Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Populismo, engaños, imposición, fracasos, ¿Será burla?

Rogelio Travieso, en Primavera Digital

Cerro, La Habana.- Abusivo y poco considerado ha sido este régimen con el pueblo cubano, que lleva más de tres generaciones sin resultados halagüeños.

La mayoría de los cubanos tuvo fe en la revolución que acabó con la dictadura de Batista.

Pero aquella dictadura que duró seis años, fue sustituida por otra, que parece interminable: ha durado 57 años.

La mayoría de los cubanos tenían la esperanza de que serían erradicadas la corrupción y los malos manejos gubernamentales y de que se reinstauraría la Constitución de 1940, con enmiendas y leyes complementarias en beneficio de todos.

La democracia posibilita las oportunidades constitucionales para el cambio de los gobernantes, establece el mecanismo social que permite a la mayor parte de la población influir sobre las decisiones más importantes, de elegir entre diversos aspirantes a los cargos públicos. La verdadera democracia lleva implícito el imperio de la ley. Una ley cuyo cumplimiento se garantiza pues existe la independencia de los poderes, y se hace de obligatorio cumplimiento para gobernados y gobernantes.

Desde los primeros días del triunfo revolucionario, Fidel Castro desarrolló un liderazgo indiscutido con su gobierno unipersonal. Castro iba por su lado, con su andar populista, y el gobierno provisional constituido por otro.

Fidel Castro fue el verdadero poder en Cuba hasta que en febrero de 1959 se convirtió en primer ministro. Los presidentes de la República, primero Manuel Urrutia Lleó y después Osvaldo Dorticós Torrado, se subordinaron a él.

El 17 de mayo de 1959, Fidel Castro, con su fusil disparó y mató a una vaca, para con su carne, dar de comer a la comitiva que le acompañaba, para la firma de la Ley de Reforma Agraria.

Los cubanos de a pie no tienen posibilidad de comer carne de res, de forma legal, desde hace más de veinte años.

El 24 de diciembre de 1959, el día de Nochebuena, Fidel Castro cenó con los carboneros de la Ciénaga de Zapata. La cena debe haber sido pagada por los carboneros. Desde la fracasada zafra de 1970 para los cubanos de a pie no hubo Nochebuena. Estas celebraciones ya apenas existen.

Hasta 1961 Fidel Castro negó su inclinación comunista. Mantuvo al pueblo engañado hasta el 16 de abril de 1961 en que proclamó el carácter socialista de la revolución. Expresó: “Compañeros obreros y campesinos, esta es la revolución socialista y democrática de los humildes y para los humildes. Y por esta revolución de los humildes y para los humildes, estamos dispuestos a dar la vida”.

Meses después, el 1ro de diciembre de ese mismo año expresó: “Lo digo aquí con entera satisfacción, y con entera confianza: Soy marxista leninista y seré marxista-leninista hasta el último día de mi vida”.

Entre medidas populistas y otras de carácter impositivo, se llegó a la noche del 13 de marzo de 1968, cuando se lanzó la llamada Ofensiva Revolucionaria. Fue el inicio del totalitarismo en Cuba. A partir de esa fecha, nos convertimos en semi-esclavos del estado y de una elite que aspira a seguir en el poder hasta la muerte.

Con las dificultades e ineficiencias generadas por el sistema y con la excepción parcial de la educación y la salud pública, todo lo demás es un gran fracaso. Si alguien lo duda, que haga una comparación entre la Cuba anterior a1959 y la nación secuestrada por la revolución castrista y su dirección histórica.

Dos mamotretos como medio de entretenimiento y para ganar tiempo, son la Conceptualización y el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta el año 2030.

Generalmente, en la práctica democrática de nuestro hemisferio, cada cuatro años son efectuadas elecciones presidenciales libres.

En los 57 años que ha durado la revolución, en gobiernos elegidos democráticamente, habrían sido trece.

De abril de 2011, cuando se celebró el VI Congreso del PCC, a abril de 2016, cuando se celebró el VII, transcurrieron cinco años. El pueblo cubano no notó mejoría alguna.

57 años más los 14 que faltan hasta 2030 hacen un total de 71 años. Es como si perteneciéramos al reino de los quelonios, que viven 100 años o más.

Aunque en el VII Congreso de los comunistas cubanos, no se informó sobre un tema tan delicado, varios días después, en el Parlamento, Raúl Castro informó sobre el inicio de otra crisis, algo parecido a un periodo especial. ¿Será una burla?

Este sistema no permite que existan, en las formas de producción no estatal, la concentración de la propiedad y la riqueza en personas jurídicas y naturales.

Ni los millonarios ni los pobres son los verdaderos creadores de bienestar en los pueblos. La clase media es la que más contribuye al desarrollo y bienestar. Pero el llamado “socialismo próspero y sostenible” obstruye que pueda resurgir esa clase media.

De seguro se logrará para el año 2030, hacer realidad el ideal de Fidel Castro en grado superlativo. En vez de “la revolución de los humildes y para los humildes” será la revolución de los miserables y para los miserables.