Cubanálisis  El Think-Tank

        RAZONES Y PERCEPCIONES DESDE LAS POSICIONES CASTRISTAS:

                                  SUS AUTORES, SUS PROPIAS PALABRAS

 

 

Cuba, ante la apertura y la modernización que exigen los retos del siglo XXI

 

La visita del Rey de España a la isla caribeña contribuirá a reforzar las relaciones de amistad y cooperación entre ambas naciones, además de reflejar la necesidad de profundizar en los nuevos retos del siglo XXI.

 

David Balsa, Presidente de la Conferencia Eurocentroamericana, en MUNDIARIO

 

El canciller cubano, Bruno Rodríguez, se ha reunido en el Palacio de La Zarzuela con el Rey de España, Felipe VI, para trasladarle una invitación oficial para visitar en próximas fechas la isla. Es un paso más en la buena dirección en las relaciones entre España y Cuba que se suma a la fructífera reunión celebrada en su día en La Habana entre el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y el ex ministro de Asuntos Exteriores Miguel Angel Moratinos con el presidente de la República de Cuba, Raúl Castro.

 

En Santiago de Chile en 2013 con ocasión de la I Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) tuve el placer conocer al presidente de la República de Cuba, Raúl Castro. En esa cita hemisférica, que reunía a los líderes de todos los estados latinoamericanos así como de los distintos organismos de integración regional y subregional (Comunidad Andina de Naciones, Asociación de Estados del Caribe, Sistema de Integración Centroamericano, Mercado Común del Sur, etc.) se acordó celebrar la siguiente Cumbre de este organismo multilateral en La Habana. Esto sin duda representaba el mensaje mas claro de que Cuba había superado el aislamiento diplomático que desde su expulsión de la OEA, la Organización de Estados Americanos con sede central en Washington, habían promovido -con mayor o menor ímpetu según fuesen administraciones republicanas o demócratas- los diferentes gobiernos de EE UU. Es llamativo sin embargo que esta política de aislamiento a ultranza no fue aplicada ni por la OEA ni por los EE UU ni al Chile de Pinochet, ni a la Argentina de Videla ni al Paraguay de Stroessner -todos ellos dictadores militares que accedieron al poder derrocando gobiernos democráticamente electos-.

 

La República de Cuba es actualmente uno de los principales estados latinoamericanos en el Índice de Desarrollo Humano debido a las políticas públicas en educación, sanidad, vivienda y asistencia social. En este sentido la población cubana cuenta con uno de los sistemas de salud más avanzados de todo el hemisferio y de carácter universal y gratuito. Las autoridades cubanas han creado un fuerte sector farmacéutico líder en investigación y desarrollo conectado con sus universidades y facultades de medicina y farmacia. De hecho, el sector farmacéutico y médico, junto el turismo y el sector agroganadero, se ha convertido en uno de los motores claves de la economía cubana, fuertemente castigada por el bloqueo comercial impuesto por los Estados Unidos durante varias décadas. Cuba ha experimentado una diversificación y avance importante de su economía, de estructura planificada y centralizada, en los últimos años como consecuencia de las reformas emprendidas por el presidente Raúl Castro.

 

En la actualidad Cuba ha conseguido consolidar sus relaciones con su ámbito natural, Latinoamérica y el Caribe, además de establecer un nuevo marco de relaciones con la Unión Europea. Esta nueva relación con la UE fue posible una vez derogada la "posición común" en base al impulso visionario del entonces ministro de Asuntos Exteriores español Miguel Ángel Moratinos y otros diplomáticos españoles como Juan Díaz, decididos partidarios de abrir una nueva etapa en las relaciones con la isla, adelantándose al cambio de política de la administración Obama. Igualmente Cuba en la ultima década ha apostado claramente por fortalecer y recuperar sus tradicionales relaciones políticas y económicas con Rusia y China. Sin embargo, el principal éxito de la diplomacia cubana, sin duda, ha sido la visita a la isla del presidente Barack Obama y el restablecimiento de relaciones diplomáticas y comerciales entre ambos países. La administración Trump ha formulado diversas críticas a estas medidas pero no ha adoptado -de momento-  ninguna medida oficial para revertir el deshielo entre estos estados vecinos.

 

La diplomacia cubana ha sido especialmente activa en apoyar procesos de paz -destaca su contribución decisiva al Acuerdo de Paz entre las Farc y el Gobierno de Colombia-. Igualmente Cuba ha sido un valedor de primer nivel del proceso de integración latinoamericano. Recuerdo especialmente la activa tarea de la Embajada de Cuba ante la UE en Bruselas y a su incansable embajadora Mirtha Hermosilla y también a la brillante diplomática Susellys Perez impulsando posiciones comunes en Bruselas en el marco de la CELAC durante la exitosa presidencia de Cuba de este organismo multilateral latinoamericano para favorecer la integración latinoamericana. En ese ámbito también ha sobresalido el diputado Luis Morlote, un destacado intelectual y artista cubano que como miembro de la Asamblea Nacional del Poder Popular ha desarrollado una importante e intensa tarea en diversos foros parlamentarios latinoamericanos e internacionales para promover las relaciones exteriores de Cuba al igual que la embajadora Isabel Allende, otra experimentada y valiosa diplomática que ejerció una tarea de primer orden en los preparativos de la Presidencia cubana de la CELAC.

 

Los españoles descubrieron la isla en 1492 en el primer viaje de Cristóbal Colón y pronto establecieron su capital en Santiago de Cuba. La capital de la isla fue llamada así en honor a Santiago de Compostela, donde se encuentra según la tradición la tumba del apóstol Santiago en la catedral del mismo nombre y punto final de la ruta jacobea de peregrinación medieval actualmente revitalizada. Pronto se estableció el cultivo del azúcar, el tabaco y la ganadería como motores de la actividad económica de la isla. En 1728 se crea la Universidad de San Gerónimo de La Habana, adonde había sido trasladada la capital de la isla y para cuya defensa se construyeron fortalezas y castillos de primer orden. En el siglo XIX se produce un fuerte crecimiento económico y la aparición de un movimiento independentista que será liderado por José Martí, José Maceo y Máximo Gómez. En 1886 se aprueba la abolición de la esclavitud cuando ya eran crecientes los conflictos sociales en la isla. Los Estados Unidos habían tratado de comprar infructuosamente la isla a España, lo cual generó una profunda animadversión hacia los EE UU entre los españoles, que consideraron el ofrecimiento como un insulto. Ante el rechazo a la compra aumentaron las inversiones en la isla que por su cercanía geográfica e infraestructuras de primer nivel -puertos, ferrocarriles y carreteras- podía ser su puerta de acceso a todo el Caribe. Hay que señalar que La Habana era el tercer puerto del hemisferio en el siglo XIX y contaba con oficinas consulares de la mayoría de naciones del mundo. En 1878 estalla la "Guerra de los diez años" y los enfrentamientos entre independentistas y leales a la metrópoli se sucederán hasta 1898 que se produce la Guerra hispano-estadounidense.

 

La Guerra de Cuba -así es denominado el conflicto entre España y EE UU por la historiografía española aunque el conflicto también se extendió a Puerto Rico y Filipinas- fue el enfrentamiento militar entre el ejército expedicionario estadounidense y las fuerzas coloniales españoles. El choque principal se produjo en el entorno de Santiago de Cuba, a pesar  de que los militares españoles pretendían combatir en La Habana mucho mejor defendida y pertrechada, y se dividió en dos fases: una naval con la derrota de la escuadra del almirante Cervera ante la escuadra norteamericana y posteriormente con la rendición de la ciudad -antigua capital de la isla-, tras las batallas previas del General Vara del Rey y posteriormente de las Lomas de San Juan.

 

El 1 de enero de 1899 empieza la administración norteamericana de la isla con diferentes medidas que favorecieron las importaciones estadounidenses y la venta masiva de tierras e infraestructuras a capitales de EE UU. En 1901 se aprueba la constitución cubana con la denominada enmienda Platt que autorizaba a Estados Unidos a intervenir en la isla siempre que lo considerara oportuno y que no sería derogada hasta bien entrados los años 30. Posteriormente se suceden diversos avatares y gobiernos, siempre con la presencia explícita o implícita del vecino del norte, que desembocan en la sangrienta dictadura de Fulgencio Batista en los años 50.

 

Es en esta época cuando Fidel Castro realiza con un grupo de correligionarios el asalto al Cuartel de la Moncada -actualmente una escuela pública- que fracasa y provoca su encarcelamiento. Posteriormente tras su exilio en México se producirá su retorno a Cuba en el barco "Granma" junto con el Che Guevara, Camilo Cienfuegos, Raúl Castro y otros futuros líderes de la revolución. Tras una guerra de guerrillas en Sierra Maestra que pronto se extiende a otras zonas del país, en 1959 el dictador Fulgencio Batista huye de la isla ante el avance de la insurrección popular y se produce el triunfo de la revolución cubana. Sin embargo Cuba deberá vivir aun experiencias muy traumáticas como la fallida invasión de Bahía Cochinos y posteriormente la denominada Crisis de los Misiles que situó a EE UU y a la antigua Unión Soviética al borde del enfrentamiento nuclear.

 

En la actualidad Cuba ha consolidado un sistema de bienestar social -educación, sanidad y pensiones- sin parangón en Latinoamérica y goza de un destacado peso en la escena internacional. Sin embargo es obvio que la sociedad y economía cubanas tienen necesidad de importantes reformas para adaptarse a los retos del siglo XXI y a las nuevas demandas de sus jóvenes -el país cuenta con una de las generaciones mejor formadas de su historia- que son sin duda los que escribirán el futuro de la isla eligiendo el camino que consideren mas acertado para construir esta Cuba del siglo XXI.