Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La sutil compra de votos

Abdel Legrá Pacheco, en Primavera Digital

El Vedado, La Habana.- Por todos es conocido que el gobierno cubano detenta todos los medios de comunicación en el país, es por ello que puede tener toda la influencia comunicacional psicológica e ideológica, con casi toda la población cubana, que no tiene a su vez, otra fuente de información que no sea la estatal.

No es nuevo el que los medios de comunicación en Cuba solo estén direccionados a engrandecer y enaltecer todo lo venido del gobierno y su obra, dejando a un lado o invisibilizado todo lo negativo que también los acompañan en este mundo de luces y sombras.

Hoy es evidente que la avalancha de noticias sobre obras sociales terminadas y otras en proceso está destinada a influenciar a la población en los procesos de votación que se han realizado y los próximos a realizarse en el marco de la aprobación de la nueva constitución socialista.

Obras van y vienen, casas, poblados, tiendas, mercados, policlínicos, hospitales, escuelas, infraestructuras de todo tipo son terminadas en tiempos récord y en fechas significativas. Me pregunto ¿dónde estaban esos recursos que por décadas no aparecían?

Los otrora barrios marginales que la revolución prometió extinguir, como el famoso barrio de las Yaguas, han proliferado. Los solares, hacinamientos familiares por doquier, chozas y bohíos en nuestros campos y ciudades, continúan a la espera en grados superlativos por la llegada de un evento meteorológico, o de otra índole, para salir a la luz, y que la revolución entonces, acuda como ente salvador benevolente, en fechas patrias determinadas a su provecho, para “resolverlas”, y al que hay que agradecer y adeudar moralmente en la eternidad, y no como causante principal de tales infortunios.

60 años después, donde generaciones completas han visto frustradas sus esperanzas de prosperidad y felicidad verdaderas, y acostumbran ya, sus propios infortunios, desidias y desesperanzas, apostando al exilio como vía de crecimiento personal y familiar.

Como es lógico, la prensa cubana, dependiente totalmente de las estructuras de poder, no podrá cuestionar, ¿cómo es posible que en estos tiempos de mayor asedio “imperialista”, existan tantos recursos para asumir tan alto deterioro estructural de nuestros pueblos y ciudades? Mucho menos podrán cuestionar, cuánto recurso se necesita hoy emplear, para revitalizar lo que la misma revolución dejó abandonar por décadas, en su desidia e indolencia y pereza estatal, cuando no tenían que defender lo que ya tenían conquistado de antemano, y el poder de la información era absolutamente de ellos.

Ahora el escenario es diferente. Muchos en la oposición o la disidencia, asumimos el reto de las urnas como vía de lucha y enfrentamiento pacífico contra la hegemonía estatal socialista, y el pueblo ya ha dado muestras de apatía hacia el gobierno al no asistir, anular o votar en blanco en las últimas elecciones realizadas en el país, algo en suma preocupante para la alta dirigencia comunista, por lo que no me queda dudas de que aparezcan los recursos materiales imprescindibles para revitalizar todo lo que se abandonó por décadas.

Ahora que ya no tenemos las generosas ayudas del ex campo socialista, y el “bloqueo- embargo imperialista” se recrudece, se me hace sospechoso.

Qué periodista oficial cubano podrá cuestionar cuánto le cuesta ahora al pueblo cubano recuperar todo lo que ese mismo gobierno abandonó por décadas, estando los recursos no muy lejanos, y erigirse ahora, como los salvadores, que nos traen las soluciones a los problemas que ellos mismos se dieron a la tarea de crear y diseminar por todo el país.

No me queda otra respuesta, que la simple compra de votos sutiles psicológicos e ideológicos por parte de las autoridades estatales, en estos tiempos ya, en que el pueblo poco a poco, está tomando conciencia y distancia, de las incompetencias administrativas y sociales que por décadas los han abrumado.

Esperemos que estas avalanchas de obras sociales no queden en el olvido prontamente, como normalmente ha sucedido en tiempos anteriores, donde empiezan a escasear los productos o a venderse por la izquierda, los equipos comienzan a deteriorase al no recibir los mantenimientos requeridos, el personal a robar porque el salario no les alcanza, etc.