Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

El viajero cubano

Yonas Bulnes Varona, en Primavera Digital

Playa, La Habana.- Mucho se ha hablado y abordado el tema de la emigración cubana y sus causas. Resulta que como todos los cubanos saben más allá de análisis profundos, detalles, pros y contras, la esencia del asunto es siempre la precaria situación en que vive el cubano, no solo difícil de erradicar, sino que no aparece la forma de cambiar al sistema y las malas condiciones que este genera. Muchos tratan de emigrar al primer país que encuentran, bajo cualquier condición y sin importar que se trate de un país del primero, segundo o tercer mundo.

Resulta que hoy existe una nueva categoría, producto de esos cambios que supuestamente ha hecho el gobierno cubano, para al menos en apariencia hacer ver que respeta el derecho ciudadano a viajar libremente, cosa que fue en su momento arbitrariamente prohibida. Ahora la nueva categoría es el ‘viajero cubano’. Analicemos de forma rápida y general bajo qué condiciones se mueve este ‘viajero cubano’.

Primero, señalemos que esta nueva figura no puede darse el lujo de viajar en calidad de turista a ningún lugar. Su economía y su diaria realidad, no se lo permiten. Es así, aunque ese tipo de visado sea el de uso más común por cubanos, para viajar a los países que requieren visado. El ‘viajero cubano’, va y regresa con mercancías que tratará de vender para mejorar su economía.

Existen detalles y cosas que solo suceden al ‘viajero cubano’. Por ejemplo, existen algunos países libres de visado que están en el continente, incluso en la zona de Centro América y el Caribe, separados de Cuba solo por pocos kilómetros, mirado en términos de aviación comercial y hacia los cuales las aerolíneas operadoras no son estadounidenses ni europeas. Bajo tales condiciones, el precio del pasaje está exageradamente elevado al punto de que a veces, el precio de uno de estos vuelos resulta equiparable al valor de un vuelo trasatlántico de más de mil y tantos kilómetros en temporada baja.

Otro asunto es que algunos entre los países que exigen visado además del abultado e inexplicable precio que paga solo el ‘viajero cubano’, se precisa mostrarla evidencia de una solvencia económica o fondo de seguro de no menos de $500USD, más el impuesto que cobra cada embajada solo por hacer el trámite de solicitud de visado y que no tiene reembolso si la solicitud es negada.

Cuando se analizan estos eventos que solo gravitan sobre el ‘viajero cubano’, surge la pregunta: ¿Hasta qué punto podría estar involucrado el gobierno cubano en el asunto? Gobierno que conoce y promueve todo esto y que de forma muy probable ha encontrado la forma encubierta de continuar la explotación del pueblo, promocionando al mismo mercado negro que de forma hipócrita dicen combatir. Lo más triste es que cobran estos impuestos y gravámenes mafiosos a un pueblo cuyo salario mínimo apenas llega a los $30USD mensuales.

Ha nacido una nueva categoría entre los cubanos, que aunque no sean tontos y si muy luchadores, todo lo que hacen es adaptarse a las condiciones impuestas, sin detenerse en un análisis sobre que está bien o que está mal.