Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

La democracia que resulta de la libertad es la mejor opción

Rogelio Travieso Pérez, en Primavera Digital

El Cerro, La Habana.- La más antigua de las sociedades y la única natural es la familia.

Aun cuando los hijos no permanezcan unidos al padre, sino el tiempo que necesitan de él, cuando este lazo natural se desata, una vez libres de la obediencia debida al padre, y el padre, libre o casi de los cuidados que debe a sus hijos, todos recobran de manera similar la independencia. Continuar unidos, ya no será algo natural, sino voluntario. La familia misma se mantiene por convención y lazos afectivos.

La libertad común es resultante de la naturaleza del hombre. La democracia es la garantía de esa libertad.

Cuando en una sociedad los mecanismos totalitarios se imponen, esta sociedad errará. Nunca se corrompe al pueblo, pero con frecuencia se le engaña. Es entonces cuando parece que el pueblo quiere lo malo. Lo anterior sucede frecuentemente en las sociedades de regímenes totalitarios.

Aunque esto quiera desvirtuarse y tienda a confundirnos, de engaños hemos sido víctimas en los últimos 60 años.

Hace casi seis décadas, el pueblo cubano fue víctima del entusiasmo, de una fe ciega, de un exceso de confianza, de entrega casi total. Todo esto a favor de una revolución que había prometido que reinstauraría la Constitución de 1940, y que dentro del menor plazo de tiempo posible, se celebrarían elecciones libres.

La noche del 8 de enero de 1959, aquellas promesas fueron escuchadas por una multitud que confiaba en quien lideraba la revolución triunfante.

Fidel Castro, durante el trayecto de ocho días, al frente de la llamada “Caravana de la Libertad”, hizo su entrada a la Habana y en ese acto del Campamento de Columbia, se dirigía a los allí presentes y al pueblo que lo presenciaba y escuchaba a través de la televisión y la radio.

Veinte y siete meses después, el primero de mayo de 1961, no se había reinstaurado la Constitución de 1940. Ese día quedó suspendida en Cuba la celebración de elecciones libres.

Qué alto costo hemos pagado los cubanos, con aquella equivocada consigna de ¿elecciones para qué?

Actualmente, a muy pocos les queda algo de aquel entusiasmo, fe y confianza de los primeros tiempos. Han transcurrido casi 60 años y continúan sin cumplirse las aspiraciones de libertad, democracia y bienestar para todos los cubanos.

La prórroga de poderes de Gerardo Machado fue una de las causas principales de la Revolución de 1933.

¿Cómo es posible continuar con la prórroga del poder totalitario en nuestro país?

¿Será que los que celebraron el desfile y los actos del primero de mayo querrán tantas cosas malas?

No cabe la menor duda. La dictadura totalitaria solo lo puede. Por eso hay que señalarlo y ratificarlo en cada espacio posible.

¡La democracia, como resultado de la libertad, es la mejor opción!