.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Un trimestre plagado de incumplimientos económicos

Osmar Laffita, Primavera Digital

Capdevila, La Habana.- A juzgar por lo poco que dio a conocer el periódico Granma en su edición del 18 de marzo sobre la primera reunión del Consejo de Ministros después que el general Raúl Castro fuera reelegido por la Asamblea Nacional, las señales no son alentadoras.

No se dice cuánto creció la economía en el trimestre, lo que hubiese podido dar una idea de cómo se comportará en el próximo. Dado que este indicador macroeconómico es determinante para conocer el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), se ignora si el 3,7% fijado para el presente año realmente se pueda cumplir.

No se hace ninguna mención a la zafra azucarera que comenzó en noviembre del pasado año. El Grupo Empresarial AZCUBA anuncio que de los 56 centrales que quedan en activo, 50 ya deben estar en plena faena de producir azúcar y derivados. Teniendo en cuenta la disponibilidad de caña, los rendimiento de toneladas promedio por hectáreas de la gramínea, la calidad de la reparaciones y la entrada a tiempo a la zafra de la mayoría de los centrales, AZCUBA anunció tentativamente en febrero que la producción de azúcar de la presente zafra puede llegar a las 1,7 millones de tonelada, 300 000 por encima de la zafra del pasado año. Pero sobre esto, el periódico parece que no estaba autorizado a informar.

Otro aspecto al que el periódico Granma no hizo ninguna referencia es a las enormes asignaciones de dólares destinados a las importaciones de alimentos, gran parte de los cuales se pueden producir en Cuba.

Se guarda silencio sobre cuáles han sido los estimados de la producción agrícola del trimestre que está por concluir y de lo que ha representado en la sustitución de importaciones.

Tampoco se hace dice cuántas hectáreas de tierra están en explotación de las 1,5 millones entregadas en usufructo el pasado año.

De igual forma no se dice nada acerca de cómo se comporta la aplicación del nuevo reglamento general de 17 medidas a las 1 989 Unidades Básicas de Producción Cooperativas (UBPC) que son poseedoras del 20% de las tierras cultivables del país y cuyos resultados productivos el pasado año fueron realmente desastrosos.

Tampoco en la información de Granma aparece nada sobre el acopio y comercialización de los productos agrícolas. Las ventas minoristas de estos alimentos, tanto el pasado año como en lo que va del presente, en lo fundamental se realiza en la red de mercados agropecuarios, los puntos de venta y los carretilleros privados, en los que si bien hay mayor variedad de productos, sus precios continúan inaccesible para la mayoría de la población. En los Mercados Agropecuarios Estatales (MAE), las ofertas han sido muy limitadas y la mayor parte del tiempo han permanecido vacíos. Curiosamente, no se dice nada de esto en la información que da el periódico Granma.

Una muestra de la urgencia de la puesta en vigor de una nueva "Ley de Inversiones" es el reconocimiento del atraso y la obsolescencia tecnológica en que se encuentra el parque industrial, no solo de las fábricas de envases y embalaje, sino del resto de la mayoría de las empresas productoras de bienes.

A ello se suman los problemas no resueltos en la ejecución de las inversiones, los cuales se reflejan en la ineficiente preparación técnica, las dificultades en conciliación de las certificaciones con los constructores, las trabas existentes en los financiamientos y los atrasos en las entregas a tiempo de los insumos procedentes del exterior.

En el periódico se reconoce de la persistencia de la pandemia de los impagos, los cuales son las principales causas de las indisciplinas contables y financieras en que está atrapado el sistema empresarial cubano, y que propician indisciplina, actos delictivos y corrupción en empresas y ministerios.

Los cientos de millones de dólares retenidos en cuentas por cobrar y pagar vencidas son una señal de cuán mal está la salud financiera del conjunto de la economía y pone de relieve lo poco que se ha avanzado para poner coto de una vez por todas a este grave problema.

La señal más preocupante que envía la información aparecida en el Granma de la reunión del Consejo de Ministros es que Rodrigo Malmierca Díaz, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, reconoció las afectaciones económicas originadas por las irregularidades en las operaciones comerciales.

Referido a este asunto, Malmierca señaló que la mayoría de esas deficiencias se localizan en las bases productivas de bienes y servicios exportables y aquellas vinculadas a las importaciones.

Estos problemas que hoy confrontan estas entidades productivas responsables de la sustitución de importaciones, se localizan en la baja calidad de sus producciones, la demora en la trasportación de sus productos terminados para su entrega a los buques o de su extracción de los puertos. A eso se le suma la tardanza en la devolución de los contenedores vacíos y las altas sumas pagadas por sobrestadía.

El ministro de Comercio Exterior fue claro al plantear que estos problemas le ocasionan a la economía pérdidas millonarias en dólares, por lo que urge aplicar sin dilación las medidas más severas contra los propiciadores de estas indisciplinas y que no se puede vacilar en poner ante los tribunales los casos que lo ameriten.

Lo que sí está claro en lo poco que informó el Granma de la reunión del Consejo de Ministros, es que los resultados económicos del primer trimestre no fueron todo lo halagüeño que se esperaba. Ello indica que hay que ser más estricto, proceder con más firmeza contra todos aquellos que actúan de manera irresponsable, dar una batida definitiva contra los corruptos que se refugian en sus cargos administrativos, que la población conozca las medidas que se tomen contra ellos. Esa es la única manera que tiene el gobierno cubano de demostrar su real voluntad de ponerle coto definitivo a la indisciplina reinante, que de continuar, no hay duda que pondrá en peligro el cumplimiento no solo las metas productivas fijadas para el próximo trimestre, sino del crecimiento del PIB fijado para el presente año.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN