.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Sobre brujos y cómplices

Juan González Febles, Primavera Digital

Lawton, La Habana.- Estamos frente a la apoteosis nacional e internacional del sinvergüenza. Los sinvergüenzas hacen la apología y llevan agua al molino sediento de la dictadura más antigua. Se trata de desestimar y desarmar los esfuerzos en pro de la democracia en Cuba. Luego de los asesinatos eventuales de Oswaldo Payá y su ayudante, lo que queda y la dirección principal que seguirá la dictadura militar no será otra cosa que intentar a toda costa y a todo costo poner fin al apoyo internacional a la disidencia y oposición interna cubana

En un trabajo publicado por Havana Times que lleva por título "Los aprendices de brujos" y firmado por el corresponsal de BBC en Cuba Fernando Ravsberg, este afirma en relación con Aron Modig y Ángel Carromero que, "al parecer pretendían reanimar a la disidencia para impulsar la lucha por la democracia y los derechos humanos". En otra parte, nos dice que estas actividades solo tienen lugar en Cuba y que tal y como dijo Modig, "ellos no van a ningún otro país del mundo a ofrecer una ayuda semejante".

Habría que preguntarse en qué país en el mundo a la oposición de un sistema o régimen político le es negada la posesión de teléfonos sofisticados o dónde está criminalizado el acceso a Internet, la tenencia de laptops y otros elementos de la modernidad. La respuesta a estas y otras preguntas es harto conocida por Ravsberg, pero parece que sus compromisos pesan más que su objetividad y lamentablemente estos compromisos no parecen ser profesionales ni tampoco parecen contraídos con BBC desde que se estrenó como instructor policial.

Cuando parece que ha hecho un reconocimiento tácito de que en Cuba hay una dictadura, hace una inteligente finta y entonces afirma que: "No es que falten dictaduras en el planeta sino que unas son aliados políticos y otras son petroleras. Así que por muy oprimidas que estén las mujeres sauditas nadie las financia ni las asesora sobre cómo organizarse en defensa de sus derechos".

Por aquello de la mente positiva, pienso que sugiere en su estilo que la democracia cristiana sueca y el Partido Popular de España, -entre otros- apoyen a las mujeres sauditas para que se organicen en la defensa de sus derechos y le saquen el pie a los opositores de la dictadura cubana que es de izquierda, revolucionaria y donde debe tener buenos amigos, muy bien o quizás solamente bien situados.

Pero la joya principal que nuestro amigo Ravsberg entrega a la corona castrista es esta: "...la muerte de Payá pone de relieve el debate sobre la conveniencia de entregar dinero y asesoramiento a la disidencia para fortalecerla o dejar que se desarrolle por sus propios medios" No se trata de que el corresponsal de BBC desconozca que en Cuba las universidades, las calles y todo lo demás son de los revolucionarios o simpatizantes de la dictadura militar, esto lo sabe y muy bien. Se trata de que tanto él, como el resto de la comparsa izquierdista en apoyo de la dictadura totalitaria castrista estén en función de criminalizar o al menos poner en crisis la ayuda solidaria que esta recibe. Cuba se cuenta entre los espacios más excluyentes y discriminadores de cuantos existen en el mundo. Sucede que cuando el gobierno militar cubano discrimina o excluye, la izquierda y sus corifeos aplauden. Así de sencillo.

Como el buen profesional que sin lugar a dudas es, expone algunas –muy pocas- verdades que hacen su discurso más creíble. Cuando llama a los artífices europeos de la solidaridad con la causa democrática cubana, "aprendices de brujos", se anota su gol en el mejor estilo de humorismo que aparece a flor de piel desde las anémicas venas abiertas de La Habana. Es cierto, la mayoría de esos jóvenes cooperantes europeos llegan con el idealismo a flor de piel y con esa pureza de la edad en que se defiende -sin entrar a considerar costos- aquello en lo que se cree.

Quizás estos sean los aprendices, pero, ¿y los brujos? Los brujos organizan sesiones en las que participan periodistas acreditados comprometidos en mayor o menor medida con los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia cubanos y en donde son inducidos a partir del mayor o menor grado de compromiso a fungir como "aprendices" de instructores policiales y que contribuyen a abrumar a cooperantes que no tienen el pellejo curtido para este tipo de lance.

Es una verdadera lástima que no haya periodistas fuera de Cuba que profundicen en las interioridades financieras de, –por citar un ejemplo- Havana Times. Su director no necesita de tarjeta blanca para ir a donde le venga en ganas y por supuesto, no necesita recibir jóvenes cooperantes europeos que ciertamente clasificarían como "aprendices de brujos". El yanqui de izquierdas recibe a los brujos directamente y sabrá Dios quien lo financie, pero esto no lo sabe ni le interesa saberlo al señor Rasvberg ni al resto de la complaciente y parcializada comparsa izquierdista.

Para no ser el completo aguafiestas, debe reconocerse que a Ravsberg no le falta razón cuando dice que el camino para fortalecer a las fuerzas pro democráticas "no pasa por Madrid ni por Estocolmo" y que: "Los asesores que necesita la disidencia están mucho más cerca de lo que imaginan, son sus propios compatriotas".

Solo queda una interrogante: ¿Ya estará autorizado el Sr. Ravsberg, para responder a periodistas independientes? Bueno, según los brujos no existimos y no es adecuado desgastarse en responder a quienes aún no existen. La ecuación actual no está fundamentada sobre aprendices de brujos, se trata más bien de brujos y cómplices. Nada más.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN