Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La politización de la cultura y el arte y la visión artística de la política

Yonas Bulnes Varona, en Primavera Digital

El Cerro, La Habana.- Enriquecer artística y culturalmente la política, es algo necesario para el hombre, para no regresar a la edad de piedra y a la vez, no perderse desde su lado más rígido. Politizar el arte es todo lo contrario, más aún del modo que se hace en Cuba.

El arte es la manifestación humana que trasciende todas las demás porque las contiene dentro de sí. Arte es lo que el hombre es capaz de hacer, donde alcanza un grado superior de maestría en el hacer y además un considerable volumen de información que permite innovar crear y al mismo tiempo, expresar un sentimiento, idea o estado de ánimo.

La esencia espiritual del arte, no se enseña ni se aprende. Es solo una idea, un sentimiento, un estado de ánimo que se expresa. Lo que no es ni será, es la prostitución de esa expresión de ideas y sentimientos a cambio de la posibilidad de seguirlo haciendo, ni tampoco el excesivo y obligatorio impuesto de tener que hacer alusión a una corriente política y a sus líderes en nombre del arte y la cultura, mientras se reniega de intachables exponentes nacionales e internacionales, solo por haberse estos, opuesto al sistema, pero que a pesar de ello, han puesto el nombre de Cuba tan alto como cualquiera sea capaz de concebir.

Algo hecho sin compromisos de venerar algo que no fuere su arte. Solo por venerar algunos expongo a Celia Cruz, a Emilio y Gloria Estefan. Se podría hacer una muy buena y extensa lista de artistas en que ninguno aceptaría comprar el derecho a expresar su arte, afirmados solo en su talento y entrega. No introducirían definiciones políticas en su obra con repeticiones enfermizas y excesivas.

En mi punto de vista, esas intervenciones políticas son la transformación del arte y la cultura en un arma y no en un medio de expresión libre. Quienes a ello ceden, sus ejecutantes, son soldados. Esto es una ironía conceptual y un conflicto insoluble. Como he dicho, los objetivos del arte y la cultura son incluir y unificar. Hay que cultivar con arte y cultura la política en vez de pretender politizar el arte.