Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Panamá: el pataleo vociferante

Rogelio Fabio Hurtado, en Primavera Digital

Marianao, La Habana.- Se presentó en Panamá el equipo enviado por el gobierno del General de Ejército Raúl Castro para que lo representara en los foros de la sociedad civil paralelos a la Cumbre de Jefes de Estado y Gobierno.

Como si se tratase de un evento deportivo, el ex-ministro de cultura y asesor presidencial Abel Prieto Jiménez recibió la misión de seleccionar, a la carrera, por supuesto. a un conjunto variopinto de gente de confianza (pc), para que apareciesen allí como representantes de ONGs, también improvisadas de la noche a la mañana.

Como no había tiempo para más, algunos de los escogidos ni siquiera se aprendieron bien los pomposos nombres de sus asociaciones y pasaron sus apuros para explicar en qué consistían y cuáles eran sus aspiraciones.

Debutaron convocando a una aparatosa conferencia de prensa para declararse humillados y ofendidos por la presencia allí de poco más de diez ciudadanos cubanos, quienes se ganaron ser invitados precisamente soportando todo tipo de exclusiones y ofensas por parte del nada civil régimen que impera en la Isla.

Para animar esta exhibición internacional de repudio, que pudimos sufrir en toda su ridiculez gracias a Telesur, fue escogida como vocera, una muchachita trigueña, casualmente muy parecida a la Yoani Sánchez de 10 años atrás, secundada, entre otros energúmenos desconocidos, por el pastor bautista Raúl Suárez, todos rechazando furiosamente cualquier contacto con “los mercenarios patrocinados por el Imperialismo”.

Cuando comenzaron las preguntas de los periodistas presentes allí, el personal de Telesur tuvo que hacer lo imposible para intentar protegerlos, desde cubrir el audio en vivo con las voces de los locutores hasta imponer voces que no se correspondían con las imágenes. Una verdadera lección de manipulación audiovisual, que la anticuada Televisión Cubana debe estudiar.

Para los análisis posteriores, la estación venezolana recurrió, primero, nada menos que a Iroel Sánchez, fracasado al frente del Instituto del Libro, reciclado ahora como subordinado de Ramiro Valdés, quien demostró cierto progreso en su dicción: ya no vocifera como un sargento; a continuación, el catedrático Esteban Morales se hizo perdonar leves veleidades críticas del pasado, patentizando la ortodoxia adecuada.

La minúscula representación de la disidencia allí presente tuvo que soportar los insultos de la grosera comparsa de PC disfrazados de sociedad civil. En todo caso, estar allí como invitados legítimos constituyó una victoria, suficiente para que rabien y se desenmascaren los perpetuos enemigos históricos de la libertad.

La novenita dirigida por Abel Prieto fue derrotada en su pretensión de excluir a los disidentes. Confieso que me alegró mucho verlos reducidos al pataleo vociferante. Por lo menos esta vez no han podido pasar gato por liebre.