.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Otro desastre azucarero

Carlos Ríos Otero, Primavera Digital

Santos Suárez, La Habana.- La actual zafra azucarera, originalmente planificada para 90 días de labor, cerró el mes de abril con 22 días de atraso y un déficit de 375 000 toneladas.

En esta zafra se planeaba crecer en un 19 % con respecto a la zafra anterior y lograr producir 1 480 000 toneladas.

Estos aspectos fueron analizados por el consejo de dirección del grupo empresarial AZCUBA el propio día 30 de abril.

La llegada de la primavera hizo que la sacarosa en los jugos de la caña ya en los últimos días de abril se redujera un punto. Para finales de mayo las plantaciones no rebasarán los 10 puntos de sacarosa.

El atraso, que repercute en casi 400 mil toneladas de déficit, se refleja tanto en el proceso industrial como en la parte agrícola.

Se han dejado de moler casi 2 millones de toneladas debido alto grado de roturas en los equipos del tiro de caña por el mal estado de los caminos, carreteras y vía férreas. El alto deterioro de la infraestructura vial fue uno de los principales males de las ultimas diez zafras y aún persisten en la llamada "zafra de los Lineamientos del Partido".

Un alto por ciento de caña llega a molerse 48 horas después de cortada o más por causa de roturas del transporte y la falta de piezas y repuestos para la reposición con eficiencia y en el tiempo requerido.

La llegada de la caña después de las 24 horas de cortada se traduce en la perdida sostenida de sacarosa en el proceso industrial.

También la industria es un caos, que se muestra en las frecuentes interrupciones por roturas de los centrales. En esta zafra, el aprovechamiento industrial no ha superado el 75 %.

Otro aspecto que falla es la estabilidad de la fuerza de trabajo y los operarios mecánicos.

Otro evento negativo es la quema de cañaverales, que provoca también la reducción del % de sacarosa en el proceso industrial. Aunque oficialmente estos incendios se achacan a negligencias, algunos comentan que muchas veces son actos de sabotaje.

El gobierno ha decidido que se prolongue la zafra durante todo el mes de mayo para tratar de rebasar siquiera el volumen alcanzado en la zafra del 2011, que fue de 1 240 000 de toneladas, decisión que va en contra el criterio de los profesionales de AZCUBA.

La culminación de una zafra temprana se concibió por los profesionales azucareros para el logro de alto contenido de sacarosa en el ciclo conocido como la zafra chiquita, que se ejecuta en el mes de diciembre, para aumentar los rendimientos agrícolas en plantaciones de al menos 20 meses y caña quedadas, y que además reporten un alto contenido de azúcar.

Para la llamada zafra chiquita, se cosecha la caña de los terrenos bajos, que son anegados por las lluvias de la primavera, que generalmente se inician en mayo.

El director de información de AZCUBA el pasado 20 marzo, informó a los medios oficiales acerca de la situación de la zafra 2012, pero sus datos estuvieron plagados de ficciones. Eso, a pesar de que el General Raúl Castro ha llamado al cese al secretismo informativo. El general-presidente se ha rodeado de asesores, pero al menos en el sector azucarero, con tantas ficciones y desatinos, estos puestos parecen botellas, ya que no logran dar buenos consejos acerca de decisiones que conspiran contra la buena marcha de la economía y el desarrollo del país.

El Vicepresidente Primero, Machado Ventura, desde el Palacio de la Revolución, ha dirigido directamente la zafra azucarera. Pero bien poco ha conseguido.

También en la rama azucarera las decisiones políticas priman por encima de los criterios técnicos de los profesionales del rubro. Es obvio que la próxima zafra también será otro desastre azucarero, tal vez superior al actual, que ya es irreversible.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN