.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Telesur en tiempo real

Luis Cino Álvarez, Primavera Digital

Arroyo Naranjo, La Habana.- Hasta ahora, los cubanos solo podíamos ver de la bolivariana Telesur, lo que los censores del Departamento Ideológico del Partido Comunista consideraban "lo mejor": una edición diferida y cuidadosamente revisada de sus materiales.

Cada noche, excepto los domingos, por el Canal Educativo 2, a los cubanos se nos permitía ver menos de dos horas y con casi 24 horas de retraso, "lo mejor de Telesur". Casualmente, coincidía en horario con la telenovela.

Ahora, desde el 20 de enero, como parte de los cambios en la TV Cubana –que no son tales, sino más bien un reacomodo de los mismos programas- podemos ver, por el mismo Canal Educativo 2, en dos tandas, una matinal y otra nocturna, 14 horas de Telesur. En tiempo real. Es decir, sin espulgar.

Varios amigos bromistas que saben que es rara la noche que no veo Telesur –dicen ellos que me gusta martirizarme- me comentan que debo estar feliz, dándome banquete.

No les niego que me alegra. Es positivo que los cubanos podamos estar un poco más informados de lo que pasa en el mundo. Aunque sea a través del prisma bolivariano. Porque si de Granma y el NTV dependiera...

Telesur significa una tenue brecha en el asfixiante y embrutecedor monopolio informativo que ejerce el régimen sobre los cubanos. Aunque no se caracterice por su objetividad, si se compara con el NTV, Telesur es como si fuese la CNN.

Sólo me pregunto si será en todas las ocasiones eso del tiempo real. Lo dudo. A los gobernantes cubanos, tan celosos de la sanidad ideológica, no les gusta correr riesgos en la pequeña pantalla. Y en Telesur caben las casualidades. Después de todo, los periodistas latinoamericanos, por muy de izquierda que sean, están acostumbrados a la libertad de prensa. Aun dentro de las reglas de juego impuestas por los caudillos populistas. Incluso Walter Martínez y José Vicente Rangel.

Por muchos compromisos ideológicos que tengan, los tabúes no son precisamente el fuerte de los periodistas del continente, que suelen ser indiscretos, inoportunos y decir despropósitos. Que le pregunten a Rafael Correa, ese aspirante a dictador que tantas quejas tiene contra la prensa.

Hace varios años, para tratar de convencer de la objetividad de Telesur, su por entonces director, Aram Aharonian, un periodista uruguayo de larga militancia izquierdista, llegó a asegurar que "el día que los disidentes cubanos fueran noticia, también estarían en Telesur".

Ese día no ha llegado. Pero los oposición venezolana hace rato que está en las noticias de Telesur. Aunque den una imagen distorsionada de ella. Pero está. Y estará cada vez más, ahora que la constitución bolivariana vale tanto como un trapo para los golpistas que pretenden perpetuar el chavismo sin Hugo Chávez.

Telesur en tiempo real llega en un mal momento para los mandarines castristas. Paradójicamente, es cuando han decidido dejar de espulgar los programas de la cadena televisiva bolivariana. ¿No será demasiado para ellos? ¿Durará tanto Telesur en tiempo real como el suministro de petróleo venezolano a Cuba? ¿Los apagones le pondrán fin?

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN