Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

El derecho a saber, a conocer, lo que ocultan nuestros políticos

Eduardo Martínez Rodríguez, en Primavera Digital

El Cerro, La Habana.- Lo que ha saltado a la vista de la enorme campaña publicitaria nacional cubana para que la votación el día 24 de febrero sea por el Sí, es lo que no se dice.

Es obvio que la campaña enfatice en todas las reales y cticias mejoras de esta nueva Carta Magna con relación a la de 1976, pero en ningún momento en ninguna parte, ningún experto o politicón aduce las omisiones y carencias con respecto a lo que esperan los cubanos y el mundo entero.

Vamos a ser honestos, algo de lo que tanto se precian los chovinistas predicantes políticos cubanos y que no son, ¿pues por qué ocultan cosas que todo el mundo conoce?

Los redactores de la nueva Constitución (Partido Comunista) eliminan a la fuerza derechos que son comunes en la mayor parte del planeta y que son conculcados en naciones con regímenes similares al nuestro, que no permiten discrepancias ni disidencias pues en realidad son débiles, cuando aparentan fuerza.

¿Por qué se suspende desde 1976 sin explicaciones de ninguna clase, el derecho a la huelga y a las protestas callejeras autorizadas, cuando esto fue un logro con un altísimo costo para la clase obrera?

¿Por qué la nueva Carta no refrenda los derechos a la existencia de asociaciones independientes como los sindicatos no financiados por el gobierno, al derecho a expresarse libremente sin consecuencias, al derecho de publicación, de acceso a los medios, de fundar medios independientes y un gran etc.?

Se prohíbe todo tipo de discriminación, menos la política de la cual ni se habla.

La propiedad privada y la riqueza personal autorizada retornan pero con restricciones.

¿Por qué esos expertos y especialistas que tantas horas en el aire han dedicado a explicar los vericuetos amables de esta nueva Carta Magna, no gastan un poco de tiempo en dilucidar y hacer entendible a los cubanos, las razones de lo que falta en este documento?

Al final parece sospechoso para cualquier analista y la inmensa mayoría dentro de la isla, sabe de qué hablamos. Lo comentan en los pasillos y en todas partes, a título privado. Lo saben los expertos y los politicones, pero prefieren callar.

¿Por qué? Pues explicar y llamar la atención sobre los problemas y carencias de esta nueva Carta Magna, solo traería más luz sobre la forma aviesa y retorcida como se trata de controlar a los cubanos, engañándoles y mintiéndoles, por omisión y complicidad.

La estrategia del Partido es callar lo que no les conviene y así pretenden nadie se entere, pero a esta altura de la historia, ya la vida no es así pues existen y nos llegan muchas formas de cómo informarnos apropiadamente.

Basta con ingresar en Internet incluso a través del restrictivo Nauta cubano, para uno saciar la necesidad de informaciones reales o no, pero libres y no controladas por ningún partido o régimen político.

Ni siquiera en programas televisivos o radiales ponen al aire las llamadas de ciudadanos con preguntas incómodas y nunca hacen referencia a esa parte de la población que no está para nada de acuerdo sobre cómo manejan estos asuntos de la información nacional y en total, la vida diaria en la isla.

Ignorar la discrepancia, la disidencia, no las hará desaparecer y al final aparecen como tontos cuando pretenden tomar como tontos a quienes escuchan o presencian dentro de fronteras.

En el exterior, están claras todas las manipulaciones y artimañas ilegales e ilegítimas para conseguir malintencionados fines, desde el momento que pretenden engañar.

Nuestro gobierno hoy por hoy, peca de ingenuo cuando ensaya esconder la cabeza como el avestruz y no acepta que ya no estamos en tiempos de mentiras que no convencen a nadie. Ni siquiera a los muy mal informados, manipulados y mal educados cubanos politicones, quienes pretenden por la fuerza de sus posiciones oficiales, eliminar a quienes molestan a sus propósitos.

Qué bueno sería que alguien con el suficiente valor y patriotismo se parara en alguna tribuna televisada y comenzara a hablar de lo que nos falta en términos políticos, pues los económicos están más que claros a la vista de todos.

Alguien que explicara por ejemplo, por qué faltan tantas cosas en nuestra Constitución, que pudieron y debieron haberse incluido.