.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Trafican con agua potable en la isla

Orlando Freire Santana

LA HABANA, Cuba, septiembre, www.cubanet.org - Las Mesas Redondas de la televisión cubana, en los últimos tiempos, están tratando algunos temas de la actualidad nacional. Se ha hecho costumbre que transcurran durante dos jornadas: en la primera de ellas, los panelistas desarrollan sus intervenciones, mientras que al día siguiente, los mismos panelistas, responden a las preguntas e inquietudes de los televidentes. Así sucedió a fines de agosto con el tema de la educación, y debió suceder igualmente los días 5 y 6 de septiembre con la comparecencia de los funcionarios del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH). Sin embargo…

La señora Inés María Chapman Waugh, miembro del Consejo de Estado y presidenta del INRH, presidió la primera de estas Mesas Redondas dedicadas al uso del agua en el país. La dirigente responsabilizó a personas y entidades por lo que considera “un derroche de agua a nivel nacional”. Argumentó que era necesario crear una cultura sobre la importancia del ahorro y la preservación del recurso hídrico. Además, se lamentó de que solo el 57% de los consumidores estatales, y una ínfima parte del sector residencial, estén metrados. Es decir, que a la mayoría de los cubanos no se les puede probar la cantidad de agua consumida, por lo que presenciamos la irracional situación de que pagan lo mismo los despilfarradores y los austeros.

La presidenta del INRH aprovechó el resto de su intervención para ponderar las cuantiosas inversiones realizadas en el país para llevar el agua a todos los rincones de la nación. Mientras tanto, y en la más autocrítica de las actitudes, el señor Abel Salas García, vicepresidente del propio instituto, reconoció que por deficiencias en las redes y conductoras del INRH, actualmente se pierde el 58% del agua bombeada en la geografía nacional.

El plato fuerte, como era de esperar, sobrevino en la segunda jornada. Apenas iniciado el programa, y ya se daban a conocer las llamadas telefónicas provenientes de varios lugares del país. Sobresalieron las de Villa Clara, Pinar del Río, Nuevitas y Manzanillo. En todas era patético el clamor de las personas por la aguda escasez de agua que afrontan. Incluso, un villaclareño apuntaba que desde hacía 15 días no llegaba a su vivienda el preciado líquido. Esas poblaciones afectadas dependen ahora del suministro de agua a través de carros pipas, con las consiguientes irregularidades que se presentan en esos casos: la zozobra ante la hora de llegada de la pipa, el tumulto que forman muchas veces las personas armadas con cubos y otros recipientes, así como el pago monetario que hay que hacerles a los piperos -considerado ilegal- para que no se desvíen a otros lugares.

También hubo quejas referidas a los altos precios de herrajes, pilas, zapatillas y otros accesorios que se requieren en los hogares para evitar los salideros de agua. Es contradictorio el hecho de que si se convoca al ahorro de agua, muchas personas, de bajos y medianos ingresos, no puedan adquirir esos implementos, ni en las tiendas estatales, y mucho menos de manos de los cuentapropistas y otros vendedores que “ofertan por la izquierda”.

Bueno, ¿y qué respondieron los panelistas a tales inquietudes?  Lo primero que resaltó fue la inexplicable ausencia de la señora Inés María Chapman en esta segunda Mesa Redonda. Decidió no dar la cara y envió a un funcionario subalterno, quien, entre taciturno y melancólico, no halló otra salida que expresar que las inversiones en curso necesitan de tiempo para que se aprecien los resultados. El resto de los panelistas se mantuvo dentro de la misma tónica justificativa.

La señora Chapman fue premiada con su actual cargo después de desempeñarse como especialista principal en las tareas de ampliación y remodelación del acueducto de Santiago de Cuba. Al parecer, una vez en la presidencia del INRH pudo comprender, con resignación, que la “papa caliente” del agua en Cuba no se resolvía únicamente asegurándoles el líquido a los santiagueros.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN