Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Granma: “Coge tu noticia falsa aquí”

Cómo agarrar una mentira en el principal el principal periódico oficialista

Martha Beatriz Roque Cabello, en Cubanet

LA HABANA.- El “imperialismo” y el “bloqueo” son siempre recurrentes para justificar las diferentes situaciones por las que atraviesa la economía cubana. Tanto la producción como los servicios están afectados por la dejadez y la falta de control que existe a nivel nacional. Pero hay personas que sienten mucho más los problemas que otras, un ejemplo de ello son los discapacitados por diferentes enfermedades, que necesitan que se les dé una atención especial para aliviar sus males.

En el caso especial de aquellos que requieren ayudas técnicas desde el punto de vista ortopédico, hay muchas quejas dentro de la población, por la falta de accesorios o por el tiempo en que se demoran en hacerlos. Entre ellos se pueden contar: muletas (axilares y de antebrazos), andadores (niños y adultos), bastones, collarines, corsés, férulas de epicondilitis (codo del tenista), cabestrillos, cascos protectores para niños con patologías neurológicas y otros.

También está el calzado ortopédico, en particular el correctivo para niños con el pie en crecimiento y para aquellas personas con acortamiento de un miembro inferior. La mayoría de las madres se quejan del diseño de los zapaticos y del daño sicológico que esto representa para los infantes que deben usarlos, porque no son comparables con los que pueden usar en la escuela otros muchachitos de su misma edad, y los hace lucir ridículos ante ellos.

Marilys, una madre joven del barrio, explicaba que no le puede poner este tipo de zapatos a la niña para ir a la escuela por lo que el tratamiento que hace es a medias. Según su hija, las otras niñas se burlan por lo tosco que está el calzado ortopédico y el mal acabado que tiene.

Pero aunque para toda la sociedad esto es algo bien conocido, el periódico Granma, al igual que siempre trata de dar una imagen diferente. El pasado 16 de marzo, bajo el título de “Ortopedia técnica y calzado ortopédico… andar con paso seguro”, publicó un artículo de esos que tienen bombos y platillos sobre el cumplimiento del plan de ayudas técnicas en todo el país. Explicaba que los 24 laboratorios de Ortopedia Técnica cumplieron sus compromisos y se avizora que continuarán así durante 2018.

El texto asegura que por primera vez en los últimos 15 años fue consumado un plan de producción de calzado ortopédico especializado a la medida, en los 21 (o 24, ofrecen cifras diferentes) laboratorios de Cuba. Dos súper dirigentes hicieron estas afirmaciones: el Dr. Armando Piloto Carvajal director general del Grupo Empresarial de Salud Pública y el Dr. Geovani Suárez Fernández, director del Centro Nacional de Ortopedia Técnica (CNOT); pero seguro, al igual que la mayoría de los cubanos, no leen el rotativo en cuestión, quizás lo usan para otros fines.

Y es que el pasado 20 de febrero, el mismo Órgano Oficial del Partido Comunista de Cuba, publicó un artículo intitulado: “Tras las pisadas del calzado ortopédico”, en el cual el ingeniero Carlos Dorticós Morales, director del Centro Provincial de Ingeniería Clínica y Electromedicina de Cienfuegos, explicó que el plan de producción se había cumplido al 80%.

La directora del Laboratorio de Calzado Ortopédico de Cienfuegos también contradice a sus jefes nacionales en este mismo artículo, cuando afirma que hay censados 1600 pacientes en la provincia y “en no todos los casos pudieron recibir sus entregas anuales”.

Se plantea que los principales problemas nacionales son: escasez de recursos, incumplimientos de la industria, irregularidades en la producción y comercialización, plazos de entrega demorados, mala calidad del producto y del servicio, fealdad del artículo, desequilibrio en la oferta de tallas, etc.

También cuentan que, por la falta de tinta negra, por ejemplo, con los zapatos de este color emplean tinta carmelita, tienen dificultades con las tijeras y cuchillas para el corte y remate, carecen de cintas métricas; así como indican que los accesorios y herramientas de los zapateros son de muy mala calidad.

Lo más indignante de estas contradicciones y mentiras ofrecidas al pueblo, en dos artículos en un espacio de tiempo de casi un mes, es que el autor de sendas historias fue el mismo, el periodista Julio Martínez Molina, el que incluso visitó Cienfuegos con los dirigentes nacionales y publica una foto del Laboratorio de Ortopedia Técnica que en el primer artículo no había cumplido su plan del año 2017 y en el segundo lo sobrecumplió. Es una muestra de la falta de ética que tienen los profesionales del periodismo que están adscritos al régimen

Así vive el cubano de hoy. Se tiene que llenar de la cantidad de producciones agrícolas que aparecen noche a noche en el Noticiero Nacional de Televisión, esperanzarse con la solución de problemas “dentro de tres meses”; pero cuando llega la fecha se olvidaron que lo habían dicho y conformarse, porque así lo ha querido, con recibir noticias falsas.

La moraleja de esta información es que algunas personas cuando piensan en Cuba y las dificultades que tenemos los que aquí vivimos, se proyectan hacia los grandes problemas sociales: vivienda, transporte, medicinas, alimentos, etc., pero hay grupos dentro de nuestra sociedad que pasan por insuficiencias que afectan su calidad de vida porque las anomalías que padecen, en algunas ocasiones de forma congénita, no pueden solucionarse a corto plazo, sin dudas debido a que no existe la voluntad política para ello.