Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Él no es mi presidente

Rogelio Travieso Pérez, en Primavera Digital

El Cerro, la Habana.- Cuando retrocedemos en nuestra historia, poco más de 65 años, nos percatamos, que los años vividos, han estado cargados de compromisos incumplidos, ideales frustrados y una continua aplicación de métodos y manipulaciones, todo ello con el objetivo, de que unos consigan garantizar el poder de por vida.

¿Qué sucedió en Cuba, que el poder ha sido ejercido, solo por unos pocos? De los compromisos a los hechos, lamentablemente ha existido y existe un largo trecho.

En el Manifiesto de los complotados del Moncada a la Nación, en su parte más importante dice: La revolución declara su respeto absoluto y reverente por la Constitución de 1940. Su restablecimiento de acuerdo a ese compromiso con los mártires y el pueblo, ha sido y continúa siendo incumplido.

Frente al 10 de marzo el 26 de julio.

¿Acaso ha sido cumplido como consta en alguna parte este llamamiento? Cito: “El Movimiento 26 De Julio es la esperanza de redención para la clase obrera cubana, a la que nada puede ofrecerle las camarillas políticas; es la esperanza de tierra para los campesinos que viven como parias en la patria que libertaron sus abuelos; es la esperanza de regreso para los emigrados que tuvieron que marcharse de su tierra porque no podían trabajar ni vivir en ella; es la esperanza de pan para los hambrientos y de justicia para los olvidados”. ¿Este compromiso de redención ha sido cumplido?

A continuación ejemplos que demuestran los incumplimientos.

¿En estos casi 60 años que ha tenido y tiene la clase obrera cubana? La Central de Trabajadores Cubanos (CTC) y sus sindicatos, son serviles obedientes del PCC. Se imponen salarios de miseria y un costo de la vida, muy lejos del alcance de los trabajadores y familias.

Latifundios y empresas estatales han demostrado sus fracasos y han generado gran incapacidad que limita que se garantice el bienestar y la alimentación debida al pueblo cubano por más de 58 años.

Los emigrados. Muchos de los que regresaron, se marcharon nuevamente. Los que no pensaron emigrar antes de 1959, han emigrado y otro número que asciende a cifras alarmantes nunca antes vista, han emigrado y otros, muchos más quisieran hacerlo. Los derechos políticos, económicos y sociales han sido y son violados constitucionalmente.

¿Se cumplió con los hambrientos? ¿Acaso no existe hambre y muchas necesidades diseminadas por toda Cuba? Se vive en un país dividido por mandamases; que se hacen llamar, ‘revolucionarios, socialistas y comunistas’.

El 8 de enero de 1959 Fidel Castro Ruz, en su discurso en la antigua fortaleza militar de Columbia expresó y cito: “Yo les voy a hacer una pregunta: ¿Armas para qué? ¿Para luchar contra quién?, ¿Contra el Gobierno Revolucionario que tiene el apoyo de todo el pueblo? ¿Es acaso lo mismo, el magistrado Urrutia gobernando la república que Batista? ¿Hay dictadura aquí? ¿Van a pelear contra un gobierno libre, que respeta los derechos del pueblo? Cuando todos los derechos del ciudadano han sido restablecidos, cuando se va a convocar a unas elecciones en el más breve plazo de tiempo posible”.

El 1ro de mayo de 1961, fueron eliminadas las elecciones libres en Cuba. Transcurridos diecisiete años (1959-1976) y consolidado el poder totalitario, fue llevada a referendo una Constitución elaborada por una comisión designada por el PCC. Esta comisión y no una Asamblea Constituyente, fue la encargada, sin existir pluralidad en el sentir de todas las ideas de la nación. En 1976. Fidel Castro expresó y cito: “Hay división de funciones, pero no hay división de poderes. El poder es uno, el del pueblo trabajador que se ejerce a través de la Asamblea Nacional y de los organismos del Estado que de ella dependen”.

Citando a J. Rousseau en una de las partes del derecho político se señala y cito: “Decir que un hombre se da gratuitamente, es decir una cosa absurda e inconcebible. Un acto tal es ilegitimo y nulo por el solo motivo de que quien lo realiza no está en su razón”.

Decir de un pueblo esto mismo, es suponer un pueblo de locos y la locura no crea derecho. Como lo que soy. Un ser humano nacido en esta tierra cubana y que hasta este momento no me he considerado, ni me considero loco. No refrendé la excluyente Constitución de 1976, ni tampoco refrendaré el llamado proyecto actual de Constitución.

Al no existir división de los poderes públicos y por ende, no ser independientes las comisiones electorales, los resultados que se informen sobre el referendo en febrero del próximo año, no serán creíbles como no lo fue la Constitución de 1976 o cualquier otro evento eleccionario o consulta popular.

Por todo lo expuesto y afirmado en el ejercicio de mis derechos de cubano. Muy cansado ya de los incumplimientos de promesas e ideales frustrados. Así como víctimas de manipulaciones constantes en que solo somos tomados en cuenta para sacrificios y carencias de todo tipo. Expreso que Miguel Díaz-Canel, no ha sido electo por el voto mayoritario del pueblo. Entonces, no lo considero mi presidente. Tampoco reconozco al PCC, como soberano. Según el enunciado del artículo 5, el PCC, está por encima de la Constitución. Entonces, considero inaceptable, que el carácter socialista sea irrevocable. No debe así condenarse a las presentes y futuras generaciones.