Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

El nuevo ejército de mendigos

Jorge Bello Domínguez, en Primavera Digital

Güira de Melena, Artemisa.- Han pasado casi sesenta años desde que el extinto dictador Fidel Castro declarara -de manera pública- en uno de sus innumerables, maratónicos e interminables discursos que: “…en la naciente revolución cubana no habría cabida para la indigencia social y que a todo cubano la revolución le daría la atención social necesaria que terminaría con esa plaga social y desinfectaría las calles de vagabundos y mendigos”.

Esa proyección manifestada por el difunto autócrata, ha resultado uno más de los incontables fiascos que a lo largo de varios decenios ha venido cosechando el desastroso modelo socialista, impuesto a los cubanos. Hoy, un ejército de mendigos inunda los parques, avenidas y portales a lo largo y ancho del verde archipiélago cubano.

Es habitual transitar por las calles de cualquier municipio o ciudad del país y encontrar a una persona que antes formó parte de la sociedad como un profesional, ya sea en el área de la salud, deporte, educación, construcción civil o un ex militar y veterano de las guerras en suelo africano, que duerme en un parque, portal o estación de ómnibus.

Hay que decir que estos casos, no solo se limitan a las transitadas y concurridas principales arterias de la capital como son Belascoaín, Infanta, Galiano y Prado. Ahora, a ese nutrido y creciente ejército de benéficos, se les puede apreciar lo mismo en la calzada de Santa Catalina que en la estación de ómnibus de Santiago de las Vegas e incluso, en lugares tan concurridos como el céntrico Centro Comercial de 3ª y 70, ubicado en el reparto habanero para extranjeros y diplomáticos, nombrado Miramar. Esto solo por citar algunos ejemplos. En todos los casos prima el mismo común denominador, derivado de la miseria existente y la “desidia gubernamental”.

Ante esta calamitosa situación, el régimen y sus instituciones para la asistencia social, han optado por actuar de manera exacta a lo que hizo su difunto “Comandante en Jefe” y en vez de dar amparo y cuidados a este grupo etario, –como había prometido y no cumplido- cada cierto tiempo realiza con la colaboración de agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), operativos de limpieza en las calles. Solo que en vez de recoger desechos sólidos, lo que recolectan son personas convertidas por obra y gracia de la “Revolución”, en desechos humanos, los cuales, una vez arrancados de la calle -en muchas ocasiones de forma violenta- son conducidos a centros de reclusión para vagabundos y que cínicamente nombran “Centros Provinciales de Atención Social”.

Uno de estos siniestros reclusorios para marginados se encuentra ubicado en las afueras del reparto las Guásimas en el capitalino municipio Cerro. Allí, según refieren personas que no son ajenas al lugar, la corrupción administrativa sobrepasa las expectativas y la atención a los “inquilinos” es deplorable.

Otros, han manifestado preferir estar presos en el Combinado del Este –reclusorio de máxima seguridad a las afueras de la Habana- que estar internado en el supuesto centro de atención social Las Guásimas, por las crueldades que allí se viven.

A pesar de que el régimen nunca ha hecho públicas las cifras oficiales de mendigos existentes en cada una de las provincias, se estima que estos están en la cuenta de miles en todo el país. Un dato contraproducente para ofrecer, considerando lo que por años han proyectado a la comunidad internacional los oficiales medios de comunicación, que por años, han utilizado el discurso de la nomen”k”latura para insistir en exportar la idea de que en Cuba no existen los desamparados. Convirtiendo esas afirmaciones es una de las tantas falacias que contrastan con la realidad en la que viven miles de ciudadanos comunes en la isla, que conformar una hueste sin uniformes, pero con hambre y harapienta. Con el único objetivo de sobrevivir a la cruda realidad que enfrentan, en un sistema que juró por sobre todas las cosas, -hace sesenta años- erradicar ese flagelo.