Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Donde nacimos, ¿los no socialistas subsistiremos como indocumentados?

Rogelio Travieso Pérez, en Primavera Digital

El Cerro, La Habana.- En la introducción al Proyecto de Constitución de la República se expresa: “Durante todo este tiempo se realizó un profundo estudio de nuestra historia y tradición constitucional, los procesos constitucionalistas desarrollados en América Latina en los últimos años y las experiencias derivadas de aquellos países que construyen el socialismo, así como textos constitucionales de otras naciones.”

Es algo bastante difícil de comprender. ¿En ese profundo estudio habrán considerado a los constituyentes independentistas en Guáimaro?

La elaboración de las constituciones de 1976 y de la actual han sido muy distintas de las de Guáimaro y la de 1940.

En Guáimaro existieron posiciones encontradas en lo concerniente al poder militar y el poder civil. Con anterioridad a la redacción de esa Constitución, aunque existían posiciones diferentes, nunca fue impuesto el poder militar sobre el poder civil, pero tampoco el poder civil sobre el militar.

El carácter irrevocable del socialismo y del papel del Partido Comunista de Cuba (PCC), como “fuerza dirigente superior de la Sociedad y el Estado”, fueron impuestos antes de redactarse este Proyecto de Constitución.

En Guáimaro, independientemente de posiciones y criterios diferentes, las posiciones autoritarias cedieron y prevaleció el interés por la libertad de la patria.

En el Proyecto de Constitución, como se puede constatar se persiste con el continuismo de un partido único excluyente y el carácter irrevocable de un socialismo totalitario fracasado. Se trata de la imposición de que un único partido rija los destinos de una nación, cuando deberíamos decidir todos sus hijos y no una casta minoritaria.

En el Buró Político de ese único partido, varios de sus máximos dirigente son militares y su primer secretario es el General de Ejército Raúl Castro Ruz. Entonces, ¿los cubanos viven en democracia o bajo una dictadura castrense?

Los redactores, la comisión designada y diputados que aprobaron el presente Proyecto de Constitución, ¿tendrán algún parecido en la diversidad de las ideas con aquellos que integraron la Asamblea Constituyente de 1940?

¿A qué constituciones socialistas en América se refieren en la introducción al análisis del Proyecto de Constitución? ¿Será a la impuesta en Venezuela con mecanismos fraudulentos y comisiones electorales que responden al ejecutivo y otros integrantes del grupo adueñado del poder? ¿O es que fueron estudiadas constituciones como las de la Revolución Ciudadana del charlatán Rafael Correa, a quien el pueblo ecuatoriano le entró a huevazos? ¿O a la de Evo Morales, que vive aferrado al poder aunque los bolivianos le hayan demostrado que no quieren que su mandato sea de por vida?

Después de concluir las llamadas consultas populares, que con los mecanismos existentes en nuestro país, muy poco podrán modificar o cambiar, el referendo concluirá con un gran porcentaje de aprobación, como es de esperar.

¿En qué situación quedaría la vida de quienes no son socialistas? ¿Quedaremos como marginados, o como si fuéramos indocumentados en el país que nacimos?

Cuando una persona da lectura al preámbulo y los 286 artículos de la Constitución de 1940 y hace lo mismo con el preámbulo y los 224 artículos de este nuevo y poco democrático proyecto, piensa, medita y se pregunta: ¿Acaso tienen parecido estos dos documentos totalmente diferentes en el respeto a los derechos de los cubanos todos, sin exclusiones de ningún tipo?

Las máximas instancias del poder así lo decidieron: es más importante el matrimonio entre personas de un mismo sexo, que los derechos políticos económicos y sociales de la mayoría de los demás cubanos.

Una brava más y serán garantizados los resultados que aspiran quienes deciden por todos.

El socialismo cubano continuará sin respetar el derecho natural de los que no son socialistas. Pero tampoco respetará el derecho al respeto soberano de los cubanos todos.