Cubanálisis - El Think-Tank

    LA PRENSA INDEPENDIENTE CUBANA

 DESDE EL CAIMÁN

 

.

Cubanálisis - El Think-Tank abre un espacio más a los heroicos y decididos profesionales que desde dentro del monstruo enfrentan innumerables y continuas presiones para ejercer cada día su derecho a expresar sus opiniones. No se publicarán materiales donde los autores no se identifican con sus nombres reales o no residan en Cuba. El único criterio restrictivo es la calidad: materiales escritos con rigor profesional se publican, aunque Cubanálisis - El Think-Tank no comparta necesariamente opiniones vertidas en dichos artículos.

 

Los eliminados seguimos en la brecha

Lucas Garve, Primavera Digital

Mantilla, La Habana.- Los disparos contra la prensa independiente no cesan. Los “killers”, a sueldo o gratuitos, surgen ya de cualquier parte, movidos al parecer por una desesperada orden: “acabas con ellos o acabo con ustedes”.

Y esto no es guión de película clase C, ni nada por el estilo. Hablemos claro de una vez por todas. Es cuestión de negocios, no un asunto personal, pues existe un consorcio ya internacionalizado que husmea y se mueve tras los fondos destinados a promover y sostener la prensa independiente en Cuba.

Es imprescindible hacer creer al mundo entero la desaparición de los periodistas independientes en Cuba. Borrados del mapa mediático, sepultados bajo una lápida de silencio, toca el turno a los carroñeros de siempre para disputarse la atención de quienes los ayudaban.

Una nueva movida en este sentido se produce a partir de la cesación de la acreditación del corresponsal en La Habana del diario español el País, Mauricio Vincent. Tomando de pivote ese hecho lamentable, la periodista Débora Ramírez se lanza a comunicar en www.pr.noticias.com, el 7 de septiembre, bajo el titular 'El CPI cubano pincha el teléfono y controla los correos de los corresponsales', las declaraciones del Sr. Rafael Maturana, secretario general de Reporteros Sin Fronteras España.

Sin sentido con la línea del titular, la periodista abre el despacho con el disparo siguiente: “Los periodistas en Cuba no lo tienen nada fácil, la censura que ejerce el régimen ha eliminado por completo a la prensa independiente del país y sólo algunos blogueros resisten. Pero el Gobierno de Raúl Castro no sólo quiere controlar lo que se publica en la Isla, sino también fuera de ella, por eso pone cada vez más dificultades a la prensa extranjera”.

Y cimenta este falso entierro de muertos vivos, como para que se lo crean, con esta tirada a final de párrafo: “Rafael Maturana, secretario general de RSF España, nos lo cuenta”.

Desconozco la fuente de la cual el Sr. Maturana, secretario general de RSF España, bebió tal desinformación, aunque de sobra conocemos como los muchachones del DSE juegan a desinformar y a llenar de humos las cabezas de algunos por ahí.

Me asombra que en RSF España ignoren la existencia de sitios como CUBANET, Misceláneas de Cuba, Primavera Digital, etc., nutridos día a día con informaciones enviadas por periodistas independientes y colaboradores desde Cuba. Parece que en España las informaciones que llegan desde y sobre Cuba carecen de objetividad.

Quizás entre tantas noticias provenientes de todas partes del mundo, el Sr. Maturana y la informadora Débora Ramírez, no hayan tenido tiempo para indagar un poco más en la red global sobre nuestra humilde existencia dentro de Cuba. Gústele o no al régimen o a los competidores que necesitan de fondos para seguir mintiendo acerca de una realidad que ya no soporta más que se le estire hacia una u otra esquina.

El Centro de Prensa Internacional (CPI) es un organismo que controla a los periodistas extranjeros acreditados en la isla. A la prensa independiente quien la hostiga es el Departamento de Seguridad del Estado (DSE), la mismísima policía política, ya no tan secreta, por lo ubicua y omnipresente.

A pesar de no haber periodistas independientes conocidos masivamente juzgados y presos como ocurrió en el año 2003, los muchachones del DSE no han dejado de cumplir con su deleznable trabajo. Sépase que en Cuba “siempre hay un ojo que te ve”, como reza una popular canción.

No sólo viene de allende los mares el esfuerzo por silenciarnos. Hace pocos días supe del enojo de cierto escritor reciclado en bloguero, ofendido porque alguien de manera moderada y decente osó recordar que los blogueros en Cuba no iniciaron la lucha por la libertad de expresión. Algo que no me parece muy justo, aunque el nivel de mediatización de algunos nombres me empuje a pensar que les hace perder el sentido común y se marean.

En fin aquí estamos los eliminados, con nuestros modestos proyectos para satisfacción nuestra y disgusto de otros que nos eliminan por encargo.