.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

¿Qué hace un barco norcoreano cargado con armas cubanas?

Julio Antonio Aleaga Pesant, Primavera Digital

El Vedado, La Habana.- Cuando pensamos que ya lo vimos todo, como decía aquel simpático capitán de artillería de apellido medio libanés, García Yousef, la realidad nos aporta algo nuevo para sorprendernos.

Esta vez, la dictadura militar, paria internacional (aunque los ingenuos de Pastores por el Cambio regresen a La Habana, con su carga de cosas que nadie sabe a dónde van), se nos aparece escondiendo complejos de combate aéreo, en las bodegas de un barco norcoreano camuflajeado bajo toneladas de sacos con azúcar, estibados de manera tal que el día del "registro final", por lo menos pasaran trabajo los investigadores internacionales.

Es como si la dictadura y su burocracia no supieran, o parece que no se enteran de qué va lo de Snowden el contratista de la NSA, y los sistemas de espionaje global. Comprender que ese "intranquilo" barco norcoreano involucrado en otras oportunidades en el trasiego de armas, es seguido por estos mares del mundo desde que la tecnología lo permite, sin prisa, pero sin pausa, como diría el General Presidente.

Cuba está en el listado de países que patrocinan el terrorismo, mientras la República Popular Democrática de Corea, tiene 38 mil soldados norteamericanos en alarma de combate permanente, razón suficiente, para tener a las dos dictaduras, bajo la lupa del Echelon y todas las matracas propias del 1984 de Orwell.

De nada le valió al Chong Chon Gang apagar las luces y hasta los sistemas de posicionamiento global. Era seguido por los "malos" de la CIA y hasta por Elpidio Valdés, porque el trasiego de generalotes comunistas cubanos y norcoreanos, de un lado a otro de mundo, no pasa desapercibido, que de tantas estrellas y medallas deslumbran hasta a Arsenio Rodríguez.

Allá se fue hace poco el jefe del ejército Cintra Frías, y por aquí anduvo el Jefe del Estado Mayor norcoreano, Kim Kyok Sik, recibido hasta por Raúl Castro Ruz. Quizás Kim despidió al Chong Chong Gang en la bahía cubana de la cual la cancillería de la dictadura no quiere acordarse, pero que todo el mundo conoce. Que para eso existe el espionaje.

Así, los servicios de la contrainteligencia militar (CIM) no consideraron que desde que el barco atracó en Cuba, no tenía un satélite para él solito, sino seguramente dos o tres por el trauma ese de la posición geoestacionaria. Aunque ahora Bruno Rodríguez no nos quiera decir en qué puerto fue embarcada la logística de combate, como si fuera tan difícil comprender que fue en Mariel o Cienfuegos. Que para el caso, es lo mismo que si hubiera sido en Tarafa o Guayabal.

Es casi seguro que el barco fue filmado cuando montaron los armatrostes de combate, y solo se esperó que llegara a un punto donde detenerlo con la justificación de que llevaba droga...Y ya sabemos qué pasó en la entrada atlántica del Canal de Panamá.

LA VENGANZA ISTMEÑA

El trabajo de la inteligencia panameña, que descubrió que en el barco había los misiles luego de detenerlo con el cuento de que se pensaba que llevaba droga en la nave, no lo cree ni Catana. La operación muy probablemente fue preparada de antemano. Y allá el capitán, que luego se quería suicidar, sin comprender que mejor hubiera dado la vuelta por el Cabo de Buena Esperanza para salir al Océano Indico y de allí directo al Gulag de Pyongyang, si de verdad no quería ser detectado por una autoridad internacional.

La aparición del presidente Ricardo Martinelli en el buque de marras el 16 de julio, luego de tres días de estar detenido en el buque portamisiles de azúcar, establece un antes y un después en las aparentemente estables relaciones entre Cuba y Panamá.

Martinelli salió a marcar la diferencia. El Castrato, durante sus 54 años, apoyó la insurgencia y la ingobernabilidad en el país istmeño, a los dictadores Omar Torrijos y Manuel Antonio Noriega; complicó el escenario en la embajada cubana durante la corta intervención norteamericana, en 1989; desafió a la presidenta Mireya Moscoso, y boicoteó la Cumbre Iberoamericana en Ciudad Panamá, en el año 2000, con una tremenda campaña en contra de su gobierno, llegando a romper las relaciones diplomáticas en el año 2004.

El relato del presidente panameño de los hechos es sencillamente delicioso. Según medios de prensa panameños, Martinnelli relató a través de twits, que "el Chong Chon Gang traía más de 220 000 quintales de azúcar en cinco compartimientos y al quitar la primera camada de azúcar nos encontramos con los contenedores (de armas)", y que "el capitán se trató de suicidar, hubo amotinamiento de los marinos del barco, ha sido una labor excelente de la fiscalía antidrogas y SENAN [Servicio Nacional Aeronaval], que han hecho un excelente trabajo".

Pero lo sorprendente es su grito de victoria a través de su cuenta de Twitter: "Panamá capturó barco de bandera norcoreana proveniente de Cuba con cargamento bélico no declarado. Material venía escondido en contenedores bajo un cargamento de azúcar".

Pero la victoria panameña no partía de ahí. El mismo sábado cuando se tuvo la información de que la nave estaba detenida en Manzanillo, Raúl Castro Ruz envío en misión secreta al Primer Vicecanciller Sierra hacia Panamá. Las órdenes precisas de Sierra, según una fuente de la cancillería que prefiere el anonimato, era evitar el registro.

Como las gestiones de Sierra no tuvieron éxito, continuaron las pesquisas hasta que se encontró el armamento. Inmediatamente se comunicó a las autoridades internacionales de las Naciones Unidas, y se solicitó ayuda al gobierno de los Estados Unidos para aclarar el asunto.

¿Y CÓMO QUEDO YO...?

El martes 16 de julio Bruno Rodríguez, el canciller del castrato, salió a la palestra pública junto a Isabel Allende, en la graduación de los primeros Licenciados en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales luego de más de un lustro. Horas antes, ante la inminencia de la aparición de las noticias en el Canal Telesur, presentó un falaz documento, que empeoraba la situación.

Armas obsoletas, reparación en Corea, apoyamos la paz, es parte de las ideas fácilmente desmontables de la declaración. Si son obsoletas ¿por qué las envían a reparar? ¡Destrúyanlas! Si las envían a reparar, ¿por qué a Norcorea? Mejor es Rusia o China. Si apoyan la paz, ¿porque no declararon públicamente el traslado?

Las Naciones Unidas tienen fuertes sanciones contra Pyongyang, entre las que se incluyen la venta y compra de armas a ese país. ¿Por qué violar los protocolos internacionales?

Según el diario El País, la Dirección General de Asuntos Jurídicos y Tratados de la cancillería panameña alegó que cuatro resoluciones de las Naciones Unidas condenan a Norcorea por el desarrollo de armas nucleares. La del año 2006, determinó que los Estados miembros de la ONU deben impedir el suministro, la venta o la transferencia directa o indirecta a Corea del Norte a través de sus territorios de todos los carros de combate, vehículos blindados, naves de guerra, aeronaves, sistemas de artillería de gran calibre, misiles o sistemas de misiles y piezas de repuesto, en un listado de armas convencionales. Pero la resolución del año 2009 insiste en que inspeccionen en sus puertos marítimos, terrestres y aéreos todas las cargas destinadas a Corea del Norte.

En lo personal, creo que se ejecutó una venta de armamento, "como hermanos", de dictadura a dictadura. Que la situación económica cubana es tan grave, que tiene que realizar operaciones tan complejas y condenables como esa.

¿Quién aconsejó a los militares cubanos hacer una operación de este tipo? ¿Es el regreso del grupo MC, que terminó en 1989, con los fusilamientos del General Ochoa y el Coronel La Guardia?

El gobierno del General Raúl Castro Ruz acaba de recibir un fuerte golpe en la escena internacional. Se enfrenta a la condena de las Naciones Unidas, que el 5 de agosto próximo enviará a sus especialistas a Panamá a verificar la situación. Le dio la razón a los que le acusan de patrocinar el terrorismo internacional. Se supone que vendrán nuevas sanciones. Además, el escándalo provoca otro desajuste en las relaciones con el vecino del norte, que recién reanudaba el dialogo migratorio.

¿Por qué esa mamarrachada tan arriesgada? ¿Quién es el cerebro detrás de ella? ¿Sería un intento de boicot del bunker, ante los que piensan dentro del gobierno que debería existir un acercamiento hacia los Estados Unidos?

¡Uhmmmm! Esto está cada vez más interesante...

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN