Cubanálisis - El Think-Tank

LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

DESDE EL CAIMÁN

 

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Un mal año para la oposición

Luis Cino, Primavera Digital

Arroyo Naranjo, La Habana.- 2010 será recordado como el año en que la muerte de Orlando Zapata Tamayo en una dramática huelga de hambre de más de 85 días, puso al régimen cubano en la picota pública. Las protestas de las Damas de Blanco y la prolongada huelga de hambre de Guillermo Fariñas forzaron a las autoridades a buscar la mediación de la iglesia católica para conseguir el destierro de más de 50 prisioneros políticos y de conciencia y tratar de mejorar su maltrecha imagen ante el mundo.

Paradójicamente, 2010 fue el año que la oposición pro-democracia en Cuba, al menos en la forma que la conocemos, más fragmentada y desorientada que nunca, pareció entrar en fase terminal. Las concertaciones se disolvieron o se transformaron en otra cosa que nadie sabe explicar a derechas que son, mientras llueven los ataques, las zancadillas y las inculpaciones mutuas.

La oposición perdió este año otra oportunidad de llegar a un pueblo atenazado por la penuria y la desesperanza y el régimen, en otro episodio de la saga de su recomposición sucesoria, se dio el lujo de convocar al aplazado durante doce años VI Congreso del Partido Comunista para “actualizar el modelo económico”.

En vísperas del Día Mundial de los Derechos Humanos, mientras la policía política detenía y acorralaba a los disidentes más activos, dos dirigentes opositores, cual adolescentes que se disputan a una pepilla empujados por sus impetuosas hormonas, se enredaban a trompones en el parque de Calzada y K, frente a la sección de Intereses Norteamericana. Justo frente a las nada discretas cámaras de vigilancia colocadas en el parque y los ojos de los ubicuos segurosos que andaban por los alrededores “echándose el prisma”. El guión fue mejor que si lo hubiera encargado la Mesa Redonda. El video de la bronca ya está en You tube. Seguro que primero pasó por Cuba Debate. Y qué decir de Villa Marista.

Ahora, varios de los líderes opositores se acusan los unos a los otros entusiastamente de ser “conocidos agentes de la seguridad del Estado”. Lástima que hasta ayer se abrazaban, se llamaban hermanos y eran electos para dirigir concertaciones y proyectos detrás de los muros del ghetto.

Algunos hablan del fin de la disidencia tradicional. Casualmente, documentos diplomáticos de la SINA destapados por el periódico español El País vía WikiLeaks (ay, promiscuo y amenazado Asange) indican que el gobierno norteamericano piensa lo mismo. Recela de los líderes opositores, los declaran casi obsoletos o sencillamente los descartan, para apostar por blogueros y artistas contestatarios…De haberlo sabido antes, no hubiéramos tenido que forzar las neuronas para adivinar de donde venía el empuje. Porque bobos no somos…

En lo que a los periodistas independientes respecta, ante tanto ninguneo, que ahora es evidente que no era para nada casual, siempre sospechamos que éramos demasiado directos, politizados y poco fotogénicos. Advertimos un poco tarde que, pese a todo, vivimos en el mundo globalizado de la posmodernidad, las redes sociales y las ciber-estrellas, donde hay poco tiempo para leer y menos para pensar.

De momento, en lo personal, para el nuevo año me hago los mismos propósitos de siempre, entre ellos, fumar menos y ser un poco menos mal pensado. También me propongo mantenerme lo más alejado posible de los lastimosos bretes entre opositores, que no tengo dudas son fomentados por la Seguridad del Estado.

Y como no, meterme en el dichoso Facebook, al cual sinceramente y me perdonan la franqueza, más allá de las fotos de muchachas bonitas, no le veo la puñetera utilidad real. Pero hay que estar a tono con la era de las NTI. Para que luego no digan los yanquis que somos disidentes que de tan tradicionales, resultamos anacrónicos.