Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Soberanía y autodeterminación solo pretextos

Oscar Sánchez Madan, en Primavera Digital

Cidra, Matanzas.- Gobernantes latinoamericanos irresponsables utilizan la defensa de la soberanía y la autodeterminación para justificar sus crímenes. Apelan a estos conceptos imprescindibles en la relación entre los estados con el fin de mutilar las sociedades por medio del aislamiento y el asesinato de sus opositores, lo que les permite asegurar el poder político en un escenario de absoluta impunidad.

La Venezuela bolivariana de Nicolás Maduro es un caso típico de esta aberración antijurídica e inmoral. En dicho país, durante los últimos dos años, han arrestado a miles de ciudadanos que ejercían su derecho a las libertades de manifestación y expresión reconocidas en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

No se quedan atrás quienes han gobernado México en las últimas décadas. En este vecino país, partidos políticos tanto de derecha como de izquierda, se han valido de los referidos conceptos para permitir e incluso estimular el crimen. La desaparición de los 43 normalistas (estudiantes de magisterio) secuestrados presuntamente por bandas paramilitares, en franca complicidad con la policía, evidencia esta infamia.

¡Ay del gobierno democrático que critique lo que sucede en estos estados cuyos funcionarios violan los elementales derechos de la ciudadanía! ¡Una gran campaña mediática se emprende rápidamente en su contra!

El régimen de los hermanos Castro integra esa casta de gobernantes transgresores. Sus funcionarios han sido desde hace 56 años, los campeones olímpicos en esta larga carrera de la impunidad inmoralmente justificada. En este período, decenas de miles de adversarios políticos han sido recluidos en las cárceles y cientos han sido exterminados en los paredones de fusilamiento.

Estos depredadores de la libertad y el derecho se muestran como nacionalistas, cuando en realidad son unos patrioteros irracionales que socavan la estabilidad de las naciones. No tienen el menor respeto por la vida y la seguridad de los ciudadanos, aunque hablen de paz y amor al prójimo. Defienden sus proyectos egoístas con un antiimperialismo hipócrita que utilizan para disimular sus graves faltas.

Mediante gigantescas campañas antiimperialistas, perfectos idiotas y algunos de los autodenominados demócratas se confabulan con el insano propósito de encubrir sus historiales de ineptitud, corrupción y asesinatos.

Cada vez que enfrentan una crisis interna derivada de su incompetencia o encaran elecciones presidenciales o parlamentarias en difíciles condiciones, atacan verbalmente a Estados Unidos, es decir, se disfrazan del pequeño David, víctima del gigante Goliat, con el fin de entretener a la población. Eso sucede en Venezuela, donde los jerarcas chavistas temen ser desplazados del poder por el fracaso de sus absurdos planes.

Una de estas cruzadas propagandísticas la emprendió el presidente venezolano Nicolás Maduro para exigirle al presidente estadounidense, Barack Obama que derogue un decreto presidencial, que según el líder bolivariano, constituye una amenaza contra su país. El verdadero motivo son las elecciones que se avecinan, las que unidas al hambre del pueblo venezolano y a su inseguridad, hacen temblar a los comisarios chavistas.

Los conceptos de soberanía y autodeterminación no deben emplearse para ocultar las violaciones de los derechos humanos. La independencia de las naciones comienza y termina en la independencia de las ciudadanas y los ciudadanos y, por consiguiente, se sustenta en el respeto a las libertades individuales.

Sólo quien conozca bien a estos devoradores del derecho en Latinoamérica podrá comprender la tibieza con la que la Unión de Naciones Suramericanas, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América, han encarado las constantes y arbitrarias detenciones de opositores en Cuba y Venezuela y la desaparición de 43 normalistas en México.

Necesitan nuestros pueblos gobernantes que conviertan el respeto a las libertades individuales en su fanatismo. Que vean la defensa de la soberanía y la autodeterminación como complemento de la salvaguarda de los derechos ciudadanos. El ser humano debe estar en el centro de las ideas, los proyectos y las acciones de quienes ejercen el poder político.

Deben acabarse las indignas manipulaciones de los conceptos de soberanía y autodeterminación. No deben utilizarse más para justificar el crimen.

Es peligroso confiar en quienes usan esos conceptos con fines politiqueros. Son los mismos que promueven la militarización de nuestros países y emprenden lucrativos negocios con regímenes terroristas y autoritarios, en nombre de un socialismo y una democracia ficticios, con el propósito de garantizarle a su partido político una dilatada permanencia en el poder. Estos sinvergüenzas no deben dirigir nuestras naciones.