.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Queda mucho por hacer en el transporte público

Aimée Cabrera, Primavera Digital

Centro Habana, La Habana.- A dos meses de entrar en funcionamiento las cooperativas de transporte, muy poco se puede apreciar en cuanto a la mejora en la calidad de ese servicio para la población, que en su mayoría necesita trasladarse a través de las variantes más módicas como lo es el ómnibus, cuyo valor de cuarenta centavos, es evadido por muchos por no tenerlos.

Las cooperativas de transporte propician ciertas comodidades a los usuarios en algunos horarios. En otros la demanda es muy alta, como sucede con los ruteros que comienzan sus itinerarios en el parque de Reina y Dragones, en Centro Habana.

Por cinco pesos, las personas se trasladan, con aire acondicionado, hacia diferentes puntos capitalinos que pueden ser el paradero de Playa o Alamar, entre otros. Más adelante hay otro paradero con ómnibus cómodos que, por el mismo importe realizan otros recorridos. No hay mucha información. La que hay, se ha propagado a través de quienes utilizan estos transportes.

Los choferes de los viejos autos americanos conocidos como almendrones y de los bicitaxis, ven en esta nueva modalidad un peligro para sus entradas. Algunos han bajado el precio de la carrera de 20 a 10 pesos. Los testarudos tienen menos pasajeros y ganancias.

Esta modalidad de las cooperativas debiera llegar a los paraderos de todos los ómnibus metropolitanos, articulados o no, al estimular más a sus trabajadores, pues ya la diferencia es notable.

En la parada de la calle Infanta entre San Miguel y San Rafael, la señal que muestra los ómnibus que deben parar está cerca de San Rafael; no obstante, las personas se paran en la esquina opuesta. La razón es que los choferes paran fuera de la parada. Los hay que paran más de un centenar de metros antes. Los ancianos y las madres con niños cargados no pueden correr para alcanzarlos. De más está decir que por San Miguel bajan vehículos que pueden accidentar a quien corra sin precaución.

Pero los ómnibus ruteros si paran en la parada. Sus choferes son serviciales con los que quieren abordarlos, que no son todos, porque no todos tienen los cinco pesos.

En la amabilidad de los choferes de los ruteros se ve la diferencia entre los choferes que viven de un salario bajo pésimas condiciones laborales y los cooperativistas.

Es necesario que quienes están responsabilizados con el transporte público tomen conciencia de la crisis que se puede apreciar en las paradas llenas de personas angustiadas que esperan por una ruta hasta una hora, como es usual en la primera parada de la ruta 3 que va desde la Habana Vieja hasta Guanabacoa.

Por lo general, al no ser suficientes, los ómnibus se deterioran con rapidez. Con itinerarios demasiado largos, tienen la desventaja de que el chofer es responsable de todo, pues no hay un conductor que los acompañe en el trayecto. Situaciones desagradables han ocurrido. Los que realizan turnos de madrugada han sido asaltados o se han visto solos en medio de reyertas que ocasionan maleantes, borrachos o drogados.

Para colmar la copa -no se sabe de quién fue la idea y es mucho mejor desconocerlo- se han mezclado los ómnibus de cualquier color para utilizarlos una misma ruta, lo que desorienta a los usuarios. Si el P16 era azul, ahora puede ser naranja, rosado o verde. Esto trae como consecuencia que las personas tomen el autobús incorrecto.

¿Tendrán que pararse en las paradas, angustiados, sudados o mojados por la lluvia, los que crean estas medidas desestabilizantes, o tienen garantizado un auto particular y suficiente gasolina?

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN