Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

¿EL MODELO CUBANO SERVIRÁ COMO EJEMPLO
DEL MUNDO MEJOR POSIBLE QUE PROCLAMAN?
 

Rogelio Travieso Pérez, en Primavera Digital

Cerro, la Habana.- Antes del triunfo revolucionario, Cuba no sería el país más próspero y mejor del mundo, pero no éramos de los peores, como sucede actualmente.

Ahí están las cifras de la época que pueden demostrarlo.

Antes de 1959, antes de que nos impusieran este sistema socialista sin alternancia en el poder y sin derechos, el estado cubano nunca pudo ser totalitario. Existían los poderes ejecutivo, legislativo y judicial; la prensa no era oficialista y por lo general, no se plegaba a dictaduras o gobiernos corruptos.

No éramos un país con grandes recursos naturales, pero los cubanos éramos personas honestas, trabajadoras y sin dudas emprendedoras. Como lo son hoy muchos de los más de dos millones de cubanos que se marcharon del país, y que con sus remesas ayudan a subsistir a los familiares que quedaron en Cuba.

Antes de 1959, todo no era color de rosas. Pero se había logrado, con la Constitución de 1940, condiciones de respeto hacia los trabajadores y la ciudadanía en general.

En Cuba se establecían personas de casi todo el mundo. Lamentablemente, después de 1959 han sido muchos los que se han marchado y otros quisieran hacerlo también. Y a casi nadie en el mundo se le ocurriría establecerse en Cuba.

Una pregunta apabullante y que inspira miedo: ¿Cuántas prisiones existían en Cuba antes y cuántas existen en la actualidad?

La Constitución de 1940 garantizaba los partidos políticos, las elecciones libres, el derecho a huelgas y manifestaciones, la existencia de la sociedad civil, etc. La Constitución vigente niega todo eso.

En salarios, a nivel mundial Cuba ocupaba el octavo lugar, con 6 dólares o pesos cubanos como promedio diario en el sector industrial.

Actualmente, el gobierno arrebata parte del salario a los trabajadores con la complicidad del Partido Comunista, los sindicatos oficialistas de la CTC, la Organización Internacional del Trabajo y los inversionistas extranjeros.

Hipócritamente, los mandantes, apoyándose en el Capitalismo que supuestamente detestan, quieren dar oxígeno a un socialismo en terapia intensiva que no tiene salvación, que no admite cura ni reformas.

En el último año antes del triunfo revolucionario Cuba importaba de Gran Bretaña 74%, Estados Unidos 71%, Canadá 68.5 % y Suiza 64%.

En lo que respecta al consumo de calorías, Cuba ocupaba el tercer lugar en América Latina. En consumo de carne en Latinoamérica ocupábamos el tercer lugar, solo superado por Argentina y Uruguay. En consumo de pescado fresco, Cuba ocupaba el primer lugar, seguida por Estados Unidos.

En Cuba, desde hace 55 años los principales alimentos están racionados. Desde hace más de veinte años, que los cubanos de a pie legalmente no tienen posibilidad de comer carne de res. Y estamos rodeados de mar, pero no comemos pescado y ofertan un miserable poquito de pollo en sustitución del pescado, una vez al mes.

Aunque existía una desatención palpable e injusticias en nuestros campos, en los finales de los años cincuenta en cuanto a índices de mortalidad infantil estábamos en primer lugar en Latinoamérica.

En Cuba existían más profesionales de la medicina que en países como Francia, Holanda e Inglaterra.

En número de habitantes por automóvil, Cuba ocupaba el tercer lugar en América. Pero desde el mismo triunfo de la revolución, los gobernantes se empeñaron en que los cubanos de a pie, no tuvieran automóviles, que serían solo para la nomenclatura, sus familiares y algunos que otros privilegiados.

Hoy la inmensa mayoría de los autos que no son de la cúpula y que aun transitan por las calles cubanas, es gracias a la inventiva de los dueños de almendrones, autos que datan de los años 40 y 50 y que al régimen no le ha faltado deseos de eliminar.

El régimen castrista ha provocado la ruptura de las familias, los enfrentamientos de unos cubanos contra otros, muertes, prisiones, exilio.

El colectivismo ha destruido la iniciativa y la creatividad individual, lo que ha provocado la imposibilidad de las aspiraciones a una vida mejor.

Los cubanos no tienen derecho a atesorar riquezas y propiedades. Quienes decidieron que seamos eternamente pobres, ¿llevan la misma vida miserable que los cubanos de a pie?

Cuba padece una gran pobreza y está endeudada con creces. ¿En que fueron utilizados esos montos millonarios de las deudas?

¿Ya se olvidó que el régimen vigilaba y discriminaba a quienes tenían contacto con familiares o amigos en el extranjero? ¿Se olvidaron los mítines de repudio contra quienes en 1980 se marcharon del país o quisieron hacerlo? ¿Los cuestionarios cuéntame tu vida preguntando si usted tenía relaciones con familiares en el extranjero?

En Cuba los CDR vigilan a los vecinos y se necesita un aval favorable de los comunistas del barrio para conseguir un empleo.

¡Por favor, señores, es demasiado! La generación de nuestros padres la liquidaron. La nuestra, la de los nacidos en las décadas del 40 y 50, está casi liquidada. La de nuestros hijos y nietos, si no se han marchado, también la liquidarán: va por ese camino.

Este es un sistema que va contra la naturaleza humana.

Con la designación a dedo de Dámasa García Santiago al frente de la Comisión Electoral Nacional, ¿cambiara el excluyente sistema electoral?

¿El modelo cubano servirá como ejemplo para ese mundo mejor posible del que hablan?