.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Un Murillo mucho más elevado

Joisy García Méndez, Primavera Digital

 Guatao, La Habana.- En 1913 el estadounidense Elmer Roberts publicó el libro “Monarchical Socialism in Germany”, en el que se describen las políticas económicas llevadas a cabo por el gobierno imperial de Alemania desde finales de la década de 1870, las que son denominadas por su autor como: “socialismo monárquico”.

Hace más de medio siglo, el principal hombre del movimiento socialista británico, Sidney Webb, declaraba que la filosofía socialista no es “sino la afirmación consciente y explícita de principios de organización social que ya se han adoptado en buena parte inconscientemente”. Y añadía que la historia económica del siglo XIX era “una historia casi continua del progreso del socialismo”.

Como es conocido, existen muchos defensores del intervencionismo estatal, considerado el modo más apropiado para llegar paso a paso al socialismo. Pero, también hay muchos intervencionistas que no son abiertamente socialistas, sino que buscan el establecimiento de una economía “mixta” que garantice un sistema permanente de gestión económica. Los mismos desean restringir, regular y, “mejorar” el capitalismo…, pero por medio de decretos que regulen, o más bien coarten, la actividad empresarial y sus negocios.

Según nos describe sabiamente el profesor Ludwig Von Mises en su magistral libro “Caos planificado”, existen dos patrones para la consecución del socialismo.

El primero podría identificarse como el patrón ruso, algo puramente burocrático, donde “todas las empresas económicas son departamentos del gobierno, igual que la administración del ejército y la armada o el sistema postal. Cada fábrica, tienda o granja tiene la misma relación con la organización centralizada superior que una oficina de correos con el cartero”.

Según Von Mises, en este patrón: “Toda la nación forma un solo ejército laboral con servicio obligatorio: y el comandante de este ejército es el jefe del estado”.

Aclaro que, hasta este punto, no necesariamente estoy ironizando con el caso cubano.

El segundo patrón podemos llamarle el sistema alemán o Zwangswirtschaft, el cual difiere del primero en que: “Aparente y nominalmente, mantiene la propiedad privada de los medios de producción, el emprendimiento y el intercambio de mercado. Los llamados empresarios hacen las compras y ventas, pagan a los trabajadores, contraen deudas y pagan intereses y amortizaciones. Pero ya no son empresarios. En la Alemania nazi se les llamaba directores de tienda o “Betriebsführer”. El gobierno dice a estos falsos empresarios lo que quiere producir y cómo; a qué precios comprar y a quién, a qué precios vender y a quién. El gobierno decreta con qué salarios deberían trabajar los obreros y a quién y bajo qué condiciones deberían los capitalistas confiar sus fondos”.

Este segundo patrón es el socialismo con la apariencia externa de capitalismo, donde se mantienen algunas etiquetas de la economía capitalista de mercado, pero aquí específicamente significa algo completamente distinto de lo que significa economía de mercado.

El sistema de una economía de mercado intervenida difiere del socialismo por el mero hecho de que sigue siendo una economía de mercado. Es necesario apuntar este hecho, para evitar la confusión entre socialismo, intervencionismo y capitalismo.

Desde hace mucho tiempo, varios reconocidos economistas han llamado la atención sobre estos hechos, coincidiendo muchos en que los métodos del intervencionismo están condenados al fracaso. Esto significa que: las medidas intervencionistas deben necesariamente generar condiciones que desde el punto de vista de sus propios defensores, son menos satisfactorias que el estado previo de las cosas que pretenden alterar. Estas políticas son, por tanto, contrarias a sus propósitos. En una verdadera economía de mercado, el instinto propio de la evolución capitalista intentará siempre aumentar constantemente los salarios reales, ya que es el efecto de la acumulación progresiva de capital por medio del cual se mejoran los métodos tecnológicos de producción. No existe ni podrá existir un medio por el que pueda aumentarse el nivel de vida para todos los que quieran obtener un salario digno que no sea por el aumento de la cuota per cápita de un capital bien invertido.

Gracias a este pequeño análisis, podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que las nuevas medidas implementadas por el supuesto Zar de la economía y las finanzas cubanas, Marino Murillo, solamente le han estado agregando más estatura al enorme muro que restringe los resultados reales para el emergente mercado, los mini-empresarios y el cubano de a pie.

Las medidas económicas de saltitos hacia adelante y saltitos hacia atrás implementadas por el General-Presidente y su cuerpo de asesores, continuarán -por su desmotivador y desmedido intervencionismo-, siendo un murillo al progreso, pero mucho más que elevado, para alcanzar el urgente avance que necesita nuestra nación.

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN