Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

 

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

¿Y qué hay con la resistencia no inteligente?

Luis Cino Álvarez, Primavera Digital

Arroyo Naranjo, La Habana.- No dudo que a la Seguridad del Estado le haya dado últimamente por incrementar la fabricación de una disidencia light. No es algo nuevo. El fenómeno es casi tan viejo como la disidencia –u oposición, que no quiero entrar en careo de términos- que pudiéramos llamar heavy. Sólo que ahora es mayor la urgencia del régimen por confundir y dividir para ganar tiempo a su sobrevida. Y parece que lo han conseguido, porque últimamente, con tantos que disienten y se oponen, cada cual a su modo y según se le ocurra, ya apenas se sabe quién es quién.

Supongo que con tantos problemas de todo tipo que sabemos no se van a resolver con parches y remiendos económicos, y con tanto abuso e injusticia contra la población, además de las fábricas administradas por la policía política a que se refiere Marta Beatriz Roque, también aparecerán multitud de disidentes hechos en fábricas por cuenta propia, en chinchales y hasta brotados por generación espontánea. Como los guajacones que con el primer aguacero aparecen en las charcas que estuvieron secas la mitad del año. Entre ellos, quién lo duda, habrá infiltrados, provocadores y chivatos. Pero no hay que exagerar y ponerse demasiado paranoicos. Con esos bueyes hemos arado hasta ahora. Y por eso no se logra nada, dirán muchos. No es así. A pesar de ellos, y de muchos otros que sin proponérselo, con sus intrigas y su afán de protagonismo, le hacen el juego a la policía política, se ha logrado bastante. Se ha logrado tanto, que hoy los que no se esconden para mostrar su desacuerdo con el régimen son tantos que no se sabe dónde está el polvo y dónde la paja.

En la oposición al régimen, de verdad o de mentiritas, todos caben. Incluso los replicantes. Entonces, ¿por qué la rebatiña? “Esta revolución es muy grande”, solían decir hace años (ya no) los incondicionales del castrismo. Y esta contrarrevolución también. Que alguien me desmienta luego de todo lo que hemos visto y resistido.

Ya que con tantas firmas, documentos y rencillas no podemos ponernos de acuerdo en cuanto a la unidad de la oposición, una meta tan inalcanzable como los planes económicos del gobierno que sólo se cumplen y hasta se sobrecumplen en el NTV, pudiéramos buscar el modo de complementarnos y dejarnos de codazos y zancadillas. Incluso pudimos ahorrarnos esa forma sofisticada, académica y posmoderna de meter el hombro y ya de paso, también meter el pie.

Ciertos académicos que parecen recién salir de una larga hibernación adoptan aires de saberlo todo en cuanto a disidencias y diversificaciones. Ahora descubrimos con sorpresa que los que llevábamos años en lo que creíamos era hacer oposición a la dictadura, en realidad sólo éramos pobres diletantes que lo único que conseguíamos, igual que el régimen, era enajenarnos el favor de la población, y quedar enredados en las mallas del pasado.

Vamos, que ante la resistencia inteligente de los académicos iluminados y los blogueros, raperos, tuiteros y organizadores de la gozadera en festivales rave dispuestos a penetrar en el futuro como Juan que se mata, con sus derechos y libertades plenamente asumidos, el resto de los disidentes debiéramos sentirnos como alcornoques dirigidos por momias analfabetas.

No es difícil imaginar cómo se sentirán los dirigentes históricos de la contrarrevolución. Vamos a dejarnos de prejuicios subliminales y a llamarlos así, total, si según los disidentes ilustrados es mucho lo que tienen en común con los caciques del socialismo real en su versión verde olivo. ¡Y todavía hay quien le reprocha a Marta Beatriz Roque que se ponga paranoica y hable de fábricas de disidentes!

Pero no quiero hablar por la dirigencia histórica. Dios me libre, no vayan a acusarme de quererlos suplantar. Los líderes opositores saben hablar y escribir y la mayoría lo hace muy bien…siempre que no se atraganten con los egos.

Molesta que algunos petulantes y oportunistas se quieran coger para ellos solos y a última hora el pensamiento contestatario. Como si por el lado heavy de la disidencia, nadie tuviera dos dedos de frente ni hubiera logrado colarse alguna vez en la universidad de los revolucionarios.

Ahora hablan de resistencia inteligente. Que los golpes y los años de cárcel los cojan otros. Preferiblemente los que no estudiaron filosofía y no viven en Miramar o Nuevo Vedado…

No es cuestión de martirologios y meritocracia, que de eso ya hemos tenido demasiado. Es sólo que quien no sabe respetar el sacrificio de los demás, por muy docto que sea su pensamiento, no merece respeto ni credibilidad.

Para ver si no me pongo aprensivo, necesito que me expliquen, entre otras cuestiones, por qué no debemos aspirar a la unidad de objetivos ni a lograr consenso alguno. Que hablen claro, que por acá nuestra ignorancia es proverbial. Ahora mismo estoy tentado a darle la razón a un amigo que dice que la llamada resistencia inteligente y la disidencia postmoderna y post-nacional, en el mejor de los casos, es pura metatranca. En el peor…ni se sabe.