить создания таких условий, чтобы империалисты первыми нанесли по СССР атомный удар.

 

Como equivalente de los términos “invadir” y “golpe nuclear” se eligen las opciones “нападать” (“atacar”) y “атомный удар”. En el primer caso, la traducción exacta debería haber sido la opción ya establecida desde el segundo párrafo del mensaje con el término «вторжение (в странy) / вторгаться-вторгнуться» (“invasión” / “invadir”).

 

VII

 

Le digo esto, porque creo que la agresividad de los imperialistas se hace sumamente peligrosa y si ellos llegan a realizar un hecho tan brutal y violador de la Ley y la moral universal, como invadir a Cuba, ese sería el momento de eliminar para siempre semejante peligro, en acto de la más legítima defensa, por dura y terrible que fuese la solución, porque no habría otra.

 

Я говорю это, так как думаю, что агрессивность империалистов приобретает крайнюю опасность.

 

Если они осуществят нападение на Кубу [si ellos atacan / realizan un ataque / a Cuba] этот варварский незаконный и аморальный акт, то в этих условиях момент был бы подходящим, чтобы используя законное право на самооборону, подумать о ликвидации [de pensar en eliminar] навсегда подобной опасности. Как ни было тяжело и ужасно это решение, но другого выхода по моему мнению, нет.

Se modifica la estructura composicional del original, al independizarse la primera oración.

 

«Если они осуществят нападение на Кубу» [Si ellos atacan / realizan un ataque / a Cuba] es un error importante. De nuevo se traiciona el sentido del original, de manera que la traducción dice lo que no dice el original. De hecho, se desvirtúa el sentido explícito del original en el que sí se ha establecido muy claramente que esta opinión personal se refiere a la situación en que el país fuese invadido, es decir, ocupado, no simplemente atacado. Se perdió aquí la distinción definida muy claramente en el párrafo dos de la carta, y reafirmada en el párrafo seis, sobre las dos posibles variantes de agresión: “ataque aéreo” (con objetivos limitados) o “invasión” (con el objetivo de ocupar el país). Del texto original se infiere que Fidel, como apunta el editorial de Granma,[11] se abstiene de sugerir, en caso de que Estados Unidos se limitara a un golpe aéreo, que hubiera una respuesta militar soviética. A mi modo de ver, en evitación de ambigüedades muy peligrosas en un texto de este tipo, aquí hubiese sido imprescindible haber elegido la opción —ya establecida desde el segundo párrafo del mensaje— del término «вторжение (в странy)/ вторгаться-вторгнуться» [invasión / invadir].

 

Por otra parte, “подумать о ликвидации” [de pensar (meditar/ reflexionar) en eliminar] por su laxitud y carga de dubitación dista mucho de la determinación que expresa el original.

 

VIII

 

Influye en esta opinión ver cómo se desarrolla esta política agresiva, como los imperialistas a despecho de la opinión mundial, por encima de los principios y el derecho, bloquean los mares, violan nuestro espacio aéreo y preparan la invasión, mientras por otra parte hace fracasar toda posibilidad de negociación, a pesar de que saben la gravedad del problema.

 

Это моё мнение вызвано развитием той агрессивной политики, когда империалисты не взирают ни на общественное мнение, ни на какие принципы и право: блокируют моря, нарушают воздушное пространство и готовят нападение [preparan el ataque] и с другой стороны срывают всякую возможность переговоров, несмотря на то, что им известна серьёзность последствий.

 

Se reitera el ya apuntado error de no distinguir con precisión, como sí se hace rigurosamente en el original, entre «нападение» («атака») [ataque] y «вторжение» [invasión]. Una traducción fiel habría utilizado el término «готовятся к вторжению» [preparan la invasión / se preparan para invadir].

 

IX

 

Usted ha sido y es un incansable defensor de la paz, comprendo cuán amargas han de ser estas horas, cuando los resultados de sus esfuerzos sobrehumanos son amenazados tan seriamente. Hasta el último momento, no obstante, mantendremos la esperanza de que la paz se salve y estamos dispuestos a contribuir con lo que esté a nuestro alcance. Pero al mismo tiempo, nos disponemos con serenidad a enfrentar una situación que vemos muy real y muy próxima.

 

Вы были и остаётесь неутомимым защитником мира , и я понимаю, насколько горьки эти часы, когда плоды Ваших сверхчеловеческих усилий в борьбе за мир подвергаются серьёзной угрозе. Однако до последней минуты мы будем надеяться на то, что мир будет сохранён и мы сделаем для этого всё возможное, что будет в наших силах, но в то же время мы реально оценываем обстановку и готовы решимости встретить любое испытание [pero al mismo tiempo valoramos de manera realista la situación y estamos decididos a enfrentar cualquier prueba].

 

Se altera la estructura composicional del original: la última oración se une a la inmediata anterior del párrafo con lo que pierde su independencia y su especificidad de ser la última idea del mensaje, el próximo párrafo es ya la despedida. Aunque pudiera parecer que dice lo que se dice en español, en realidad solo alcanza a reexpresar de manera muy aproximada toda la intensidad del original.

 

X

 

Le expreso una vez más la gratitud infinita y el reconocimiento de nuestro pueblo al pueblo soviético que tan generoso y fraternal ha sido con nosotros, y nuestra profunda gratitud y admiración a Usted, así como el deseo de éxito en la enorme tarea y graves responsabilidades que tiene en sus manos.

 

Выражаю ещё раз бесконечную благодарность и признательность всего нашего народа советскому народу, который был так по-братски щедр по отношению к нам. Выражаем также восхищение и глукбокую благодарность лично Вам и желаем успехов в Вашем огромном и ответственном деле.

 

En este caso, se trasmite adecuadamente el sentido del original.

 

Conclusión

 

Como resultado del análisis anterior, se puede concluir respecto al asunto medular de la supuesta “sugerencia de un golpe preventivo” que:

 

El análisis del texto español no ofrece margen a la confusión: del llamado de alerta de Fidel para que la URSS no se dejara propinar un primer golpe nuclear, no se deriva o infiere que se aconsejara un ataque coheteril nuclear preventivo sin condicionantes y con absoluta inmediatez contra los Estados Unidos.

 

La alternativa de un golpe nuclear aparece en el texto original en un entorno inequívoco y con una condicionante explícita: “Si tiene lugar la segunda variante y los imperialistas invaden a Cuba con el fin de ocuparla”, “si ellos llegan a realizar un hecho tan brutal y violador de la Ley y la moral universal, como invadir a Cuba”.

 

El análisis del texto ruso pone de manifiesto inconsecuencia en la traducción de los términos: “invasión” e “invadir”. Si bien en el segundo párrafo se emplea adecuadamente la equivalencia “invasión” [вторжение], en los párrafos 6, 7 y 8 “invadir” e “invasión” son inexplicablemente -al menos para mí- traducidas como «напасть» y «нападение», lo que distorsiona seriamente el sentido expresado en el original.

 

* Primera parte de un ensayo sobre el intercambio de cartas entre Fidel y Nikita durante la Crisis de Octubre de 1962, que se publicará íntegro en la revista Temas.

 

---------

 

[1] Granma, La Habana, viernes 23 de noviembre de 1990, p. 5.

[2] Mikoyán, Sergó Anastásovich, Anatomía de la Crisis del Caribe, Editorial Academia, Moscú, 2006, pp. 857-873 (en ruso).

[3] Granma, viernes 23 de noviembre de 1990, p. 5.

[4] Ibídem, p. 4.

[5] Ídem.

[6] Alexéiev, Alexánder Ivánovich, “Los apuntes del Embajador”, en La operación estratégica “Anádyr”. Así fueron las cosas, Moovik, Moscú, 2002, p. 74 (en ruso). Nota: Todas las citas de esta obra fueron traducidas al español por el autor.

[7] Granma, viernes 23 de noviembre de 1990, p. 5. (Las itálicas son mías. A.B.).

[8] Ibídem, p. 4.

[9] Ídem.

[10] Ídem.

[11]  Granma, viernes 23 de noviembre de 1990, p. 4.