.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Prefieren exportar carbón antes que producir alimentos

Osmar Laffita, Primavera Digital

Capdevila, Boyeros, La Habana.- En el año 2008, cuando se reportaba que 1.7 millones de hectáreas de tierra cultivable estaban improductivas e invadidas por el marabú, se puso en vigor el Decreto-Ley 259 que autorizaba la entrega de tierras ociosas en usufructo. Posteriormente, el Decreto-Ley 300 lo derogó y por último, el 301 autorizó la entrega de tierras ociosas a los miembros de las Cooperativas de Créditos y Servicios (CCS).

Según datos del Centro de Control de Tierras (CCT) del Ministerio de la Agricultura, se han entregado en usufructo 1.4 millones de hectáreas de tierra, pero ha sido lenta su puesta en explotación, debido a que la mayoría de los usufructuarios no disponen de dinero para pagar los altos precios de los insumos y equipamiento que necesitan.

Pero también el desmesurado aumento de las tierras aptas para el cultivo que todavía siguen cubiertas de marabú se atribuye a que las empresas agrícolas se niegan a declarar ociosas las tierras de su propiedad que no explotan. Prefieren mantenerlas improductivas antes que transferírselas al CCT para que las reparta en usufructo entre los que están dispuestos a ponerlas a producir.

La provincia de Las Tunas, que fue una gran productora de azúcar, leche y sus derivados, en 2013 reportó que 91,000 hectáreas de tierra estaban cubiertas de marabú.

Hay enormes extensiones de tierras de cultivo invadidas por el marabú en las provincias centrales de Cuba, y también en Holguín, Granma y Guantánamo.

En los últimos años, el gobierno ha decidido sacar provecho económico del marabú.

La empresa Flora y Fauna, cuyo director es el comandante Guillermo García, es la mayor beneficiaria del marabú al convertirlo en materia prima para la producción de carbón vegetal. Su exportación, principalmente a Europa, representó en 2013 una entrada de 840,000 dólares.

De los 6 millones de hectáreas de tierra cultivable que tiene Cuba, en 2012 las empresas agrícolas y cooperativa agropecuarias reportaron que solo 1’570,500 hectáreas estaban cultivadas.

Las Unidades Básicas de Producción Cooperativa (UBPC), que poseen el 25% de las mejores tierras del país, solo cultivaron 225,300 hectáreas, lo que da una idea de las enormes extensiones de tierra que permanecen sin cultivar y que han sido invadidas por el marabú y las malas hierbas que degradan de manera acelerada los terrenos fértiles.

Como resultado de las deficiencias en la producción agrícola, el gobierno cubano en el año 2013 se vio obligado a destinar 2 000 millones de dólares para la importación de alimentos. De ellos, 370 millones se compraron en los Estados Unidos. La mayor parte de esos alimentos se pudiera producir en Cuba si entre otras cosas, se aprovechara mejor la tierra. Pero el Ministerio de Agricultura, ante su incapacidad para vencer al marabú, prefiere hacerlo carbón y exportarlo antes que producir alimentos para la población.

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN