.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Una exposición incompleta

Osmar Laffita, Primavera Digital

Capdevila, La Habana.- La prensa oficial reflejó la exposición de productos exportables de la provincia de Holguín que se celebró entre el 25 y el 29 de abril en el recinto ferial EXPOCUBA con el lema "Porque no hay hoy sin ayer".

Dicha muestra se expuso días antes del inicio de la Romería de Mayo, que se celebrará en la llamada Ciudad de los Parques.

Luego de tanta propaganda acerca de "las grandes potencialidades exportables existentes en el territorio holguinero", la muestra provocó una gran decepción a los escasos asistentes: pocas empresas estuvieron presentes en la exposición y el raquítico surtido que mostraron dejaba mucho que desear.

La administración del recinto ferial de EXPOCUBA destinó el pabellón central para la muestra, que fue tan pequeña que se perdía en el enorme espacio del local.

Con la excepción de los stands de la empresa de Bienes Culturales, Confecciones Yaramex, Lácteos Banes e Industrias Locales AVIL, que expusieron una muestra de sus producciones, el Poligráfico de Holguín, Embutidos Fradisa y el Ministerio de Turismo del territorio solo mostraron fotos y afiches.

Como algo fuera de lo común, hubo tres stands dedicados a los cuentapropistas: el primero, del productor de piezas de gomas para autos y la industria, Manuel Alonso Sánchez, cuyos productos se conocen por la marca "Gomas Monino", otro que mostraba álbumes y agendas hechos por el ingeniero Manuel Fiz, con la marca "Hechos a Mano", y el último, de un fabricante de vinos. Estos tres stands, contrarios a los de las empresas estatales, mostraban una amplia muestra de sus producciones.

De acuerdo a los que se pudo indagar con algunos expositores, realmente hubo malestar y disgusto entre todos ellos por lo pobre y desorganizada de la muestra. Se quejaron, entre otras cosas, de que hubo apresuramiento para venir para La Habana, que estuvieron ausentes los elemento culturales identificativos de Holguín, como la Loma de la Cruz, símbolos de la ciudad como el Hacha Aborigen, o fotos de Bariay, playa que se dice que fue la primera en que tocó tierra Cristóbal Colon a su llegada a la isla en su primer viaje.

Las plantas de níquel "Rene Ramos Latur", ubicada en Lengua de Pájaro, Nicaro, la "Ernesto Che Guevara" y la "Pedro Soto Alba", situadas en el municipio de Moa, no tenían stands que mostraran sus producciones. Algo incomprensible dado que el níkel en estos momentos ocupa el primer lugar en la exportación de bienes.

Quizás en esto haya influido "un secreto a voces" que era comentado por algunos de los expositores: la cárcel "Cuba Sí", ubicada a pocos kilómetros de la fábrica de Combinadas Cañeras, la desalojaron y en ella fueron recluidos más de 200 directivos, técnicos y obreros involucrados en los escandalosos hechos de corrupción cometidos en las tres plantas de níquel. Desde entonces a dicho presidio el pueblo holguinero lo bautizó como "Cuba Níkel"

No hubo stand de la industria conservera. Una de las mayores de Holguín, la fábrica Turquino, no estuvo representada. También brillaron por su ausencia la industria metal-mecánica, la fábrica de combinadas cañeras y de implementos agrícolas.

Tampoco hubo muestra de la industria azucarera, algo realmente incomprensible, porque en la zafra que está por terminar en Holguín molieron tres centrales, entre ellos el coloso "Urbano Noris".

El propósito inicial era hacer una amplia muestra ajustada a las reales potencialidades exportables de Holguín, que con sus 9 209,72 kilómetros cuadrados es la tercera provincia en extensión del país. Pero estas intenciones quedaron atrapadas en los tortuosos y poco claros manejos de la deficiente y esclerotizada burocracia, que se refugia en las diferentes instancias de la administración del Poder Popular de la provincia y las empresas supeditadas a las delegaciones de los ministerios radicadas en el territorio.

Los directivos de estas empresas, para dar un mínimo paso, tienen que esperar las órdenes "de arriba", por eso muchas no estuvieron representadas. Pero en esto la principal responsabilidad la tiene el Partido Comunista de la provincia, porque en Holguín no se mueve nada sin que su Secretario General, que es quien manda realmente en el territorio, dé el visto bueno.

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN