.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Poderoso caballero (editorial)

Primavera Digital

La Habana.- El decir popular cubano afirma que: "El dinero no es la felicidad y mucho menos la vida, pero calma los nervios". Podríamos agregar que además condiciona visiones y perspectivas, alivia males de conciencia y establece percepciones -cualesquiera que estas fueren- como correctas. Poderoso caballero es Don Dinero, afirmó el clásico español.

Escuchamos así que los negocios conjuntos cubano-brasileros, permanecerán en secreto y fuera del escrutinio público y esto es harto comprensible. Los dineros de los revolucionarios son casi tan sagrados como los dineros de sus contrapartidas no revolucionarias. Ambos dineros salen de las mismas desacralizadas espaldas y del mismo desacralizado sudor. Entonces, silenciar lo desacralizado que resulta inconveniente es lo correcto para tirios y troyanos.

Está en ciernes el establecimiento en Cuba de maquiladoras como resultado de negociaciones y transacciones entre revolucionarios. No serán los representantes de las crueles políticas neo-liberales quienes las establecerán. Serán antiguos combatientes revolucionarios como Dilma Roussef, actual presidenta brasilera, -hoy que Brasil dejó de ser llamado "sub imperialismo" por la prensa oficial cubana. También, el ¿antiguo? líder sindical Luis Inacio Lula Da Silva. ¡Quién lo diría! Ya el sindicalista Lula Da Silva defendió en La Habana su derecho a ser millonario y a viajar en aviones.

Entonces, que nadie rasgue sus vestiduras cuando cualquiera entre los Castro o su generalato sin batallas, defienda con igual energía idénticas prerrogativas. Es la tónica de los tiempos, y ciertamente, tanto ser millonario como viajar en aviones, tiene su encanto. Este encanto, no entra en contradicción con ser revolucionario, dejar de serlo o no haberlo sido nunca. ¡Una verdadera conquista compartida!

Por acá hemos escuchado además que idiotas ilustrados o personas con sus nervios en reposo, siempre más allá de nuestras costas, consideran –o dicen considerar- que un heroico chancleteo frente a una unidad policial habanera logró excarcelar a un disidente en menos de veinte días. Esa es opinión sustentada por más de un cubanólogo del tipo que cuando se largó, lo hizo para onerosamente deber largos kilómetros de confesiones y blandenguerías a los mismos esbirros que lidian cada domingo con nuestras peligrosas mujeres de blanco armadas con el amor de sus "letales" gladiolos.

Aquí coinciden –al menos en el derecho a los aviones- el sindicalista Lula, la ex guerrillera Roussef, el general presidente Castro, los idiotas ilustrados y los cubanólogos de nervios en reposo.

Afirmados en la vocación por la verdad y por dar voz a quienes no la tienen, echamos nuestra suerte con el desacralizado sufrimiento de Sonia Garro y de su esposo Ramón Muñoz, que no han contado hasta hoy con heroicos y exitosos chancleteos a su favor y por tanto, permanecen por más de un año en detención ilegal. A los valientes que desde una dimensión física humana han muerto en su primera o a lo sumo en su segunda huelga de hambre. A los muertos bajo custodia oficial o en circunstancias sospechosas.

Saludamos entre otros anónimos ausentes de muchos más rincones anónimos, a los valientes de Matanzas del Movimiento Independiente Opción Alternativa, a los buenos de Villa Clara, Ciego de Ávila y de tantos lugares. Para concluir, a todos los periodistas independientes y con ellos, a todos los que dejaron la vida o sus mejores expectativas quemadas, por la desacralización impuesta representada en el poderoso caballero que siempre termina por marcar las pautas.

Esperemos que en un futuro no se descubra detrás de las fachadas mediáticas, operaciones exitosas de los servicios especiales de inteligencia y contrainteligencia del régimen militar cubano. Vamos, que el fusilamiento mata, la cárcel silencia, mientras que Poderoso Caballero, aunque no sea felicidad y mucho menos la vida, puede conseguir la necesaria sordina para digerirlo todo, tranquilizar nervios, dormir conciencias y al fin, desacralizarlo todo.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN