Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Oportuna bofetada de amor del Papa Francisco al régimen castrista

Oscar Sánchez Madan, Primavera Digital

Cidra, Matanzas.- Una bofetada de amor propinó el Papa Francisco a los representantes de la oligarquía parásita que durante más de 56 años han explotado al pueblo cubano. Durante la misa oficiada en La Habana, el pasado 20 de septiembre, el máximo líder de la Iglesia Católica llamó a los cubanos, incluidos los gobernantes, a aprender a servir a sus semejantes en lugar de ser servidos por éstos.

La dictadura impuesta en 1959, por los hermanos Castro, se ha enriquecido a costa del sudor de los trabajadores; ha excluido a decenas de miles de ciudadanos por reclamar sus derechos, quienes han enfrentado los tristemente célebres paredones de fusilamiento, las cárceles, el exilio, las agresiones físicas, las calumnias y los vejámenes por no comulgar con la ideología oficial.

Según manifestó el Papa en la Plaza Cívica José Martí -convertida en Plaza de la Revolución-, “hemos sido llamados por Dios a servir a todos los seres humanos, en especial a los más frágiles, no a las ideologías.

Para encubrir sus crímenes, el régimen ha impedido la entrada al país de prestigiosas agrupaciones defensoras de los derechos humanos y la libertad de prensa como Amnistía Internacional, The Human Rights Watch, Reporteros Sin Fronteras y el Comité Para la Protección a los Periodistas. No desea que estas instituciones confirmen que en Cuba no hay un estado de derecho.

Más que oportunas son las palabras Papa. En el momento en que las pronunciaba, decenas de disidentes se hallaban bajo arresto en todo el país. El régimen los había aprehendido para que no participaran en las misas que el Santo Padre oficiaría, en La Habana, Holguín y Santiago de Cuba.

¡Cuán acertada la plegaria del Sumo Pontífice a favor de los que sufren “la injusticia, el abandono y la soledad”!

Resultó muy acertado el hecho de que el jefe del Vaticano, concluida su primera misa, se reuniera en privado con los responsables del desastre nacional, Fidel y Raúl Castro, y que la Nunciatura Apostólica invitara a representantes de la disidencia, a quienes la policía no les permitió llegar.

Para que sean respetados los líderes políticos y religiosos, tiene que existir una indudable coherencia entre su discurso y sus actuaciones.

Las palabras pronunciadas por Su Santidad, durante su visita a Cuba, realizada del 19 al 22 de septiembre, sirvieron para confirmar que es un hombre honesto y para evidenciar que son la justicia, la misericordia, el perdón, la reconciliación y el amor, los mejores instrumentos para reconstruir el alma de las naciones devastadas por la intolerancia y el odio.

Es a la luz de las ideas del Papa Francisco, originadas a partir de las enseñanzas bíblicas, que se pueden y deben promover los verdaderos cambios que Cuba necesita para que los nacionales todos gocen de los derechos y las libertades concedidos por el Creador y reconocidos por la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas.

Los hijos de la patria de José Martí y Félix Varela, volverán a reír sin simulaciones lacerantes, cuando las ideas expresadas por el Obispo de Roma transformen la mentalidad de unos gobernantes que maquillan el asfixiante sistema totalitario actual para no cambiarlo. Llegará la felicidad plena a sus vidas cuando desaparezca el régimen que les impide soñar con un futuro mejor.

Deben los cubanos guardar en sus mentes y corazones las oportunas palabras del Papa. Sería beneficioso que las utilizasen para enriquecer su nación con gestos de compasión, amor y paz.