Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Sociedad civil: ¿contrapeso o subordinación?

Rogelio Fabio Hurtado, Primavera Digital

El Cerro, La Habana.- Del 8 al 10 de abril del 2015 una nutrida representación de la que desde hace algún tiempo hasta hoy, los medios oficialistas vienen llamando sociedad civil cubana, se dará cita en Panamá. Esta representación son los reconocidos por el Partido-Estado-Gobierno de Cuba, ya que de acuerdo a lo plasmado en la Constitución de la Republica, quienes integran esta delegación son miembros de las organizaciones de masas y sociales que son la únicas reconocidas en el Articulo 7. El resto de los ciudadanos que integran otras organizaciones verdaderamente independientes del régimen totalitario, no son reconocidos por el sistema.

¿Cuál es el objetivo de tan nutrida delegación? Una vez más estos supuestos representantes de la sociedad civil cubana, llevaran el discurso que por más de 56 años el régimen ha mantenido, lo que ha servido para tener subordinada a toda la sociedad bajo la tutela del Estado Totalitario.

Esta delegación no expondrá la realidad por la que atraviesan los cubanos, pues lo que sucede dentro de la isla solo lo conocemos los que vivimos en Cuba, dado el nivel de exclusión a los no socialistas y comunistas.

¡No somos los cubanos de a pie los que decimos que en Cuba no existe sociedad civil , pues ello aparece en los Artículo 5 y 62 de la actual Constitución cubana. Como se puede apreciar al leerlos, los dos artículos tienen enunciados aberrantes e injustos, pues imponen que estemos condenadas las presentes y futuras generaciones a acatar una práctica que se convierte en una acción antinatural.

¿Cómo decir que los integrantes de la delegación que irá a Panamá pertenecen a la sociedad civil si están subordinados al Partido Comunista?

Todos los cubanos estamos a merced del Estado y el Partido Comunista.

En Cuba, a diferencia del resto de los países de América:

-No hay manifestaciones de reclamos al Partido-Estado-Gobierno

-No existe el derecho a huelga.

-No existe la división de poderes.

-Los bufetes de abogados pertenecen al estado,

-Las organizaciones de masas y sociales son poleas de transmisión del Partido Comunista y la inmensa mayoría de sus líderes pertenecen a este y algunos de ellos a su Comité Central.

-Las universidades son excluyentes, pues son para los revolucionarios.

-Existe una Ley de Inversiones que excluye a los cubanos dentro de Cuba.

-Los trabajadores por cuenta propia carecen de almacenes mayoristas y son víctimas de inspectores venales.

-La Central de Trabajadores de Cuba y los sindicatos oficialistas se convierten en cómplices del estado totalitario, al aceptar que los trabajadores cubanos perciban míseros salarios. Existe una entidad estatal que no permite que la mayor parte del salario pagado por los inversionistas extranjeros en moneda dura vaya a manos del trabajador.

¿Se podrá hablar entonces de sociedad civil independiente en Cuba?

El 8 de enero de 1959, Fidel Castro Ruz, en un discurso en el campamento militar de Columbia dijo: “En el más breve plazo de tiempo posible se convocará a elecciones libres. Por más de 56 años, los escogidos, integrantes de la elite militar en su inmensa mayoría, han ejercido el poder de forma indefinida, convirtiéndose muchos de ellos en intocables, y no rinden cuentas públicamente, como es la práctica de cualquier gobierno y estado de nuestra América, aunque les cueste el cargo y la crítica pública, sea quien sea”.

Uno de los objetivos de las sociedades civiles en los países libres es la de servir de contrapeso del estado y el gobierno.

No es nuevo para la humanidad que los regímenes totalitarios siempre tratan de obstaculizar el desarrollo de las organizaciones independientes, comenzando por la familia, donde se enfrentan padres, hijos, hermanos, etc., por problemas ideológicos.

En el caso cubano pondremos un ejemplo palpable: la educación pública, de la cual el gobierno cubano habla tanto. En muchos casos, los padres, abuelos, etc., no queremos que nuestros niños sean comunistas ni que sean como el Che. Sin embargo, desde los primeros años, los educandos son víctimas y se ven obligados a expresar consignas políticas, adorar líderes, etc., y reciben una educación ideológica, lo que obliga a niños y jóvenes a ser hipócritas.

En los últimos días, muchos medios y recursos han estado disponibles para la preparación y conformación de la delegación que participará en la cumbre paralela a la Cumbre de las Américas. Todos dentro de Cuba sabemos de sobra que esto es una forma de demostrar ante América una cara que no es la verdadera.

La sociedad civil es el resultado de las acciones de los ciudadanos de manera voluntaria y espontánea.

Quizás al régimen cubano no les son convenientes los estándares internacionales establecidos en lo referente al estado de derecho y libertades individuales y sea necesario uno especial que convenga al totalitarismo.

Al parecer, al régimen cubano le agrada el modo de vida occidental, pero no es bien recibido por este en lo referente al cumplimiento de la Declaración Universal de los Derechos humanos, la sociedad civil independiente del Partido Comunista y del estado, la división de poderes, las elecciones periódicas donde todos los ciudadanos tengan derecho a elegir y ser elegidos, y una constitución que no responda a una ideología política en particular, y en la tengan cabida todas las personas.