Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Trámite legal en Cuba, sinónimo de disgusto

Grisel perderá su cita consular, sacada con tres meses de anticipación vía Internet, a un costo casi de 5 dólares. Desconocía la nueva normativa por la nula presencia del Ministerio de Justicia en los medios de comunicaciones

Ernesto García Díaz, Cubanet

LA HABANA, Cuba.- Grisel Mugarra, nacida en Camagüey y actual residente en Boyeros, La Habana, quiso legalizar su certificación matrimonio expedida por el Registro del Estado Civil de esa provincia central ante la Consultoría Jurídica de La Habana. Pero no se la aceptaron.

Grisel no sabe qué hacer, necesita el documento para una cita a finales de mayo, en el consulado del país al pretender viajar con visa de turista.

“Acostumbrada a realizar en otras oportunidades estos trámites en la Consultoría Jurídica de La Habana, el 7 de abril concurrí a la misma, en la calle 22, entre 1era y 3era, Miramar Playa, donde se encuentran unificados los servicios jurídicos nacionales e internacionales”, comenta Grisel.

“Para qué hablar de los precios, legalizar la certificación de matrimonio cuesta dos sellos timbrados: uno por valor de 20 pesos y otro de 15 dólares”, agrega.

Detalles del calvario de Grisel

“Cuando le presenté la certificación de matrimonio a la funcionaria consultora, me dijo que no era válida, porque no estaba expedida por un Registro del Estado Civil de La Habana. Me quede sorprendida. Es oficial, le dije a la empelada. Le pedí la norma que regula la nueva orientación, la desconocía, me evadieron e indicaron que fuera a cualquier registro de la capital, que esa era la única solución, pues ellos no prestaban esos servicios”.

“Me retiré inconforme, no podía entender lo que estaba pasando. Mientras caminaba cansada por el agobiante calor, me preguntaba: ¿Cómo es posible que para legalizar un documento público expedido por un registro validado por el Ministerio de Justicia, este tiene que estar expedido por el registro de la provincia donde resido? ¿Qué diferencia hay entre un registro y otro, sobre todo si el documento lo expide el registro civil donde tuvo lugar mi matrimonio?

Más sorpresas

“El miércoles 8 de abril fui al registro civil de Boyeros, donde me dijeron que el trámite demoraba más un mes, pues tenían que hablar por teléfono con Camagüey. Me recomendaron que fuera a otro registro, porque los servicios de llamada telefónica a los municipios fuera de la capital son muy demorados y allí aún más”, cuenta.

El martes 14 tomó la decisión de presentar la solicitud de Certificación de Matrimonio ante la funcionaria Hidalmi en el registro civil de La Habana Vieja. La funcionaria le expidió un comprobante manuscrito, para que dentro de 30 días fuera a ver si estaba la certificación. No le dio seguridad alguna, le aclaró verbalmente: “Fíjate, no te queremos engañar, tu trámite se puede demorar más, hay que llamar a Camagüey y para allá, es tremendo problema, no cogen el teléfono, para empatarse con ellos, no es fácil, hay que estar llamando y no es solo tu caso”.

También fue al registro civil del municipio Playa, buscando reducir el tiempo de entrega del documento. Magaly, la funcionaria que la atendió, le expidió una nota idéntica la recibida en La Habana Vieja, para que pasara el 19 de mayo a ver si se habían podido comunicarse con Camagüey, tendría que esperar unos treinta días igual. La empleada del registro le advirtió: “Las comunicaciones están muy malas, se te puede demorar más de un mes”.

Antonio, un señor que escuchaba sentado muy cerca del buró de la funcionaria, le comentó: “Aquí las cosas las enredan, mira tú, que documento más fiel y legítimo puede ser el que te expide el registro donde están asentados tus datos. Aquí se olvidaron del ser humano, detrás de todo está la recaudación del dinero y el maltrato al pueblo. Por eso hacen esto. No tienen un servicio de intranet, ni tecnología comunicacional para ese tipo de necesidades y dicen que trabajan para el pueblo, que caradura son”.

Autoridades se desentienden

CubaNet se presentó en el Ministerio de Justicia, en el Vedado, con el propósito de obtener la nueva normativa jurídica, a través de un funcionario de la Dirección de Registro Civil, pero solo pudimos acceder al abogado de guardia.

El empleado estatal manifestó: “En materia de Registro Civil hay muchas normas y circulares internas, si conoces el número de la normativa te la puedo buscar, pero yo mismo ni sé sobre ello. Te recomiendo que no te desgastes, si así se lo indicaron en el Registro Civil, que la mujer se ajuste a ello. No lo vas a resolver de otra manera”.

Grisel perderá su cita consular, sacada con tres meses de anticipación vía Internet, a un costo casi de 5 dólares. Desconocía la nueva normativa por la nula presencia del Ministerio de Justicia en los medios de comunicaciones. Se siente insultada por el tiempo que demora obtener el certificado matrimonial, que exceden los 30 días, sin contar los cerca de 12 días hábiles tendrá que esperar para su legalización.

Pero alrededor de la Consultoría Jurídica de La Habana, gestores privados (no legales), en 72 horas garantizan el mismo servicio por 80 dólares.