Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

¡Cuba es de todos! ( I I )

Rogelio Travieso Pérez, en Primavera Digital

El Cerro, la Habana.- En los últimos tiempos el calificativo de genuino; las autoridades y medios oficialistas, lo utilizan con frecuencia. Ocurrió con las llamadas elecciones celebradas recientemente. Ahora lo emplean también con la Sociedad Civil oficialista.

El régimen cubano siempre se ha comportado con altivez.

Los delegados al Segundo Foro de la Sociedad Civil que el régimen considera legítima y genuina, aseguraron que aunque Cuba no sea una sociedad perfecta, tiene muchos éxitos que mostrar en la Cumbre de las Américas en Lima, Perú, y advirtieron que no compartirá espacios con “mercenarios”.

¿Cuáles son los logros que mostraran? ¿”Los niveles académicos logrados”, la atención médica hospitalaria gratuita?

No es mi intención negar los avances en escolaridad y salud en comparación con lo que existía antes de 1959. Pero sobre estos dos logros, cabría preguntar: ¿A qué costo? Grandes sacrificios, peligros, penurias, exclusión, división de las familias, salarios miserables, alimentación racionada, colas agobiantes, carencia de transportes, desilusión, falta de esperanzas, violación de los derechos fundamentales, la discriminación que sufren los que no profesan las doctrinas de la revolución…

El nivel de enseñanza y calidad de la educación antes de 1959 era muy superior al existente en la actualidad.

El nivel de atención médica de las Clínicas Mutualistas privadas, a precios módicos, era superior en calidad y eficiencia a los servicios que se prestan en el presente.

Tampoco puedo dejar de mencionar la crítica situación existente con la falta de medicamentos.

La delegación cubana, con altivez repugnante, dice que no compartirán espacios con “grupos mercenarios”.

Patria es donde se nace, y ningún gobernante, partido o estado tiene autoridad para excluir a alguno de los nacidos en ella. Cuba, por derecho natural, pertenece a todos los cubanos.

¿Cuándo esa que llaman “genuina Sociedad Civil” ha hecho algún reclamo a la dictadura de partido único?

Siendo Cuba, un país pequeño y de escasos recursos, en vez de haberse dedicado a hacer guerras y exportar la revolución, el gobierno debería haber dedicado recursos y esfuerzos para garantizar una vida mejor para el pueblo.

¿Qué sentido puede tener una sociedad civil incapaz de actuar como contrapeso a los voluntarismos autoritarios, los abusos de poder, la corrupción y las injusticias de quienes ejercen el poder?

En estos más de 59 años, ¿cuándo alguno de los luchadores contra el régimen se involucró en los asuntos internos de otros países de nuestro hemisferio y del mundo?

En cambio, el régimen castrista fundó en 1966 la Organización de Solidaridad Latinoamericana (OLAS), cuyo propósito principal fue apoyar a los movimientos revolucionarios armados.

Cuando tres cubanos que trataban de infiltrarse en Venezuela, fueron capturados por las fuerzas gubernamentales de ese país, en respuesta, el régimen cubano declaró el 18 de mayo de 1967: “Cuba presta y seguirá prestando ayuda a todos aquellos que luchan contra el imperialismo en cualquier parte del mundo.”

En 1973, 500 cubanos manejaron tanques de fabricación soviética, durante la guerra entre Siria e Israel. Aquellos tanquistas cubanos sirvieron al imperio soviético.

Esa que catalogan de “legítima y genuina sociedad civil cubana” Debiera retroceder en el tiempo y sin apasionamientos, pensar y analizar.

El 5 de junio próximo se cumplirán sesenta años de que Fidel Castro escribiera la carta a su secretaria Celia Sánchez donde afirmó que una vez terminada la guerra contra el régimen de Batista, comenzaría una guerra mucho más larga y grande, “la guerra que echaría contra los americanos”.

Lamentablemente, esa guerra no fue solo la de Fidel Castro, sino una guerra en la que todos los cubanos fuimos involucrados.

Antes de concluir pregunto: ¿En estos más de 59 años, si en Cuba hubiera existido una verdadera sociedad civil, esa Sociedad Civil habría tolerado y permitido esa guerra, y la intromisión en guerras en distintos países del mundo?

Que dejen la altivez y la exclusión. ¡Cuba no es de ellos! ¡Cuba es de todos!