.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Topos y chivatos

Jorge Olivera Castillo, Primavera Digital

Habana Vieja, La Habana.- Crecen las sospechas de que la Asociación de Estudios Latinoamericanos (LASA), con sede en Washington, está penetrada por agentes de influencia que sirven al régimen de La Habana.

No solo se comenta sobre los académicos pertenecientes a la entidad que favorecen los puntos de vista del gobierno cubano, sino de la inclusión de espías con fachada de profesores universitarios, sociólogos, historiadores, etc, que integran las delegaciones procedentes de la Isla para participar en eventos, como el que se desarrollará entre el 29 de mayo y el 1 de junio.

Las alarmas sobre el tema vuelven a sonar y no por gusto. Aunque falten las pruebas para corroborar la existencia de operaciones encubiertas, es lógico pensar que algunos de los invitados sean agentes que pondrán todo su empeño en desarrollar los planes elaborados en el Departamento General de Inteligencia (DGI).

Sobran antecedentes para la desconfianza. Hace unos días las autoridades norteamericanas le imputaron cargos criminales a la ex funcionaria de la Agencia Estadounidense para la Cooperación (USAID), Marta Rita Velázquez, por su ayuda a la inteligencia cubana en el reclutamiento de la analista del Pentágono, Ana Belén Montes, actualmente en prisión, tras declararse culpable en el 2002 de espiar durante 16 años para Cuba.

Quizás previendo su captura, la señora Marta Rita Velázquez, se fue a Suecia ese mismo año, país con el cual Estados Unidos no tiene convenios de extradición.

Opiniones de especialistas apuntan que el número de agentes sembrados por el gobierno de Cuba en territorio estadounidense se calcula en no menos de 300. Es arriesgado aportar cifras exactas sobre un tema tan escabroso.

A ciencia cierta nadie sabe hasta dónde puede estar el nivel de penetración de los "topos" cubanos; de lo que si no se debe dudar es de la enorme cantidad de recursos humanos y materiales que se destinan anualmente para estas tareas.

LASA, ha sido y es una asociación que se inserta dentro de una estrategia que prioriza a los centros académicos, así como a empresarios y políticos, como objetivos a sumar para el debilitamiento del embargo a través de la elaboración de análisis críticos y seductoras propuestas comerciales, entre otros procedimientos cada vez más sofisticados.

Nada permanece ajeno al tratarse del adversario escogido por la élite política insular para legitimarse.

Sería acertado convencerse que sin la efectividad de los servicios de Inteligencia y Contrainteligencia, hace tiempo el sistema hubiese colapsado.

Tanto dentro como fuera del país existe una tupida red de agentes y soplones que funciona como un muro de contención.

Para cada crisis aparecen paliativos que se asemejan a los ardides de un mago que saca puñados de cartas bajo la manga. De no ser por el trabajo de cientos de espías profesionales, o a tiempo parcial, que constantemente tributan datos hacia los estrategas del Ministerio del Interior (MINIT), el socialismo de partido único ya fuese historia antigua.

Por otro lado, la falta de articulación entre las agrupaciones contestatarias que dentro del país abogan por una transición hacia la democracia, en parte se explica por el trabajo de los chivatos y provocadores que la policía política logra infiltrar.

Hasta dentro de la familia podría haber un soplón que bajo chantaje se dedique a elaborar informes de todos o algunos de los integrantes.

Alfredo, un vecino que estuvo en prisión por un delito menor, me asegura que en Cuba las paredes tienen oídos.

"Esta gente lo saben todo. En el primer interrogatorio sacaron a luz cosas de las que yo ni me acordaba. Hasta detalles de cuando era un adolescente. Desde ese día no me fio de nadie", expresó con un gesto de desaprobación.

Es difícil acostumbrarse a vivir bajo tales circunstancias, no obstante con el tiempo se adquiere cierta habilidad para una temprana detección de los soplones y evitar las imprudencias

Algunos son torpes o se creyeron demasiado listos. Por eso Ana Belén Montes y la Red Avispa, por solo citar dos ejemplos, purgan largas penas de prisión en cárceles norteamericanas.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN