.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Paro de cocheros en Santa Clara

Yoel Espinosa Medrano, Primavera Digital

Santa Clara, Villa Clara.- En la ciudad de Santa Clara, a unos 270 kilómetros de La Habana, cerca de 200 cocheros con licencias para la transportación de personas realizaron un paro y fueron a protestar a la sede del gobierno provincial, debido a los altos impuestos a pagar por el fisco.

Desde inicios del presente mes la mayoría de los cocheros comenzaron a recibir notificaciones por parte de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) donde deben abonar sumas que oscilan entre 4 mil y 8 mil pesos correspondiente al pasado año 2012.

En la mañana del día 10 del presente mes 126 cocheros se reunieron en la piquera de la Riviera, en carretera Central y Calle Oquendo, del reparto Virginia, con sus bestias y carretones.

Allí fuerzas policiales trataron de persuadirlos para que continuaran con sus labores y abandonaran la protesta. No hicieron caso y uno detrás de otro salieron para la sede del Gobierno Provincial, ubicados en calle Maceo entre las arterias Síndico y Caridad, cercano al centro de la ciudad. Por el camino otros se unieron. Eran alrededor de 200.

El recinto ya había sido tomado por fuerzas policiales de la Seguridad del Estado, la brigada especial de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y turbas ubicadas en los alrededores.

En la escalinata del recinto un oficial de la policía política preguntó por el responsable de la manifestación.

"Aquí no hay ni jefe ni responsables", dijo uno de los presentes. El oficial pidió que máximo cuatro pasaran a una oficina para conversar. Nadie accedió.

Los protestantes demandaban que revisaran las altas sumas de dinero a pagar de fisco, que realizaran los análisis económicos con ellos presentes.

"Nosotros trabajábamos bien hasta que nos subieron los impuestos mensuales a pagar. Inclusive estamos obligados a abonar el 10% de nuestras ganancias mensualmente", expresó Ramón Ruíz uno de los cocheros.

Autoridades del gobierno prometieron dar respuesta en las próximas horas a los cocheros que se retiraron en fila.

Apoyo de activistas de Derechos Humanos

Tanto en la piquera de la Riviera como en la sede del Gobierno hubo presencia de activistas de Derechos Humanos. Aunque los protagonistas fueron los cocheros, los luchadores pro democráticos estaban codo con codo apoyándolos.

Ante la firme actitud de los activistas las fuerzas represivas comenzaron a actuar. Cerca de una veintena fueron detenidos, esposados y trasladados en patrullas para diferentes unidades del Ministerio del Interior.

A Alberto Reyes Morales de 62 años de edad con serios problemas de salud, le propinaron un puñetazo en el pómulo derecho que le provocó un derrame e inflamación del área golpeada. Mientras Alexey Sotolongo fue introducido en un jeep y recibió puñetazos por la cara, cabeza y espalda.

Los defensores de Derechos Humanos estuvieron detenidos entre dos y tres horas. Posteriormente fueron liberados.

La población fue la más perjudicada

Ante el paro de los cocheros las piqueras y paradas estaban abarrotadas de estudiantes y trabajadores que pretendían trasladarse hasta las escuelas o centros laborales. Recordemos que después de la "hora pico", de 7:00 a 8:00 de la mañana, las guaguas desaparecen como por arte de magia.

Los conductores de motonetas privadas, otro sector importante en la transportación de personas, se aprovechó de la situación. Ante tanta demanda subió el precio del pasaje de tres a cinco y de cinco a ocho pesos. O simplemente no prestan servicios si no los alquilan. Modalidad que está de moda en la zona hospitalaria.

Mientras tanto el tiempo transcurre. Los estudiantes y trabajadores agarran lo que pueden para ir y venir de los centros.

Lo cierto es que desde hace unas semanas los medios locales informativos han enfilado los cañones contra cocheros y criadores de cerdos. Todo parece indicar que pretenden eliminarlos de una forma o de otra. Pero la de pagar impuestos por ganancias que nunca han obtenido no les dará resultado. Los caciques le temen a las revueltas populares.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN