.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Médicos cubanos en el exterior: la legión tiñosa

Julio Antonio Aleaga Pesant, Primavera Digital

El Vedado, La Habana.- Desatendiendo cualquier tema de soberanía ciudadana, el vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, afirmó días atrás que exigir la salida de los cubanos que se encuentran en Venezuela es "un insulto", y aseguró que no se irán pues son "parte integral" del pueblo venezolano.

Bonitas y falsas palabras. Los cubanos no son parte integral de los venezolanos, como ellos no son parte de nuestra sociedad. Los pueblos y los Estados no tienen ni amigos ni hermanos: tienen intereses. Así se puede interpretar lo que ocurre con la política exterior cubana con esos portadores del poder blando, los médicos, legión de profesionales, que sirve en territorio ajeno como brazo de penetración y estructuración de políticas, como lo hicieron las legiones romanas, la Legión Extranjera francesa, o la Legión Cóndor de la Alemania nacional-socialista.

Nuestra legión extranjera salva vidas y da millones de consultas alrededor del mundo, pero su principal objetivo es penetrar las estructuras de los países donde sirven, obtener información y presionar para lograr aliados en medio de tanto desbarajuste diplomático.

A diferencia de lo dicho por el vicepresidente venezolano Jorge Arreaza, sus ciudadanos lamentablemente en este momento de crisis identifican a los médicos cubanos con un cuerpo de ocupación. Según cita él mismo, 163 centros médicos donde trabajan nuestros compatriotas fueron atacados en los últimos dos meses. En uno de ellos se intentó asesinar a un médico y una enfermera que se encontraban dentro. Es indicativo de la percepción que sobre los galenos cubanos tiene una parte de los venezolanos.

El tema sobrepasa a las consultas médicas, pues la injerencia militar y política cubana en el país suramericano es quien ciertamente caldea los ánimos en estos tiempos, en que se rompe el equilibrio democrático.

Recordemos que los cubanos que construían el aeropuerto de Granada se convirtieron en combatientes armados durante la intervención norteamericana en esa isla caribeña en 1983.

Muy clara en este asunto, la líder opositora María María Corina Machado acusa reiteradamente al gobierno de Cuba de injerencia en Venezuela, y exige la salida de los cubanos que se encuentran en el país suramericano, en especial, los que según dice, están en la Fuerza Armada.

Según fuentes bien informadas, Cuba mantiene alrededor de 25 000 médicos en Venezuela que sirven de tapadera a más de 5 000 oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior, participantes, según fuentes venezolanas, en los operativos represivos que ocurren desde que hace dos meses comenzaron las multitudinarias manifestaciones.

Pero no es solamente en Venezuela, donde la legión médica cubana hace estragos. Recientemente su presencia en Perú generó protestas. El argumento fundamental de los galenos peruanos es que los médicos cubanos ejercen sin los permisos necesarios, a partir de lo cual interpelaron a dos ministros en el Congreso.

Los demandantes, según medios sudamericanos, señalan que los 42 médicos cubanos, que estarán en Perú hasta 2016, cobrar sueldos que duplican el de sus colegas criollos. El gobierno peruano afirma que los profesionales cubanos solo brindan asesoría para la mejora de políticas públicas en salud, capacitación al personal, transferencia de tecnología, e intercambio de buenas prácticas.

También en Colombia se quejan de la presencia de los médicos cubanos. La radio local Emisora Atlántico denunció que en Barranquilla los médicos trabajaban en clínicas privadas y se contrataban en diferentes especialidades. En declaraciones a esta radio, Ulahy Beltrán, un experto en temas de salud, advirtió que en esta región "existe suficiente personal médico especializado como para traer recurso humano extranjero". La denuncia se basa en el hecho de que estos doctores atienden a sus pacientes, pero no firman los historiales por sus consultas

No queda atrás Brasil, donde una doctora del programa Mas médicos, que después emigró a Estados Unidos, denunció el sistema semi-esclavo que utilizaba el estado cubano con sus galenos en el exterior y obligo al Estado brasileño a negociar con la dictadura militar el aumento del salario para los más de 11 000 galenos que desde finales del año 2013 trabajan en el gigante sudamericano.

Se afirma que el gobierno militar cubano tiene a más de 50 mil médicos y paramédicos en diferentes lugares del mundo. Sus servicios son comercializados a través de Servicios Médicos Cubanos S.A., una oficina paraestatal, dependiente del Ministerio de Salud Publica.

La legión médica cubana es un mecanismo de penetración en los países en los que tiene presencia, que salva vidas y permite lavar la imagen del gobierno.

 

 

Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN