.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Pobres cubanos

Rogelio Fabio Hurtado, Primavera Digital

Marianao, La Habana.- Acabo de ver un video hecho por la Policía Anticorrupción acerca del fraude millonario perpetrado el pasado año en la Dirección de Servicios Comunales del Poder Popular de la capital.

En dicho video, varios acusados, relativamente jóvenes todos, brindan detalles de la fechoría colectiva, que alcanzó la respetable cifra de 33 millones.

Nacidos y criados por el totalitarismo monopartidista del monopropietario, característico de la República de Birán, todos corearon a diario que serían como el Che y ya juveniles, a menudo vociferaron ensordecedores ¡Comandante en Jefe Ordene, Pa´lo que sea, Fidel, Pa´lo que sea!, porque sin esas credenciales, no hubiesen sido promovidos como cuadros.

Me apenan estos compatriotas indefensos, a quienes se les ha impuesto como norma de vida la abundante escasez y una miseria crónica irreversible. La indiferencia de los Héroes, habituados al aplauso y a los coros de vítores que suben desde las masas hasta sus bien custodiadas tribunas, los ha condenado a devengar sueldos irrisorios, siempre insuficientes para cubrir las necesidades más elementales de un adulto, desde vestirse y calzarse hasta las de un techo para su familia.

De acuerdo con sus méritos políticos, personales o heredados, y con el nivel de calificación alcanzado, se les nombra en sitios de responsabilidad dentro del vasto aparato burocrático que demanda el Monopropietario para administrar sus meganegocios.

Desgraciadamente para los héroes, el totalitarismo en expansión desborda por doquier las capacidades de aquel buen obrero armado de lápiz y libreta conjeturado por Lenin en El Estado y la Revolución.

Aún más desgraciados los hombres y mujeres atrapados por el descomunal aparato, cuya demencia estriba en creerse racional. Empeñados en desaparecer el imperfecto egoísmo de la propiedad privada, ponen en su lugar a la propiedad de nadie, que es peor, porque es incapaz de crear la riqueza suficiente y entonces organizan masivamente la miseria. En vez de dinero contante y sonante, convierten cualquier otro papel acuñado en su equivalente. Y los indefensos funcionarios de confianza se ven abocados a falsificarlos y se convierten, como estos protagonistas del documental, en ladrones por necesidad.

Una vez capturados, la cámara se regodea en mostrarnos las respectivas viviendas, ahora embellecidas y dotadas de mínimas comodidades mediante el dinero mal habido, como si el bienestar material fuese por sí mismo pecaminoso.

Por supuesto, estos virtuosos camarógrafos no filman jamás la intimidad de los Héroes, grupúsculo de dioses merecedores de hartarse con las mieles del Poder, tan selectas como escasas, cuyas viviendas y hábitos de vida permanecen estrictamente protegidos de las miradas indiscretas.

Un viejo chiste soviético narraba la visita de la mamá del Primer Secretario del PCUS a la dacha de este, quien después de acompañarla, le preguntaba a la viejita qué le parecían todas aquellas propiedades de su hijo, a lo que la anciana le susurraba en el oído: "Todo está muy bonito, Leonid, pero me preocupa lo que te pueda ocurrir cuando vengan los bolcheviques..."

Hoy sabemos de sobra que aquellos legendarios justicieros terminaron convertidos en verdugos o víctimas. Aun así, no dejan de apenarme estos pobres cubanos nuevos, sacrificados en nombre del Monopropietariado, régimen de propiedad perpetuo que Marx y Engels no pudieron prever.

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN