Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Los designados no electos frente a disgustados que no eligen

Editorial, Primavera Digital

La Habana, Cuba.- Los últimos resultados electorales en Cuba, más allá del fraude que son, han conseguido delinear un paisaje interno con contornos mucho mejor perfilados. Los horrores que vendrán, contarán con el rostro que deslindará de la castro-dinastía tan cruel y sufrida por casi sesenta años, los hedores por venir. Estos llevarán como marca Canel, aunque sea por todos conocida, la esencia criminal original de tan indigna rúbrica, que a nadie de Cuba, su horror se le despinta.

El último fraude dejó asentados seiscientos y más delegados por los que el pueblo no votó. Estos, desde la conocida unanimidad totalitaria, sin abstenciones y mucho menos votos en contra, convalidaron al Consejo de Estado y al presidente, así designados, esos por los que el pueblo disgustado, jamás votó. La Asamblea Nacional designó a Miguel Díaz-Canel Bermúdez como presidente de la isla. Esta designación de Díaz-Canel como presidente, marca la primera vez en casi 60 años en que Cuba no estará gobernada por un miembro de la dinastía Castro, aunque hoy se trate, tan solo de uno de sus servidores.

Para la mayoría, se trata de un burócrata gris elegido a dedo para mantener a flote el retrógrado y por todos rechazado, sistema político-económico castrista. Poco tiempo antes, expresó de forma pública que no se permitiría la participación de disidentes en los fraudes electorales organizados por el castrismo. Antes de eso, atacó a la prensa independiente, a la oposición pacífica interna en una actitud que lo hiciera digerible a los militares oligarcas y a los depredadores históricos de los derechos y libertades del pueblo cubano.

En Cuba las contradicciones se centran entre quienes piden reformas económicas y aperturas al exterior y los depredadores históricos de derechos y libertades, encabezados por el felizmente difunto dictador Fidel Castro, que abogan por mantener el control absoluto de la economía y de la opinión pública para asegurar la permanencia y continuidad de la dictadura militar totalitaria y dinástica castro-fascista. ¿Quién es y cómo se mueve Díaz Canel en este tinglado?

Una mirada fría, una voz áspera y un discurso afín con los depredadores históricos, es lo que llega al pueblo desde los estratos de poder de la corte castrista sobre este artífice del minué castro-fascista. Anodino, solo se habla sobre él, a través de los medios y noticieros oficiales. Es alguien sobre quien no se tienen certezas, el tipo de postín político que a nadie importa y por quien nadie votaría.

Díaz-Canel es un leal seguidor de la ortodoxia castro-fascista. Alguien que domina actuar y obtiene resultados, sin afirmarse en el talante autoritario que proyectan los entorchados oligarcas verdeolivo. Solo que, está marcado como pesado y esto en Cuba inhabilita. No es popular y solo confiable para el heredero en retiro, el general de ejército Raúl Castro que lo dirigirá desde el partido único.

Las próximas órdenes criminales, aunque provengan de donde siempre han salido, contarán con la cara del nuevo designado. Aportar este elemento, le convierte en el próximo villano y contribuirá a proteger la imagen del depredador histórico número 1, tanto como del resto de la nómina, promotora del terror y la represión ciudadana. Ellos apuestan por haber encontrado en el nuevo rostro promovido, el elemento cardinal para la permanencia y continuidad de la pesadilla nuestra de cada día.

El pueblo disgustado que no elige, desde todos los disgustados que sufren el rigor de vida impuesto por los designados, hoy cuentan con un nuevo rostro para que asuma su rechazo. Veamos, cuál será el nuevo casting para la nueva puesta en escena.