Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La nueva Constitución Cubana no es en nada democrática

Jorge Luis González Suárez, en Primavera Digital

Plaza, La Habana.- El día 7 de enero comenzó la venta a la población, del plegable con el texto de la nueva Constitución de la República de Cuba, la cual someterá el gobierno a referéndum popular, mediante voto secreto y directo para su aprobación popular.

Un análisis profundo del documento nos lleva a la conclusión que la Carta Magna que regirá los destinos del país y sus ciudadanos, no puede calificarse como democrática. Mantiene y rearma el proyecto antes presentado, sin cambiar en esencia su contenido socialista.

El gran número de sugerencias que realizó la población sobre múltiples aspectos que necesitaban variaciones o ser añadidos, se pasan por alto en la mayoría de los casos.

El 60% de los cambios informados, se reducen a transposiciones de lugar, de capítulos, artículos o el empleo de palabras sinónimas en su redacción, que mantienen los conceptos inmutables.

El preámbulo ya rearma más el carácter implícito de la ideología preconizada, al añadir otro epígrafe que dice: “Convencidos: de que Cuba no volverá jamás al capitalismo como régimen sustentado en la explotación del hombre por el hombre y que solo en el socialismo y el comunismo el ser humano alcanza su dignidad plena”.

El título I. Fundamentos Políticos, capítulo I, mantiene los 15 artículos los cuales se presentan iguales o con ligeras modificaciones, que no modifican para nada su mensaje original, igual sucede con el capítulo II dedicado a las Relaciones Internacionales.

El título II. Fundamentos Económicos, muestra reformas que amplían y rearman el sistema de economía estatal socialista. Aquí se incrementa el texto, cambian vocablos o se amplían otros. Entre estos hallamos los artículos 19, 20, 21, 24, 25 y 30.

El artículo 22 dedicado a las formas de propiedad en su inciso d) señala: “privada: la que se ejerce sobre determinados medios de producción por personas naturales o jurídicas cubanas o extranjeras; con un papel complementario en la economía”.

Esta última frase traducida al buen cubano significa que lo único que tolerarán son los timbiriches y paladares de poca monta y al extranjero que invierta y acepte la subordinación a ellos.

Un asunto vital que demuestra como la opinión poblacional no se tuvo en cuenta es el artículo 31, referido a los sueldos justos a percibir por cualquier trabajador de acuerdo a su labor, el cual expresa: “El trabajo remunerado debe ser la fuente principal de ingresos que sustenta condiciones de vida dignas, permite elevar el bienestar material y espiritual y la realización de los proyectos individuales, colectivos y sociales”.

Añade también que: “La remuneración con arreglo al trabajo aportado se complementa con la satisfacción equitativa y gratuita de servicios sociales universales y otras prestaciones y beneficios.

Deducimos por tanto que los servicios sociales se cobran del trabajo y no son gratuitos, como se expresa en el párrafo, pues si hay descuento para brindar estas prestaciones, las mismas se pagan por adelantado, aunque el trabajador no use de ellas, además se reconoce que los salarios son insuficientes.

El título III. Fundamentos de la Política Educacional, Científica y Cultural y el título IV. Ciudadanía, refuerzan el control estatal de los aspectos a los cuales se reeren. El título V Deberes, Derechos y Garantías, en su Capítulo II Derechos también contienen varias supresiones o ampliaciones. La más significativa es la referida al artículo 55, correspondiente al 60 del proyecto que expresa: “Se reconoce a las personas la libertad de prensa. Este derecho se ejerce de conformidad con la ley y los fines de la sociedad”.

Si la ley reconoce la libertad de prensa, entonces: ¿por qué hay que ceñirse a los nes del sistema? Si no podemos expresar desacuerdos en contra de nuestra sociedad socialista entonces; ¿Cuál es la libertad de prensa?

El controvertido artículo 68 del proyecto que legalizaba el matrimonio entre dos personas del mismo sexo, pasó con determinadas modificaciones en su redacción a los artículos 81 y 82 en el Capítulo III Las Familias.

Para rearmar esta ley en el futuro, se aclara en las Disposiciones Transitorias, acápite “Décimoprimera” lo siguiente: “Atendiendo a los resultados de la Consulta Popular realizada, la Asamblea Nacional del Poder Popular dispondrá, en el plazo de dos años de vigencia de la Constitución, iniciar el proceso de consulta popular y referendo del proyecto del Código de Familia, en que debe figurar la forma de constituir el matrimonio.

Toda la amplia sección que abarca la estructura del estado y sus funciones permanece inalterable donde solo se aprecian algunos cambios de palabras que “remachan” su cometido.

Las únicas mejoras recuperadas en esta Constitución con referencia a la del 40 son, el Capítulo VI Garantías de los Derechos con los artículos del 94 al 99, donde aparecen algunos procedimientos jurídicos favorables que restituyen hasta el Habeas Corpus.

Esperemos se cumplan posteriormente y no se deroguen. Independiente del resultado de la votación, yo expreso mi inconformidad con este documento. El criterio de la población es que la consulta popular fue una farsa y la Constitución se encuentra aprobada de antemano. Dicho de otra forma con la humorística frase del Cabo Pantera: “Eso ya está tira’o por la planta”.