Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

¿El socialismo cubano será próspero y miserable a la vez? (I)

Rogelio Travieso Pérez, en Primavera Digital

El Cerro, La Habana.- Desde hace algún tiempo; venimos escuchando un lema o consigna que proclama: Socialismo próspero y sostenible. Al respecto nos preguntamos: ¿Habrá sido prospera la vida de la mayoría de los cubanos, desde que fuera declarado en abril de 1961 el estado socialista en Cuba? ¿Ha sido y es próspera la vida de quienes estaban nacidos o de quienes murieron después de declarado el socialismo, los que nacieron después de esta declaración y otros, que continuaron con su llegada al mundo y en líneas generales, todos los que hemos permanecido dentro de Cuba, durante los últimos y muy difíciles 57 años?

Los cubanos mayoritariamente nos alimentamos mal desde el 19 de marzo de 1962, fecha en que comenzó el racionamiento de alimentos.

¿Fue próspera la vida de todos aquellos jóvenes que fueron enviados a las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP) por ser apáticos al proceso revolucionario, por ser religiosos o por sus preferencias sexuales?

¿Pudo continuar siendo próspera la vida de las personas a quienes les fueran confiscados los 55,600 negocios privados durante la Ofensiva Revolucionaria de marzo de 1968?

¿Fue próspero el latifundio estatal de las llamadas granjas del pueblo, con sus variados cruces ganaderos para obtener más carne y leche, los planes de café, cítricos, plátanos, arroz, planes porcinos, avícolas y demás empeños en aquellas instalaciones?

¿Cómo es posible que se proclame la prosperidad de un país, enclavado en un archipiélago en que sus habitantes carecen de la posibilidad de comer pescados y mariscos?

¿Qué ha quedado de aquellos comercios privados y fábricas eficientes, de las carreteras, calles y aceras en buen estado, que existieron antes de 1959?

¿Hasta dónde llegará el déficit de viviendas y el estado deprimente en el fondo habitacional cubano?

¿Hasta cuándo mantendrán la crisis generalizada del transporte que existe desde que este fue estatizado?

¿Dejó prosperidad, aquel esfuerzo desmedido en 1969 y 1970 en aras de una zafra de 10 millones de toneladas de azúcar?

¿Acaso representa prosperidad el adoctrinamiento de educandos, que sin el consentimiento de sus padres; son obligados a pertenecer a la Unión de Pioneros de Cuba (UPC) y repetir lemas obligatorios como: ‘Pioneros por el comunismo, seremos como el Che’?

¿Acaso se desconoce que el comunismo costó a la humanidad entre 80 y 100 millones de muertos?

Con adoctrinamientos obligatorios, ¿podrá lograrse prosperidad con hombres y mujeres forzados a ser simuladores?

¿Qué prosperidad proporcionaron las secundarias básicas y preuniversitarios en el campo, donde los padres perdimos el control sobre nuestros hijos?

¿Podrá ser próspera una sociedad, donde la ideología se impone al talento al proclamar “La Universidad es para los revolucionarios”?

Los años transcurridos han demostrado que para el régimen, la prosperidad de los cubanos nunca fue ni es lo fundamental.

En la Organización de Estados Americanos (OEA), el 29 de julio de 1975, Estados Unidos y 15 gobiernos de nuestro hemisferio votaron a favor de terminar las sanciones contra el régimen cubano.

Posterior al levantamiento de las sanciones de la OEA, el Secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger inició los contactos entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos. Eventualmente, Estados Unidos modificó su embargo comercial que impedía a subsidiaras norteamericanas en terceros países comerciar con Cuba.

El 12 de octubre de 1975, tropas cubanas fueron enviadas a Angola en apoyo al Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA). Debido a esta intervención en Angola, fueron interrumpidas las gestiones de acercamiento que iniciara Kissinger.

El 5 de junio de 1958, Fidel Castro, en una carta a su secretaria Celia Sánchez, se había comprometido a que terminada la lucha contra el régimen de Batista, comenzaría para él, “una lucha más larga contra los americanos”.

Durante la administración de Barak Obama, existió un acercamiento, que tampoco fructificó, debido a la intransigencia del régimen castrista, negado a proporcionar libertades políticas, económicas y sociales a los cubanos.

En vez de prosperidad para los cubanos, hubo miles de muertos, heridos y mutilados por la intromisión en guerras ajenas, en todos los casos, para beneficio de corruptos regímenes como los de Mengistu Haile Marian, José Eduardo Dos Santos y otros de ese corte.

Para la prosperidad de Cuba, ¿sirvió de algo tanta sangre derramada y sacrificios?