Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Los hermanos Castro y el New York Times

Rogelio Fabio Hurtado, en Primavera Digital

Marianao, La Habana.- Otra vez, The New York Times se presenta en el escenario político cubano. La primera vez, harto conocida, le valió a una de sus estrellas ser recordado como “el hombre que inventó a Fidel Castro”, por la relevancia que adquirió su reportaje desde la Sierra Maestra.

El entonces joven líder rebelde pugnaba por convertirse en una fuerza capaz de derribar al gobierno de Fulgencio Batista. Herbert Mathews era ya un veterano, curtido por su cobertura de la Guerra Civil Española.

Mal manejada la situación por la propaganda batistiana, la célebre foto del entrevistado y su entrevistador, publicada en la primerísima plana del diario norteamericano, significó la primera victoria estratégica del joven y locuaz abogado.

Ahora, el hombre escogido es al parecer un novato, a quien la dirección del periódico le ha encargado una tarea, muy diferente esta vez. Incluso, ha sido enviado a visitar La Habana, para que pueda familiarizarse con el tema.

Al parecer, la frase que asegura que los Estados Unidos no tienen amigos, sino intereses, puede ampliarse aún más: tampoco tienen enemigos, cuando de intereses se trata.

Es cierto que los capitales norteamericanos presentes en Cuba a mediados del pasado siglo fueron muy perjudicados por el régimen revolucionario que se instaló en 1959. No obstante, aquellos hombres de negocios ya han desaparecido y sus herederos siguieron adelante con sus empresas y no solo recuperaron lo perdido, sino que ganaron aún más, coherentes con la lógica real del capitalismo: agarra donde agarrar puedas.

Ahora, salta a la vista que el otrora orgulloso David está pidiendo a gritos ser rescatado por sus enemigos, los capitalistas, a los que no pudo destruir. Convencidos ya de que la Tierra no será “el paraíso rojo de la Humanidad”, como rimaba la ya apenas cantada Internacional, se lanzan como pueden a buscar inversionistas, a condición de que no les exijan reformas políticas.

En realidad, están asumiendo, con las mismas caras, unas tareas de gobierno propias de la oposición. Tal como no se preocuparon por los burgueses vencidos, tampoco imaginaron que algún día iban a necesitar de la presencia de una oposición consecuente, para que se hiciese cargo de asumir y aplicar responsablemente un paquete de medidas severas y nada populistas.

El NYT refleja la presencia de un grupo financiero deseoso de participar en la subasta de oportunidades que el joven Malmierca ha declarado abierta a nombre del gobierno cubano. Así, la familia de Birán ha confirmado que su prioridad es conservar el poder a toda costa.

Como dice un viejo poema de Evstuchenko: “A ellos no les importa tanto que el poder sea soviético, sino que sea poder.”

El hecho de que los referidos editoriales del NYT no le planteen ninguna exigencia pública al régimen, no significa necesariamente que no cuenten con la posibilidad de formularlas en privado, o incluso que confíen en que las mismas se impondrán por sí mismas, a medida que a David no le quede otro remedio que empezar a comer de la mano de Goliat.

En todo caso, los partidarios intransigentes de la discordia fría o caliente, tienen ahora motivos para preocuparse, porque algo nuevo pugna por romper la estéril rigidez.

¡Vamos a ver a cómo tocamos!