Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

¿Álvaro López Miera como sustituto en el poder?

Detalles para despejar los secretos de Estado en Cuba

Orlando Freire Santana, en Cubanet

LA HABANA.- En sociedades cerradas como la cubana es preciso estar al tanto de ciertos detalles de la vida cotidiana si pretendemos desentrañar determinadas nebulosas que clasifican como secretos de Estado. Y una de esas zonas donde impera la incertidumbre está relacionada con la posición real que ocupa cada dirigente en la cúpula del poder. Un asunto que por estos días adquiere importancia al acercarse el momento en que deben de producirse algunos cambios en la jefatura del Estado.

El recibimiento en el aeropuerto a Raúl Castro cada vez que el gobernante regresa a la isla luego de un viaje al exterior, parece ser uno de esos detalles que den luz al respecto. Porque al General-Presidente no puede ir a recibirlo cualquiera. Todo hace indicar que se trata de un acto oficial donde está presente el más estricto protocolo.

Una vez que el menor de los Castro ascendió a la primera posición de la nomenclatura, sus recibidores en la terminal aérea eran, invariablemente, José Ramón Machado Ventura y el general Abelardo Colomé Ibarra (Furry). Machadito hacía gala de su condición de Segundo Secretario del Partido Comunista; y en cuanto a Furry, semejante distinción lo catapultaba ante la opinión pública como la tercera figura del aparato de poder.

Tras la renuncia de Furry a todos sus cargos y responsabilidades, Machadito acudía en solitario a recibir a su jefe. Así sucedió hasta que, para sorpresa de muchos, el Segundo Secretario no estuvo solo en el aeropuerto cuando Raúl Castro regresaba de Venezuela después de participar en la reciente cumbre del ALBA. Allí también estaba el general de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera, viceministro primero y jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas.

¿Habrá sido un episodio coyuntural, propiciado por la casualidad, y que no haya tomado en cuenta el carácter protocolar con que siempre se ha investido el recibimiento de Raúl? O por el contrario, ¿constituye una señal la presencia de López Miera en el aeropuerto? …

Nadie sabe con certeza. Mas, de momento, y a aquellos que apuestan por la promoción de un militar a la presidencia del Consejo de Estado el próximo mes de abril -una más entre las múltiples conjeturas que se manejan-, podríamos expresarles que López Miera parece contar con las mejores opciones.

Con sus 74 años es el menos longevo entre todos los Generales de Cuerpo de Ejército. Pues Leopoldo Cintra Frías tiene 76, Ramón Espinosa Martín tiene 78, y Joaquín Quintas Solá cuenta con 79.

Por otra parte, y a diferencia de Polito y Espinosa Martín, formó parte del II Frente Frank País, que dirigía el propio Raúl Castro. Y ya sabemos cómo, durante todos estos años, el General-Presidente ha preferido promover a los que combatieron bajo su mando.

López Miera es graduado de la Academia del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de la antigua Unión Soviética. Una condición que no aparece en la síntesis biográfica de Joaquín Quintas Solá -el otro que perteneció al II Frente Frank País- publicada por el periódico Granma con motivo de las elecciones a diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Y por si fuera poco, fue el único que recibió un juicio de valor en las referidas síntesis biográficas: “Cumplió misión internacionalista en Angola en dos ocasiones y en Etiopía, en ellas destacó por su valentía y astucia en numerosas acciones combativas, así como por sus excelentes cualidades como jefe”.