Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

¿Nos odiarán o nos despreciarán?

Rogelio Travieso Pérez, en Primavera Digital

Reparto Martí, El Cerro, La Habana.- No me ha sorprendido escuchar los resultados ofrecidos por la Comisión Electoral Nacional, sobre el referendo del pasado 24 de febrero, dirigidos para la aprobación de la nueva constitución en Cuba.

Desde los inicios del proceso sobre la nueva Constitución, hube de pensar, como también conocer, por infinidad de comentarios escuchados, como piensa y pensó sobre el tema, una apreciable parte del pueblo cubano.

Se decía, que todo sería un gran formalismo. La nueva Constitución sería aprobada e impuesta de todas las maneras. Dado como quedó impuesto en el Artículo 5 de esta, “el Partido Comunista de Cuba (PCC), es la fuerza dirigente superior de la sociedad y el estado”. ¿Acaso no fueron el primer secretario del PCC y otros jerarcas en las máximas instancias, quienes presidieron la Comisión Nacional sobre la Constitución?

En 1975, fue designada también otra comisión similar, para la confección en aquel entonces de la Constitución llevada a referendo e impuesta en febrero de 1976. ¿Qué garantías podrá existir en un país que está regido por un único partido, que los poderes públicos respondan a ese partido, estado y gobierno y que estos son quienes deciden, sobre la vida y destinos de las personas en el país?

Lo que hemos tenido que soportar en lo concerniente a la nueva Constitución, no ha sido nada extraño. Todo ha sido algo similar a lo impuesto y que el pueblo ha tenido que admitir desde el primero de enero de 1959. Sesenta años sin reinstaurar la Constitución de 1940, sin elecciones libres y sin tener derecho a escoger como pueblo, entre distintas personas, a quienes queremos que nos gobiernen, durante un periodo determinado de tiempo.

El pueblo trabajador cubano en estos últimos 60 años, ha sido víctima de un régimen que solo permite una confederación de sindicatos controlados todos por el PCC, su estado y gobierno. No son permitidos los sindicatos independientes y en los últimos 60 años, los salarios de los trabajadores son salarios de miseria e incluso resultan, inferiores a los salarios de 1959. Tampoco existe el derecho a la protesta, huelgas, etc.

Cuanta indefensión se siente cuando leemos o escuchamos por parte de los serviles medios del oficialismo en Cuba, que en Francia los chalecos amarillos, marchan y pueden protestar, o que los ciudadanos en otros lugares del mundo libre, realizan protestas y demandan y se expresan con libertad.

En Cuba sin embargo, no es tolerado, que un grupo de mujeres dignas y valientes, integrantes de Damas de Blanco, marchen pacíficamente por las calles cubanas.

Antes de 1959, los trabajadores agrícolas promediaban $3.00 pesos o dólares diarios y los trabajadores industriales promediaban $6.00. El peso cubano se cotizaba a la par del dólar.

En el año de 1959, fueron suprimidos los créditos para la compra de automóviles, muebles, etc. Los cubanos de a pie, -unos pocos- tienen que conformarse cuando les alcanza el poco dinero que poseen, a montar en un almendrón. En la mayoría de los casos, continúan con el uso de los muebles usados por sus tatarabuelos o abuelos.

En 19 de marzo de 1962, fue impuesta la libreta de racionamiento para comprar alimentos ropa, calzado, etc. Según fue informado por las autoridades, esta libreta funcionaria por un corto tiempo prudencial.

En los inicios, la libreta distribuía algunos alimentos que en la actualidad ya no se distribuyen. Por ejemplo, leche condensada, manteca, refrescos, maltas, cervezas, carne de res, derivados como beicon, jamón, etc. Casi 57 años después, es bochornoso lo que se distribuye con la mal llamada canasta básica.

A lo largo de estos difíciles años, ¿de cuántos planes distintos y fracasos los cubanos hemos sido víctimas? ¿Dónde quedó aquello de que íbamos a ser más desarrollados que Estados Unidos? ¿Qué íbamos a producir más leche, queso y mantequilla que Holanda? ¿Qué sucedió con el no cumplimiento de la zafra de los 10 millones? ¿Qué fue lo que sucedió con la siembra de café caturra? Hoy en el presente, los cubanos recibimos para el mes, solo un sobre de 115 gramos, mezclado con chícharo al 50%

¿Por qué en un archipiélago los cubanos se apenan por no poder comer pescado fresco, langosta, camarones, etc.? ¿Qué sucede con las escasez de carne vacuna en que sus precios son inalcanzables para los cubanos de a pie?

Sería interminable la lista de engaños y fracasos en estos últimos 60 años. Además pasados, sin derechos políticos, económicos y sociales.

Los que tenemos algunos años más, recordamos que cuando se rompió la urna de cristal impuesta a los pueblos del campo socialista e incluido Cuba. En el país, se dio inicio una etapa a favor del turismo y la apertura de algunas tiendas recaudadoras de divisas para extranjeros o personas residentes en el exterior.

Es muy posible que aun recordemos las prohibiciones que existieron por algún tiempo a los nacionales, de no poder acudir a hoteles o comprar en estas tiendas. Prohibiciones estas, que el pueblo de a pie bautizó con el calificativo de apartheid cubano.

Hace unos pocos días en compañía de mi señora, visite el mercado Shopping de 51 y 26. Mercado que puedo una vez al mes visitar para realizar algunas compras. Estos establecimientos Shopping, solo pueden ser visitados por los cubanos de a pie, si reciben ayuda económica desde el exterior.

Cuando en esta visita hube de revisar varias de las neveras, dicho sea de paso, la gran mayoría de estas se encontraban vacías. En una de estas neveras, vi unos paqueticos de nylon, (500gramos) que decían por fuera: DELICIAS DE MAR SABOR CAMARON (Ultra congeladas) valor 4.75 CUC, casi $120 pesos cubanos).

Pero que ocurrió, lo que ocurre casi siempre. Otra estafa más, como a diario ocurre a los cubanos con los excesivos precios. Casi todo lo que nos ocurre a los de a pie, sucede porque padecemos, sin derecho a reclamos y manifestaciones.

Al parecer, es como si nos odiaran o despreciaran.