.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Media verdad, medio Granma o medio Times

Juan González Febles, Primavera Digital

Lawton, La Habana.- El rotativo The New York Times (NYT) se ha unido a Telesur y ya hay un segundo editorial de este medio de prensa al alcance de los lectores cubanos nada menos que en Granma, el órgano oficial del partido único y el más oficial entre todos los oficialismos permitidos.

Lo mejor del caso es que esta ‘segunda cita’, nos llega como “texto íntegro”, sin contaminación ni interpretaciones del líder histórico de nuestro desastre doméstico. Quizás y de acuerdo con las últimas tendencias, NYT hasta ya haya sido comprado por chinos o peor, rusos. Pero esto, es solo una especulación inducida por lo que la indigerible Mesa Redonda, afirma en términos de que los chinos, compran todo lo que pueden en USA.

En Cuba, con los malos hábitos adquiridos desde hace más de cinco décadas, el término adquirir tiene muy diversas connotaciones. Entonces, si de adquirir se trata y al menos en Cuba, mejor por la izquierda. Entonces, y por la izquierda, ¿para qué comprarlo todo, edificio incluido? Bastaría con comprar uno, dos o tres sinvergüenzas y ya está. Pero esto, es solo otra especulación.

En su editorial, NYT afirma que un gran número de “políticos destacados”, dan en llamar al embargo una política fallida y abogan por poner fin a la enemistad con “Cuba” y estamos de vuelta con las verdades a medias. Cuba es algo más que lo que NYT afirma. Cuba no es el gobierno que sufre, ya que este gobierno ni su actual presidente en funciones, ha sido elegido de forma directa por el pueblo. Cuba desde otra óptica es, cada cubano que muere en las aguas del Estrecho de la Florida en intentos a veces exitosos y muchas otras no, por escapar de una pesadilla sin término.

Cuba es su pueblo, a quien el gobierno militar en funciones niega cada uno de los derechos consagrados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Cuba es quien sufre la represión del actuar político ciudadano que impone su gobierno, entonces NYT, desde su segundo y primer editorial apoya y sirve al régimen militar impuesto al pueblo cubano y nada más.

Quizás, el leit motiv del apoyo de NYT al régimen militar cubano esté dado en “las oportunidades que una expansión del comercio, comunicación y relaciones interpersonales representaría para empresas norteamericanas y ¿cubanos? en la isla”. Señores, se trata solamente de dinero fácil y mano de obra barata. Se trata de un lobby gigantesco que se mueve en las sombras, animado desde algún sitio. Desde este lobby, se define lo políticamente correcto y hasta quien es definido de acuerdo con los fines perseguidos como cubano e interlocutor válido.

¿Es que a nadie parece llamarle la atención que entre tantos viajeros y tertulianos de aeroplano, representantes epónimos de la “sociedad civil” y la “oposición pacífica”, solo Berta Soler la líder y portavoz de Damas de Blanco y Antonio González Rodiles se opongan al levantamiento unilateral e incondicional del embargo? ¿Quién hizo la selección y quien financia a los viajeros? ¿The New York Times? ¿El lobby secreto? ¿El gobierno militar totalitario cubano?

Los “cubanos” en la Isla beneficiados con la supuesta “expansión del comercio, comunicación y relaciones interpersonales” de que habla NYT, serán los miñones abiertos y encubiertos de la dictadura militar, totalitaria y familiar que se apropió de Cuba y privó de sus derechos al resto de los cubanos.

En otra parte, nos dice NYT que la Sra. Ileana Ros-Lehtinen, cubano americana y congresista republicana anda desinformada. Triunfalmente, NYT aclara que desde el año 2008 el gobierno militar autoriza a los cubanos que tienen dinero a hospedarse en cualquier hotel. Esto lo presenta como un cambio o una reforma exitosa y esta es otra media verdad.

Antes de autorizar a los cubanos a hospedarse en los hoteles, el gobierno militar garantizó a partir del ejercicio omnímodo del poder absoluto ejercido sobre todo y todas las cosas en Cuba, que muy pocos tuvieran acceso al dinero justificado, ante las instancias policiacas sin ley que reprimen a su aire dentro de Cuba, ya sea con conocimiento o sin el de, NYT.

Es el mismo caso de los Pactos Internacionales de la ONU firmados en 2008 por el régimen militar cubano. Desde que tales pactos fueron firmados, el régimen militar cubano pensó como y cuando los ratificará. Aun no es el momento, lo será y serán ratificados, cuando los inclaudicables e inconvenientes innombrables, sean borrados del espectro político cubano y sabrá Dios de que otros espacios… Mientras, NYT allana el camino.

Mientras el generoso subsidio otorgado por el imperio soviético sostuvo la incompetencia real y manifiesta del régimen militar cubano, a este nunca le preocupó el embargo. Aceptemos el carácter fallido de este, mientras existió el imperio soviético.

Que en determinado momento, la España peor les sacó las castañas del fuego, aceptado. ¿Será que una salvadora reedición de aquel político socialista español y me refiero a Felipe González, se ha clonado o colado en Washington?

¿Felipe Obama? ¿Barak González?

¿Podría alguien en su sano juicio pedir el levantamiento unilateral del embargo? Y si así fuese, ¿para qué?

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN